Débora Indarte presentará un pedido de informe por el helicóptero de Vidal

La legisladora bonaerense del Frente de Todos Debora Indarte presentará en la Cámara un pedido de informes para conocer el detalle del proceso licitatorio, las aeronaves asignadas, los montos pagados y el grado de cumplimiento del contrato entre la sospechosa firma del amigo de Mauricio Macri y el gobierno de la provincia de Buenos Aires, y, sobre todo, para saber si el ya famoso “narcohelicóptero” estaba cumpliendo funciones para el gobierno provincial o no cuando fue llevado hasta Paraguay, de donde no se supo más nada hasta que llegó a las crónicas policiales guaraníes.

Cabe recordar que el helicóptero alquilado por la provincia de Buenos Aires durante 2018 y 2019 fue secuestrado junto con otras ocho aeronaves en el aeródromo de Arrayán, a pocos kilómetros de Asunción, donde la Justicia paraguaya realizó un operativo antinarco.

Se trata de un helicóptero Robinson R-44 matrícula LV-GWK perteneciente a la firma Beech Flying, de Leonardo Spokojny, una persona de máxima confianza del ex presidente Mauricio Macri, al punto tal que estuvo a cargo de los traslados aéreos del entonces candidato de Cambiemos en 2015.

Algunos meses más tarde, la gestión de María Eugenia Vidal en Buenos Aires volvería a contratar los servicios de Beech Flying: con el objetivo de cubrir el supuesto déficit de aeronaves de la fuerza de seguridad bonaerense, el pasado 23 de octubre de 2018, el ministerio de Seguridad de la Provincia le adjudicó a Beech Flying unos $51.435.000 por 1.500 horas de vuelo de tres helicópteros tipo Robinson R44, entre los que se encontraba la aeronave del escándalo.

Meses más tarde, el 29 de marzo de 2019, sin llamado a licitación previo, la Provincia decidió realizar una ampliación del contrato, adjudicándole así otro $51.435.000 a la misma empresa por el mismo servicio, aunque en esta oportunidad con un plazo menor. En este caso, la prórroga del contrato tenía como plazo de finalización el 31/10/2019:

La fecha no resulta ser un detalle menor: según los registros oficiales, el 30 de marzo, apenas un día después de la extensión del contrato, el helicóptero matrícula LV-GWK partió desde Formosa hacia el Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi (Asunción).

A partir de allí, las versiones son cruzadas, y tienen una gran contradicción: desde la gestión de Vidal sostienen que en junio de 2019 habían pedido el desploteo de la aeronave, y acompañaron la afirmación con un documento donde el comisario mayor Miguel Ángel Kowalewski le pide a la compañía: “El inmediato desploteo de los colores e insignias de la Policía de la Provincia de Buenos Aires de toda aeronave que no figure dentro de la Orden de Compra 170-290/19″.

Sin embargo, en la misma orden de compra (que forma parte de esta nota) a la que se hace referencia en la nota no se detallan las aeronaves que quedaban afectadas al servicio. Y fue el propio dueño de la compañía quien contradijo la versión de la gestión anterior: en una nota con el diario La Nación, Spokojny explicó que “el helicóptero fue enviado a Paraguay en marzo de 2019, cuando estaba cumpliendo un contrato con la provincia de Buenos Aires, para ser reparado en ese país, porque los costos eran menores”.

 

Y tras ello agregó: “Se envió a Paraguay cuando tenía contrato. La idea era que la aeronave regresara al país para seguir prestando servicios a la policía, pero surgieron problemas con la importación de los repuestos y quedó varada en Paraguay desde hace 18 meses”. Una descoordinación que puede salir muy cara.

Fuente: Ambito Financiero

Powered by keepvid themefull earn money