Dra. Valeria Carreras: “ Freno a rugbiers violentos”

El 18 de enero de 2020 es asesinado a golpes y patadas quien fuera Fernando Báez Sosa, de 18 años. El video de la golpiza que 8 jóvenes le daban a otro chico caído en el piso nos impactó a todos. Luego supimos que en su mayoría eran rugbiers. El 22 de enero de 2020, como madre de un jugador de rugby de la misma edad de Fernando, comprendí que era el momento de hacer algo para evitar que vuelva a suceder.

Redacté el Proyecto de Ley Fernando (con su nombre como homenaje y recordatorio de las consecuencias de la violencia). Lo entregué a dos legisladores. Contempla que los jugadores violentos realicen cursos talleres y/ o charlas sobre Igualdad de género, solución de conflictos, respeto a la diversidad.

El rugby es una disciplina de contacto, el nivel de entrenamiento es altísimo, supera otros deportes. El proyecto prevé poder darle al jugador la dimensión exacta de su fuerza fuera de la cancha. Algo así como “la mano prohibida del boxeador”, que, si bien no está legislada, sí es una regla respetada por dichos deportistas.

El Proyecto de Ley Fernando tuvo detractores desde el mundo rugby. Sin embargo, varios clubes de rugby, e incluso ligas del interior, decidieron hacer cambios. Se prohibió el despacho de alcohol en el club. Se prohibieron “los bautismos”, ritos iniciáticos muy violentos.

En junio de este año, en declaraciones públicas, Agustín Pichot reconoció que hubo una problemática que no se frenó en los clubes. Finalmente, y a raíz de este crimen, la UAR dio un gran primer paso: “reconocer que hay un problema” y ponerse manos a la obra. Presentaron una serie de medidas a tomar, como charlas, talleres, encuestas, y objetivos para abordar la problemática de la violencia desde los jugadores, los entrenadores, los dirigentes e incluso la familia de los rugbiers. Esta acción se denomina RUGBY 2030.

Se debe decir que por la pandemia no ha sido tratado aún, el Proyecto de Ley Fernando, pero se avanzó en brindar charlas, encuentros virtuales y difusión de esta iniciativa. Destaco que la dirigencia no esperó la obligatoriedad de la ley y puso manos a la obra para que no vuelva a pasar. Ni jóvenes asesinados por jóvenes, ni jóvenes con cadena perpetua.

Por Dra. Valeria Carreras

Powered by keepvid themefull earn money