Acto de PRO Mujeres Mar del Plata para reflexionar sobre la violencia de género

Organizado por el equipo técnico de Salud y la colaboración del equipo de Cultura, se desarrolló en un hotel céntrico un acto en el marco del Día internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres, que se celebra anualmente cada 25 de noviembre.

En la oportunidad se abordó la temática desde diferentes aspectos técnicos y artísticos, con figuras destacadas como la diputada nacional Silvia Lospennato, la diputada provincial Johanna Panebianco, Abog. Dra. Laura M. Shedden, Lic. en enfermería Silvia Aballay, espacio de Reflexión a cargo de las OPS Alicia Tranchini y Carmen Ferreyra, Tango con Marisa Holman, Grupo Folclórico ‘El clavelito’ a cargo de la Prof. Ángela Pino y Exposición de arte a cargo de la artista plástica Marcela Núñez. El evento contó con el trabajo de la intérprete de lengua de señas Rosario Ferrero y la participación de la abogada penalista Florencia Arietto. Entre los asistentes estuvo la subsecretaria de salud Carina Conde, el concejal Agustín Neme, el presidente del PRO Mar del Plata Emiliano Giri, el Director General Distrito Chapadmalal Héctor Horacio Curuchet y la consejera escolar Mónica Lence.

Con el lema “No a la violencia . . . El arte nos protege” , se vinculó la temática desde lo artístico. En ese sentido tuvo lugar la exposición de la Muestra de arte “Mirame” a cargo de la artista plástica Marcela Núñez,  realizó una presentación la cantante de tango Marisa Holman y también tuvo lugar el  Grupo Folclórico ‘El clavelito’ a cargo de la profesora Ángela Pino. El arte sirve para visibilizar una temática y también para sanar desde lo personal, ya sea desde la pintura,  las letras, la música, el canto.

Diana Tolosa, presidente de PRO Mujeres Gral. Pueyrredon afirmó que desde nuestro espacio nos ocupamos de trabajar las problemáticas de la sociedad para aportar nuestro conocimiento en pos de mejorar el bienestar y calidad de vida de todos. Generar espacios de reflexión, contención y brindar herramientas de sostén son fundamentales para cada individuo sea capaz de mejorar su vida y cambiar su realidad. Aprovechamos esta oportunidad para  materializar un proyecto que venimos trabajando hace tiempo, este es el primer evento en el incorporamos una nueva modalidad y que vamos a implementar de ahora en adelante, nos acompaña nuestra querida interprete de lengua de señas Rosario Ferrero”.

La diputada nacional Silvia Lospennato enfatizó en que  “luchamos por esa idea de que se nos reconozca como personas, no más que los hombres, si iguales. Tenemos una dignidad que debe ser respetada porque somos personas. Queremos ser reconocidos como ciudadanos. Hoy tenemos consagrado en la convención universal de los derechos humanos una frase que debemos recordar todos en todo momento: “todos nacemos iguales en dignidad y derechos”, todos nacemos libres. Lo que hicimos las mujeres en todos estos siglos fue eso, luchar para reconocer nuestra dignidad. No fue fácil, hubo muchas mujeres que le pusieron el cuerpo. Desde la lucha por la recuperación de la democracia que protagonizó el alfonsinismo hasta acá se sancionaron 40 leyes para reconocerles a las mujeres de necesidad de igualar la cancha. Algunas tienen que ver con la violencia y muchas otras tienen que ver con derechos políticos, económicos, sociales para lograr esa igualdad real entre varones y mujeres. En la reforma de 1994  nuestros constituyentes le dieron rango constitucional a las convenciones que luchas contra la violencia contra las mujeres. A partir de ese momento tenemos en el marco jurídico una protección supralegal. Hemos constitucionalizado la Convención de los derechos del niño, hemos constitucionalizado los derechos de las personas mayores, pero de las mujeres no. Y eso es una prueba de que todavía no está todo terminado, no es fácil. Lo hemos intentado hacer, lo vimos pasar por comisión y no se pudo lograr. Hay muchos que todavía se resisten a esta idea tan básica de que tenemos que tener los mismos derechos y que para tenerlos necesitamos todavía una protección especial porque hay que desandar muchos siglos de desigualdad. Hace poco cumplimos el Bicentenario de la Argentina, pero nosotras las mujeres somos ciudadanas hace algo más de 70 años. Tenemos que tomar conciencia todos los días porque esa lucha está ahí y la tenemos que seguir fomentando. La libertad en Argentina es un valor relativo cuando no podemos hacer el ejercicio que quisiéramos hacer de nuestra libertad porque todos los días tenemos que enfrentar un montón de condicionamientos. Disfrutemos de lo que tenemos, sigamos luchando por lo que nos falta a nosotras y seamos el ejemplo de esfuerzo y resiliencia por lo que le falta a otras”.

