La primavera floreció en la calle Rivadavia poniéndole un especial color

Una más que agradable sorpresa se encontraron aquellos marplatenses que acertaron pasar frente a local sito en Rivadavia 2824, ya que en la vereda un  maniquí floral le ponía color a la fría jornada de inicio de la primavera.

La extensión de la cuarentena afectó el normal funcionamiento de muchos de los comercios de la ciudad debiendo aplicar medidas de seguridad y sanidad tanto para sus empleados como clientes. Incluso, el rubro indumentaria está imposibilitado de permitir el ingreso o usar los probadores. Por eso, está claro que quienes lograron sobrevivir a este tiempo fue en parte también producto de la visión que tuvieron para reinventarse, así haya sido de forma espontánea u obligados ante la necesidad de adaptarse al contexto.

De igual modo, para mejorar las ventas siempre es necesario primero llamar la atención. Y así lo entendió un comercio de indumentaria femenina de la calle Rivadavia, que dobló la apuesta y montó una llamativa vidriera acorde al inicio de la primavera y que acompañará con la entrega de flores a quienes los visiten. 

“Esta es la estación más linda del año, y no podíamos pasarla por alto. Hacemos las cosas siempre mirando el lado positivo, enfrentando los problemas que se nos presentan. Por eso, si la gente hoy no puede ingresar al local, los atendemos desde la puerta con todo lo necesario para que se lleven una experiencia satisfactoria, dijo Inesia Corso, una de las encargadas de SKN Tienda el lugar que montó un maniquí vestido con una impactante falda compuesta de rosas en degrade, símbolo del cambio de estación, y que este lunes regalará flores a quienes pasen por allí.  

Conscientes de la difícil situación por la que hoy muchos deben bajar sus persianas de forma definitiva producto de la pandemia del coronavirus, algunos comercios de Mar del Plata buscan renovar sus esperanzas en que el aislamiento social, preventivo y obligatorio terminará pronto y podrán retomar su ritmo habitual o al menos el que les permita hacerle frente a la realidad de la mejor manera.

 “La puesta en marcha de esta idea fue una excusa para ponernos en movimiento primero nosotros y luego, retomar el contacto con proveedores y renovar el ánimo del personal, agregó Corso.

La gran salvación: El salto a la web

Lo cierto es que la fase 3 de la cuarentena en la que se encuentra Mar del Plata puso el freno a la incipiente reactivación, aunque para muchos fue el motor para hacer el salto tecnológico y ofrecer sus productos en la red. Al igual que antes lo hacían sólo las grandes marcas, muchos minoristas encuentran en la virtualidad la manera de ampliar su cartera de clientes, zonas de entrega y hasta generar más fuentes de trabajo directo e indirecto como es el universo de la comunicación entendida por medio de diseñadores gráficos, imprentas digitales, realizadores de fotografía y video, community managers y muchos más para contar con un servicio ciento por ciento on line y profesional.

“Los comercios de indumentaria fuimos los primeros en migrar el contenido a la web. Antes las grandes marcas tenían tiendas online y despachaban sus productos a todo el país. Esta situación nos hizo entender que las pymes también estábamos en condiciones para animarnos y vender online, y fue lo que nos salvó durante el cierre de los meses anteriores. Ahora hacemos todo para tener una vidriera presencial y otra en paralelo digital”, concluyó Inesia Corso.

 

Powered by keepvid themefull earn money