Periodista hasta el final

Cada 7 de junio vuelvo a mis esencias jóvenes cuando en 1962 en LU3 RADIO DEL SUR  de Bahía Blanca y DIARIO EL ATLANTICO iniciaba mi oficio de periodista.

En los 80-90 revivo con intensidad mis años en LU6, CANAL 8 y columnas en EL ATLANTICO de Mar del Plata.

Ahora en portales queridos como este me acoge generosamente hace muchos años.

Y me surge una síntesis que he compartido con valiosos colegas en la última década: uno es PERIODISTA HASTA EL FINAL. Aunque ejercitándolo mentalmente es una esencia, como la del ferroviario, el colectivero, el pescador, y cualquier otra noble profesión.

Hoy , como siempre, en la democracia, la libertad de expresión es fundamental porque permite el debate, la discusión y el intercambio de ideas entre actores políticos y demás integrantes de la sociedad en torno a temas de interés público. Es por ello que no podemos considerar como democrática una sociedad donde no haya libertad de expresión.

Por otro lado, la libertad de expresión es una manifestación real y concreta en el espacio público de otra libertad esencial para la realización personal de los seres humanos: la libertad de pensamiento.

Y esa libertad se personifica en los honestos periodistas que, en todos lados, dicen como Mariano Moreno al fundar La Gaceta, el 7 de junio de 1810, “Quiero más una libertad peligrosa que una servidumbre tranquila”.

Abrazo grande y los mejores deseos para todos los periodistas. Son esenciales para tener Republica.

Dimas J Pettineroli

[email protected]

Desde Bahía Blanca

Powered by keepvid themefull earn money