La diputada provincial Johanna Panebianco planteó que “muchas veces los feminismos hemos entrado en una dinámica muy colectivizada donde muchas mujeres no se sienten representadas por nosotras, entonces de qué manera nosotras tratamos de transformarnos, tratamos de ser heterogéneas, para que no  abandonen la lucha y no se sientan coptadas por movimientos antiderechos. Estos espacios de reflexión, que nos recuerdan a todo ese camino de un montón de mujeres que durante siglos pusieron el cuerpo y entregaron sus vidas para que nosotras podamos estar en este lugar, nos tiene que hacer pensar que tenemos que seguir luchando. Y para eso tenemos que estar a la altura. Merecemos una lectura crítica sobre lo que hacemos las mujeres en cada lugar al que logramos acceder”.

La abogada Florencia Arietto realizó un saludo muy especial a PRO Mujeres General Pueyrredon: “Quiero mandarles un saludo en este evento enorme en conmemoración por el día de la no violencia contra las mujeres. Sigamos organizadas, sigamos ampliando el espacio, levantando nuestra voz. Lo que nos espera para el año que viene es súper desafiante, que es volver a tener trabajo, progreso, seguridad, libertad; todo debajo del paraguas de la república. Asique no aflojen, vamos para adelante con todo. Saben que cuentan conmigo”.

La abogada doctora Laura Shedden manifestó que conmemorar  el día contra la violencia de género es un acto de concientización y lucha más que de celebración. La violencia contra las mujeres es una violación contra los derechos humanos. Es consecuencia directa de la discriminación que sufren tanto en las leyes como en la práctica y la persistencia de desigualdades. Los problemas actuales en materia de violencia contra las mujeres se relacionan tratar de lograr la efectiva aplicación legislación y la eficacia de los procedimientos administrativos y judiciales vigentes. El acceso a la justicia es un derecho, obstaculizarlo es excluir a las mujeres del ejercicio de la ciudadanía. Decimos no al castigo y amenazas hacia las mujeres por contar lo que vivieron y siguen viviendo, no al encubrimiento de los denunciados, no la inacción del estado. No están solas, somos miles de mujeres dispuestas a hacer escuchar sus voces. Seguiremos exigiendo justicia y acciones claras y concretas ante el abuso que por razones de género sufren las mujeres. Trabajar en prevención de la violencia contra las mujeres es posible y resulta esencial”.

Dentro del espacio de reflexión desde la psicología social, la OPS  Alicia Tranchini explicó que “todos los aspectos de la violencia contra la mujer tienen como común denominador el sistema de dominación del hombre por sobre la mujer por el solo hecho de ser mujer; representando un acto contra su dignidad, su diversidad y libertad. Tanto las mujeres como los hombres debemos trabajar en el proceso de cambio. Si bien la psicología social opera en grupos y visualiza su trama vincular, no debería dejarse de lado al individuo en el aquí y ahora considerándolo como un ser bio psico social diferente a otros. Queremos destacar la importancia de que el otro es diferente, que piensa, siente y acciona de manera distinta, de acuerdo a su subjetividad. Esa subjetividad se produce en la más absoluta cotidianeidad de los vínculos. Debemos replantear la forma de relacionarnos a partir del respeto hacia el otro, como la construcción de nuevas relaciones más igualitarias con el propósito de acabar con la violencia de género y las actitudes que la generan. Que el hombre pueda eliminar los roles de género aprendidos sobre masculinidad con el propósito de que cada uno sea como quiera ser”. En concordancia con esto, la OPS Carmen Ferreyra planteó que “es imprescindible entender que la mujer permanece en una relación de violencia no porque quiere, sino porque su relación se configura en un contexto del cual se hace meramente difícil salir y transformar. Para eso la psicología social propone trabajar en grupos a partir de una necesidad compartida, la cual sería recuperar su identidad como sujeto de derecho. Para tal fin se trabaja la tarea común apuntando hacia un proyecto de fortalecimiento de la autoestima, la comunicación y la creatividad con el propósito de lograr su empoderamiento para que pueda aprehender la realidad; es decir tomarla para transformarla, transformarse y así transformar si entorno”.

Por su parte, la licenciada en enfermería Silvia Aballay habló sobre la Campaña del Lazo Blanco; comenzó en Canadá a raíz de un hecho trágico. En 1989 fueron asesinadas 14 adolescentes en la universidad, por el solo hecho de cursar una carrera “destinada a hombres”. A partir de ese momento un grupo de varones pensaron que tenían la responsabilidad de implicarse e invitar a otros hombres en hacer algo para esto no vuelva a suceder. Y lo primero era dejar de estar en el silencio. En 1991 inauguraron la primera Campaña del Lazo Blanco, que tiene como objetivo estratégico conseguir un cambio en el modelo de la relación social. Éste objetivo emplazado en el largo plazo exige sensibilizar al conjunto de la sociedad sobre la necesidad de un cambio en lo social, fundamentalmente en ámbito afectivo, para avanzar en la consolidación del derecho de ciudadanía de las mujeres. Es un símbolo de paz que invita a la reflexión, debate y acción de mejora”.

 

 

Powered by keepvid themefull earn money