La puja por el armado electoral profundiza diferencias en Juntos por el Cambio

Las diferencias entre los socios de Juntos por el Cambio (JxC) de cara a las PASO se profundizaron la última semana por el rechazo de Patricia Bullrich a una candidatura de María Eugenia Vidal en CABA y la resistencia de Jorge Macri a que Diego Santilli incursione electoralmente en la provincia de Buenos Aires, cuando aún resuena en Córdoba la intervención de Mauricio Macri en la puja distrital de la alianza opositora.
Cuando parecían disiparse las tensiones en la coalición por la fallida denuncia mediática de Bullrich contra el Gobierno nacional por un supuesto pedido de “retornos” al laboratorio Pzifer, la titular del PRO y el intendente de Vicente López reavivaron la interna político-electoral.
La intención de jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, de que el PRO defina en las PASO las candidaturas en la provincia de Buenos Aires entre su vicejefe, Diego Santilli, Jorge Macri y el extitular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, generó el rechazo del intendente de Vicente López.
Impulsado por el alcalde porteño, Santilli busca anclarse en territorio bonaerense y no disimula sus aspiraciones a la gobernación para el 2023, pretensión rechazada por Jorge Macri quien, aupado en su condición de presidente del PRO provincial, se piensa como el candidato natural en el distrito electoral más poblado del país.
“Diego Santilli no tiene domicilio en la provincia”, lanzó el intendente en declaraciones al canal de TV América 24 y dejó un reproche para el mandatario porteño: “No sé por qué naturalizamos esta idea de Larreta, que a esta altura me suena a un capricho, de querer cruzar candidatos”.
El jefe comunal fue más allá y aclaró que “las decisiones de quién es candidato en cada distrito las decide el distrito, no se ponen de otro lugar” y, en ese sentido, agregó: “Si yo dijera que quiero ser candidato en la Ciudad de Buenos Aires, ¿qué dirían ustedes?”.
Macri, primo del expresidente, dijo “no” tenerle “miedo a las PASO, pero subrayó que “esto de cruzar candidatos no ayuda a los acuerdos”, y cargó contra Santilli quien además de vicejefe de Gobierno se encarga de la seguridad en la CABA, al juzgar que en el sur de la Ciudad “hay problemas de inseguridad”.
Bullrich, quien busca encabezar la lista a diputados nacionales por la Ciudad de Buenos Aires, hizo lo propio y se ocupó de vetar una eventual postulación de Vidal en territorio porteño.
“Es natural que quien fuera gobernadora de la provincia de Buenos Aires (por Vidal) compita allí. Mudarse de distrito y generar un movimiento que tiene que ver más con el 2023 que con el presente no ayuda a lo que nosotros necesitamos”, replicó Bullrich a radio La Red, al referirse a una eventual postulación de Vidal en el distrito porteño pero también a la ya confesa intención de la exgobernadora de competir por la Casa Rosada.
Sobre ese tema, Bullrich agregó que “hace un año que estamos discutiendo si Vidal va a ser candidata o no, a esta altura no quiero seguir con ese debate. Ella tendrá su decisión, pero nosotros tenemos que avanzar” y cerró: “Nosotros estamos en marcha. Yo voy a ocupar el lugar que tengo que ocupar y mi lugar es la Ciudad de Buenos Aires”.

