Mónica Lence: Un triunfo que me llena de esperanza en un mundo lleno de injusticias

No siento nada parecido a la euforia ni al triunfalismo”, afirma Mónica Lence, al ser consultada por “el Retrato…”  sobre su opinión acerca de los resultados de las PASO, “en todo caso siento una especie de tranquilidad. Porque tuve muchas dudas respecto a aceptar la propuesta de ir al consejo escolar. Dudas personales, de pesar cuestiones que tienen que ver con la entrega y el sentido de las propias acciones. Me reconforta mucho el apoyo de la gente al espacio político del que formo parte. Por eso no siento euforia ni lo vivo como una batalla, solo siento esperanza.”

La lista de Juntos en la ciudad que la lleva como primera candidata a consejera escolar, le sacó casi 20 puntos de diferencia a la del Frente de Todos, que quedó segunda en la batalla electoral del domingo 12 de septiembre. En dialogo con “el Retrato…” se refirió a los motivos que la llevaron a sumarse a la propuesta del intendente: “Creo que así se dieron las cosas. La propuesta me llegó en un momento donde ya no lo pensaba. Varias veces preferí decir que no, pero cuando recibí la llamada del intendente, y me di cuenta que ya no eran rumores, sino que la cosa venia en serio, me asusté. Y después, sinceramente, para decidir me pesó la rabia, la bronca, y toda la tristeza que sentí los dos últimos años.”

La profesora de educación especial, además es acompañante terapéutico y le falta rendir una materia para terminar la licenciatura en Educación. Se destacó por sus reclamos en redes y medios durante el transcurso del 2020: salió a pedir en medio de la pandemia que no cierren el instituto donde cursaba una carrera terciaria, a reclamar por los actos públicos virtuales en la docencia, a contar la situación que vivían las personas con discapacidad y a exigir la vuelta a la presencialidad de los estudiantes de la provincia: “Para mí la pandemia fue una situación asfixiante, pero no fue el virus lo que me hizo tanto mal. Yo sentía que era la administración de la pandemia lo que estaba lleno de cosas que no eran claras, me parecían anticonstitucionales y a su vez, cuando lo decía, me decían que era egoísta por no pensar en los demás. Todo me parecía injusto y fuera de lugar. Las medidas me sonaban a exageración. Yo soy catequista. Íbamos de a cinco a grabar las misas para que los nenes nos vieran por redes. Recuerdo que una tarde al salir, ya era de noche, y había un patrullero en la puerta. Nos dispersamos como si fuéramos delincuentes. No puedo olvidar ese día. Hasta la fe intentaron arrancarnos.”

“Siento que el voto es el pasaporte a la libertad;

vi como sufrió la gente en todos los sentidos posibles”

Lence, de 48 años, empezó el domingo a la mañana fiscalizando las urnas: “Hay cuestiones que no se negocian. Yo fui a fiscalizar porque quería cuidar el voto. Siento que el voto es el pasaporte a la libertad. Y también siento que estuvimos presos de situaciones que un gobierno utilizó para fines propios. Yo no me voy a olvidar de nada. A mí me mueve esa sensación. Vi como sufrió la gente en todos los sentidos posibles. Y después vi las fotos de los festejos del Presidente. Cada vez que siento que aflojo, vuelvo a recordar esa imagen: Yo no quiero ni esa vida ni ese país para mis hijos, ni para ningún chico. Y si luego de decir que si a la candidatura tuve alguna duda, se me fue después de confirmar en las imágenes la estafa moral que cometieron con todos nosotros. Hoy agradezco poder ser parte de esa mitad que prefiere vivir en libertad.

“Para cambiar las cosas que tanto me enojan,

 lo tengo que hacer desde adentro”

Consultada acerca de lo que quiere trabajar desde el Consejo Escolar, afirmó que: “Yo soy una persona de acción, por eso me equivoco mucho. Pero a mí me gusta trabajar, sentir que empleo mi tiempo en cosas que tienen sentido. No me asusta la carga laboral, ni lo que me espera en el Consejo. Yo sé que no va a ser fácil. Pero yo tampoco soy fácil. Mire, yo soy una persona de fe. Pero en serio. Para mí las cosas siempre tienen que tener un sentido. No tengo miedo y no necesito nada que hoy no tenga: ya crié a mis hijos, no le debo nada a nadie y recibí muchas cosas en la vida. Entro al Consejo Escolar para devolver. Y porque para cambiar las cosas que tanto me enojan, lo tengo que hacer desde adentro. Desde afuera, créame que ya lo intente todo.”

Consultada respecto a su función dentro del rol que le tocará desempeñar, dijo que: “Hasta el momento de asumir, estoy cumpliendo mis responsabilidades en una escuela. Luego de eso, me integraré al equipo de consejeros escolares y trabajaremos juntos. Si usted me pregunta en relación a eso, cual es mi anhelo, también lo tengo claro: trabajar en las escuelas provinciales y las profundas necesidades que dejó la pésima administración de la pandemia, sumadas a las deficiencias estructurales de años enteros. Lo que seguro no voy a hacer, es dejar de caminar el territorio. Mi lugar está dentro del Consejo Escolar, pero la fuerza para seguir la saco de las injusticias que observo en la vida real. Y el mundo está lleno de injusticias. Voy a atender lo administrativo con toda la responsabilidad de la que soy capaz, pero sabiendo que lo que importa en serio son quienes habitan las escuelas. Si no pierdo eso de vista, creo que voy a poder llevar adelante una buena gestión.”

“A todos los que apoyaron la propuesta de Juntos y les pido

 que sigan acompañándonos porque falta mucho tiempo”

Para finalizar, instó a las personas a no olvidar: “Yo les agradezco a todos los que apoyaron la propuesta de Juntos y les pido que sigan acompañándonos porque falta mucho tiempo. No dejen de participar en los actos electorales, sacrifiquemos todos un poco nuestras necesidades por el país. Necesitamos ser comprometidos como ciudadanos, no alcanza con quejarnos. Dejemos toda la bronca que tenemos en las urnas. Todo el tiempo que usamos en pelear en sobremesas, usémoslo para fiscalizar, para apoyar a los que estamos intentando participar. Quedan dos meses por delante donde todos vamos a tener que volver a demostrar quienes somos y de qué estamos hechos. Y cuando sientan que se olvidan, recuerden la frase de Solange mientras moría esperando a su papá: “Hasta mi último suspiro tengo mis derechos”. Después vean las imágenes de los festejos en Olivos. Porque no fue el virus. Fue el descaro con el que se burlaron de nosotros.”

 

Powered by keepvid themefull earn money