Cursos de publicidad en redes en Mar del Plata

Una de las áreas más populares entre los jóvenes, cuando salen del secundario, es la comunicación. Diseño, periodismo, artes audiovisuales: aquellas carreras son las más elegidas por gran parte de los adolescentes, en las que ven una vía de expresión y, al mismo tiempo, un modo de generar una ganancia con sus temas de interés.

Estudiar publicidad es una opción que tiene cada vez más adeptos, y también trae varias ventajas que merecen ser descritas.

¿Para qué publicidad?

Estudiar publicidad es una opción perfecta para aquellos que poseen creatividad y predisposición a los desafíos. En un mundo globalizado, la publicidad se presenta como la posibilidad de generar una verdadera competitividad en el mercado, saturado de opciones de todos los tamaños, formas y colores.

La salida laboral es amplia, no sólo en agencias dedicadas a la publicidad: el publicista es multidisciplinario, siendo capaz de insertarse en departamentos de comunicación de empresas, la investigación, medios masivos de comunicación, el campo de la gestión de negocios, hasta incluso el manejo de emprendimientos de iniciativa propia.

Esta profesión genera una enorme pasión en quien la ejerce: la mente está todo el tiempo divagando, buscando nuevas y mejores ideas. Sin embargo, como se describe, el publicista tiene un amplio conocimiento empresarial y de estrategia, por lo que su teoría puede pasar a la acción sin problemas.

No hay duda de que esta carrera ha generado cambios significativos en el mundo. Desde su auge a mediados del siglo XX, ha experimentado numerosas transformaciones, hasta terminar convirtiéndose en lo que es hoy: una profesión transversal, con vena artística y ojo crítico para el mercado.

En Mar del Plata, por más que existen carreras universitarias orientadas al marketing y relaciones públicas, también otras opciones mucho más cortas y enfocadas al objetivo: conocer qué quieren los clientes, y cómo llegar más efectivamente a ellos.

Completar un curso de publicidad en redes es la opción estrella de todas las que hay disponibles. Esto es, más precisamente, lo que está orientado al manejo de redes sociales, mejor conocido como community management.

Talentos de un community manager

Son muchas las habilidades naturales de estos profesionales, quienes en su mayoría no llegan a los cuarenta años. Son empáticos, tienen el dominio absoluto de lo que se conoce como inteligencia emocional, de la que tanto se habla en estos tiempos que corren. Pueden, con facilidad, comprender lo que piensan las otras personas, y esta es la clave del trabajo.

También hay que destacar su labor en la fidelización de la clientela. Atraer público nuevo es importante, pero mantener el interés en el actual es prioritario. Un community manager pasa los días interactuando con la gente en las redes, atendiendo cada una de sus consultas y reclamos. Cuánto más responde –y con amabilidad, por supuesto-, mejor será para la empresa: lejos de ser una pérdida de tiempo, esto generará respeto por la marca, e incluso fieles seguidores a lo largo del tiempo.

El community manager es una persona creativa, que está todo el tiempo pensando en nuevas y mejores formas de generar un acercamiento al público, con amplia flexibilidad, ya que son numerosos los imprevistos que pueden llegar a darse en un trabajo de tales características. También es alguien a quien, idealmente, no le cuesta organizarse: cualquier estratega necesita una agenda y una planificación cuidadosa.

Si bien estos son talentos con los que los community managers se manejan a diario, generalmente propios de sus personalidades, no significa que no puedan aprenderse. Anotarse en un curso de publicidad en redes es una buena forma de no sólo adquirir estas habilidades, que no sólo valen para el márketing, sino para la vida en general.

Y para los interesados en el vasto mundo de la comunicación, puede significar una manera rápida y efectiva de estudiar algo que podrá asegurarles un futuro, y, al mismo tiempo, un modo de explorar su lado humano y artístico.

Son realmente muchas las ventajas de estudiar publicidad, y se presenta como una opción para aquellos jóvenes que estén indecisos entre la elección de una carrera que les dé inserción laboral, o por el contrario, una que les permita conectar con su sensibilidad.

Una licenciatura no es necesaria para obtener las habilidades que las marcas necesitan, tan sólo con poder cumplir con aquellas cosas que se describen más arriba, y un curso en la materia, podrá generar a un profesional multidisciplinario y capaz de atender a los desafíos que se vienen por delante.

 

Powered by keepvid themefull earn money