Las diferencias entre UCR y PRO
Esta semana, entre tanto, la puja dentro de JxC en el estratégico suelo bonaerense sumó un nuevo ingrediente: las diferencias entre el PRO y la UCR se profundizaron por la intención de los radicales de liderar con candidatos propios las listas de la coalición para las legislativas.
Así, buscan unificar las candidaturas entre los sectores liderados por el senador Martín Lousteau y el presidente de la UCR en el distrito, Maximiliano Abad, para competir en las primarias de la alianza opositora.
Fuentes cercanas a Lousteau dijeron a esta agencia que una muestra de ese acercamiento ocurrió en los últimos días en el partido bonaerense de Ezeiza, donde fue elegido como precandidato a concejal por la UCR Nicolás Danese, cercano a Lousteau, en un plenario donde también sumó el apoyo del sector de Abad.
“La UCR está para dar pelea dentro de la interna de Juntos por el Cambio”, avisaron los radicales bonaerenses, tras lo cual subrayaron: “Los distritos bonaerenses van a discutir, pero el radicalismo quiere conducir”.
En ese sentido, ubicaron al intendente de San Isidro, Gustavo Posse, como “una muy buena opción para encabezar una lista de precandidatos a diputados nacionales de la UCR que compita con el candidato del PRO, que hoy es más Santilli que Vidal”.
Por su parte, la líder de la Coalición Cívica (CC), Elisa Carrió, intervino en la puja: señaló que integra un grupo que “trabaja por la unidad” de JxC y no descartó presentarse como cabeza de lista en la provincia de Buenos Aires.
En esa línea, la exdiputada aseguró que en la definición de las candidaturas ella “actúa en grupo” con dirigentes como “Maximiliano Abad, María Eugenia (Vidal), Horacio (Rodríguez Larreta), (Diego) Santilli y (Mario) Negri” y pidió que en caso de que haya una “interna en algún lugar, que sea lo más civilizada posible”.
En ese contexto, Larreta empezó a mostrarse con Vidal, como ocurrió en una reciente actividad partidaria en Tigre, mientras la exgobernadora aún no define si competirá en CABA para enfrentar a Bullrich.
La interna en Córdoba

Los nuevos cruces entre los socios de JxC tuvieron otro capítulo en Córdoba, donde la UCR y la CC del distrito salieron a reprocharle a Macri su intervención en la interna en esa provincia.
Es que en su paso por la “Docta”, días atrás, el exmandatario había elogiado al gobernador peronista, Juan Schiaretti, y fue un tanto displicente con sus socios radicales.
“Fui presidente por los cordobeses, aunque no pudimos canalizar ese apoyo a nivel provincial, parte por el gran trabajo del gobernador Juan Schiaretti y parte porque no teníamos un candidato con el perfil para gobernar”, acicateó Macri en la provincia que contribuyó de manera clave para su triunfo electoral en 2015, y que volvió a apoyarlo masivamente en 2019.
La crítica de Macri, que en Córdoba impulsa la postulación de su exsecretario de Turismo Gustavo Santos para las legislativas, pareció dirigida al titular del bloque radical y del interbloque de JxC en la Cámara de Diputados, Mario Negri, quien perdió ante Schiaretti en 2019 cuando fue candidato a gobernador por el espacio.
La UCR de Córdoba salió al cruce de sus declaraciones y no sólo defendió a Negri, sino también cuestionó el apoyo al mandatario peronista.
“La opinión de Mauricio Macri, como dirigente del PRO, es valiosa, pero de lo que se trata es de fortalecer Juntos por el Cambio, que tiene muchas diferencias con el peronismo de Córdoba. Los cordobeses están mal y no hay margen para la duda”, expresó la UCR cordobesa en un comunicado.

Otros referentes del radicalismo cordobés fueron más lejos en sus críticas y reclamaron al presidente de la UCR local, Marcos Carasso, que en el próximo plenario provincial “se incorpore como punto de debate la continuidad o no de la alianza” con el PRO.
La CC cordobesa también marcó sus diferencias con la evaluación de Macri sobre Córdoba, y en su cuenta de Twitter publicó declaraciones de Carrió en apoyo a Negri en las que decía que “lamentaba” los dichos del expresidente sobre Negri.
“Negri ha sido el puntal de Juntos por el Cambio en el Congreso Nacional y ha sido vicegobernador de Córdoba muchísimo antes de que Mauricio Macri fuera presidente'”, planteó Carrió en esa oportunidad.

Por Silvia Morales (Télam)

Powered by keepvid themefull earn money