Uruguayos prestan su apoyo a la pesca ilegal, no reglamentada y depredatoria en el Atlántico Sur

      ( Especial para el Retrato …por Ricardo Alonso)

La Cámara de Agentes de Pesqueros Extranjeros de Uruguay legalizo y reglamento la pesca extranjera en el Atlántico Sur. Esta es la conclusión a la que arribo, mi amigo y especialista en temas portuarios Juan Carlos Donato, con relación a la publicación de la CAPE– Uruguay realizada en su cuenta de Twitter.

En la mañana de este viernes la CAPE, publicó en su cuenta de Twitter lo siguiente “En 2020 más de 300 entradas a puerto de pesqueros extranjeros que eligieron operar en Montevideo, generaron actividad portuaria, ingresos y empleo local, contribuyendo así a promover la pesca legal, declarada y reglamentada en el Atlántico Sur”.

Además dio cuenta cuales fueron los últimos movimientos portuarios de flota pesquera extranjera en el puerto de Montevideo. La cámara señaló que el 17 de marzo arribó al Puerto uruguayo el buque Piscator de vadera española para descargar 900 toneladas de pescado. El mismo día se reaprovisionó de combustible, cartón y víveres y zarpo nuevamente al día siguiente por la mañana.

El 23 de marzo arribó al Puerto de Montevideo el buque Manuel Nores, y el 24 de marzo el José Antonio Nores, ambos también de bandera de española, descargando unas 1.000 toneladas de pescado.

Esto ya de por si produce indignación por la lucha que se viene llevando a cabo por parte de distintos países, como Perú, Ecuador, Chile, Argentina y hasta los propios Estados Unidos, contra la pesca ilegal, no reglamentada y depredatoria en el Atlántico Sur, uno de los mares más ricos en recursos pesqueros, pero que está siendo sometido a un explotación descontrolada por parte de flotas de países como China o Taiwán,  pero también por España o Portugal.

Evidentemente lo que más indignó al especialista, fue ese concepto de “contribuyendo a promover la pesca legal, declarada y reglamentada en el Atlántico Sur” cosa que en principio no es verdad, pero lo peor que hace Montevideo es darle el apoyo logístico a estos buques que pescan en nuestro mar adyacente.

Estos buques se abastecen regularmente en las Islas Malvinas, salvo cuando vienen a pescar en zonas más al norte, donde el puerto de Montevideo se convierte en un lugar seguro y más cercano a la zona de pesca.

Hace poco tiempo atrás uno de los Nogues, ingreso al puerto uruguayo utilizando la bandera de “The Falkland Islands”, pabellón que no está reconocido por el Gobierno Argentino, ni por sus aliados en la ONU (entre los cuales se encuentra Uruguay), y ni siquiera cuenta con reconocimiento internacional.

Donato, en su respuesta exhorta a la Cancillería Argentinas, a denunciar el ACUERDO DE TRANSPORTE FLUVIAL POR LA H.P.P del 16 de junio 1992, medida que por lo menos demostrará el desacuerdo argentino en esta materia.

Hasta cuando nuestro país seguirá soportando la falta de respeto del gobierno uruguayo (no de su pueblo). Hace pocos días atrás nuestra Cancillería le reclamó a Uruguay por permitir la escala de vuelos militares hacia las Malvinas. Luego permitió el ingreso a sus aguas de buques pesqueros con la bandera del gobierno ilegal de Malvinas. Pretende obstaculizar el dragado del Canal Magdalena buscando justificativos ambientales en una obra que aún no comenzó. El presidente Lacalle Poo nos considera un lastre para su Comercio Exterior.  Ya es hora de decir basta y reclamar la intervención firme de nuestro gobierno.

La Unión Europea en general y España en particular hablan permanentemente de la pesca ilegal.  Proponen seminarios y acuerdos, establecen o promueven normas que la combatan. Pero cuando se rasguña el fondo de la lata, lo único que se encuentra, es la misma intencionalidad de ocupar el Atlántico Sur a cualquier costo, pretendiendo crear una asociación mundial contra su principal competidor que es China.

Los productos desembarcados en Uruguay del pesquero Manuel Nogues o del Piscator, llegarán a España, serán reprocesados, envasados y llevaran una etiqueta que dirá Spanish industry  o “Industria Española” y estarán compitiendo en los mercados del mundo con la industria Argentina.

Cuando el caladero más rico del mundo comience a agotarse, estor barcos ( sean Chinos, Españoles, Portugueses o Tawguanes ) se mudarán para hacer daño  – depredar – en otras aguas.

La denuncia de la pesca Ilegal en la milla 201, en la mayoría de las expresiones conocidas, se centra en la gran flota de bandera China que se encuentra pescando en el Atlántico Sur toda potera (pesca selectiva que se dedica a la captura del Calamar), pero sistemáticamente se evita hablar de los buques Españoles. De esos mismo buques a los que Malvinas y Montevideo les provee de logística. Los que tienen acuerdo con el gobierno ilegítimo de Malvinas pero que también, con nombres distintos pero los mismos dueños, operan en la República Argentina.

Esos barcos de bandera Española en su mayoría no son poteros, por el contrario utilizar redes de arrastre, un sistema de pesca que produce un daño mucho mayor al recurso y que es imprescindible que sea controlado.

Y como si  esto fuera poco, “parió la abuela”. El gobierno de la Provincia de Chubut, pretende  licitar un astillero derruido, habilitando a invertir a capitales de origen chino o español,  para proveerle servicios a la flota que pesca fuera de la milla 201. Es decir, que con la  módica suma de 3.5 millones de  dólares se “legaliza, se reconoce y se legitima”, la pesca ilegal  en nuestro mar  adyacente.

¿Será acaso que los argentinos no tenemos remedio? 

  Ricardo Alonso

 

Powered by keepvid themefull earn money