La Obra Social Osdepym deja afiliado sin medicación y al borde de la muerte

La Salud es un Derecho Humano que se encuentra consagrado en la Constitución Nacional Argentina (Art. 42 C.N.) y en los Tratados Internacionales con Jerarquía Constitucional (Art. 75 inc. 22 C.N.). Sin embargo, son muchas las situaciones que vulneran ese derecho.
Oscar Gabriel Páez tiene diabetes y necesita la medicación todos los meses para no aumentar los riesgos de la misma. Es afiliado de Osdepym ( Obra Social de Empresarios, Profesionales y Monotributistas) hace unos años y se le debita mes a mes, un monto considerable que cumple en tiempo y forma. Sin embargo, se vio repentinamente afectado hace más de un mes, cuando concurrió a la farmacia a buscar su medicación y se le informó que la misma ya no trabajaba con Osdepym y que no se sabía si había alguna farmacia que lo hiciera.
En dialogo con “el Retrato…” explicó que: “Yo había metido en la farmacia todos mis papeles autorizados y mes a mes me iban dando la medicación.
Consultado acerca de la respuesta de las autoridades, fue claro: “Me dieron una lista de 6 farmacias en toda la ciudad y tuve que autorizar una por una las ordenes. Yo ya estaba sin medicación y así se lo hice saber a los que me atendieron. Yo mandaba mails y me decían que volviera a la farmacia porque estaba solucionado y siempre faltaba algo.”
“Paralelamente, afirmó, intenté sacar turno nuevamente con el médico para ver si me podía solucionar el tema de los papeles y conseguí turno para fines de mayo. Yo no puedo estar así porque mi diabetes es muy reactiva, intento hacer todo lo posible, pero se me dispara.”
Respecto a la actitud de la Obra Social, explicó: “Yo no puedo seguir perdiendo el tiempo. Cada vez que voy a la farmacia pierdo dos, tres horas. Y fui unas seis veces sin respuesta. La farmacia dice que es la Obra Social y la Obra Social dice que es la farmacia. No atienden los teléfonos y no reciben sin turno. Ahora, por ejemplo, acabo de volver de la farmacia. En la Obra Social me dijeron que con eso ya estaba y no estaba salvada la fecha y no se leía el sello del auditor. Ahora viene Semana Santa.”
Preocupado, continua su relato: “Yo vivo solo con mi hijo. Soy cabeza del hogar y él es adolescente. Tengo un negocio y perder dos, tres horas cada vez que voy, es algo que tampoco me puedo permitir. Me cuesta llegar a fin de mes como a todos pero jamás dejé de pagar la Obra Social por mí y por él. Pero me pregunto quién se va a hacer cargo si me muero. Ni siquiera me dieron las tiras reactivas para poder medirme. Estoy cansado. Sin embargo, creo que es mi derecho, así que buscaré la forma de ver como poder denunciarlos. A mí no me va a matar ni el Covid ni la Diabetes. Me va a matar el desinterés y todo lo que nos están haciendo pasar.”

Powered by keepvid themefull earn money