Hoteleros marcharon reclamando se declare la Emergencia Turística “al menos para poder llegar al verano” 

Ante la difícil situación económica que se encuentran atravesando producto de permanecer sin actividad durante más de 130 días, trabajadores nucleados en la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Mar del Plata (AEGH) realizaron este martes una movilización con una caravana de autos por el centro de la ciudad y pidieron la asistencia del estado como así también se declare la “emergencia turística” tanto a nivel municipal, provincial y nacional. “El 95% de la gente que visita la ciudad es de Buenos Aires y Gran Buenos Aires y sino se libera esa área, es perjudicial abrir”, subrayó el Vicepresidente segundo de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Mar del Plata (AEGH) en dialogo conel Retrato…”

En tal sentido, Eduardo Palena, Vicepresidente segundo de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Mar del Plata (AEGH) dialogó con “el Retrato… y explicó: “La situación es bastante complicada porque desde el 20 de marzo estamos sin actividad. Teníamos dos fin de semanas largo muy próximos en ese momento en donde los hoteles estaban muy bien vendidos, pero debimos cerrar los establecimientos y devolver el dinero a los clientes”.

Conforme a ello, apuntó que comenzaron a cumplir con las medidas dispuestas a nivel nacional, provincial y local “con caja negativa directamente”, lo cual aseguró que los complicó más aún. “Los costos que nosotros manejamos son a cuenta corriente. Por lo que, hubo que empezar a pagar a todos los proveedores con ingreso cero y generó un problema muy serio”, señaló.

“Hace 4 meses que estamos parados. Realmente la situación está muy complicada, pese a que tenemos apoyo de los ATP del gobierno, lo cual es importante, pero no suficiente, porque un establecimiento tiene costos muy altos aunque esté cerrado”, indicó a la vez que ejemplificó que en lo que es el consumo de energía eléctrica como se contrata una potencia determinada “un hotel 4 estrellas puede estar pagando unos 90 mil pesos de eso, estando cerrado y sin consumo”.

En ese contexto, Palena destacó que “hay un montón de gastos que son imposibles de evadir y que uno tiene que pagar. Por lo que, la gente se encuentra ya en una situación de emergencia real” y agregó que frente a esa situación solicitan se declare la “emergencia turística” tanto a nivel municipal, provincial como nacional.

En lo que respecta al ámbito municipal, describió que piden una condonación de las deudas que se generaron durante el tiempo que los establecimientos hoteleros estuvieron cerrados hasta un año inclusive. “A pesar que se pueda abrir en octubre, noviembre o fin de año, hasta que empiece a entrar en funcionamiento el régimen del hotel se va a tardar un tiempo prolongado. Va a ser complicado tener nuevamente un capital de trabajo”, indicó.

En referencia al ámbito provincial, detalló que solicitan que se devuelva los saldos que tienen de acreedores en ingresos brutos. “Al cobrar con tarjeta de crédito en la mayoría de los casos, tenemos muchas retenciones de ingresos. Todos los meses pagamos más ingresos brutos de los que tendríamos que pagar”, indicó a la vez que comentó que “se van acumulando, es un gasto a favor y generalmente es un gasto muy importante”.

A su vez, explicó que “uno para tener una categoría de hotel tiene determinados requisitos que cumplir como contar con espacios grandes, salones, usar materiales de calidad, etcétera y cuando se cumplen con los mismos se los categoriza como de 3, 4 o 5 estrellas, de acuerdo a lo que busque, pero la propiedad es considerada como que tiene mayor costo y por ende mayor impuesto inmobiliario” y cuestionó que eso quiere decir que “al que invierte, en vez de premiarlo, se lo castiga”.

En lo que respecta al ámbito nacional, manifestó que solicitan una ayuda financiera. “Lo ideal sería un subsidio con tasa cero. De no ser así, aunque sea que se den tasas bajas con un período de gracia mínimo de un año, porque hasta que la actividad se pueda reactivar y ponerse en equilibro va a costar mucho”, afirmó.

Estamos pidiendo todo este tipo de cosas para que podamos llegar al verano, pero a este nivel dudo que muchos puedan llegar, porque los que podían tener alguna reserva ya se les acabó y a los que pidieron créditos se les está haciendo muy difícil pagarlos, porque no hay actividad todavía. La situación es muy angustiante”, aseguró.

Seguidamente, adelantó que por el momento no han tenido respuestas a sus reclamos de ninguna de las autoridades nacionales, provinciales y locales. “Hicimos la movilización este martes para visibilizar los inconvenientes que tenemos. Si bien tenemos contacto continuo con el intendente y los concejales de General Pueyrredón, lo que sucede es que no se ponen de acuerdo, los días van pasando, no sale ninguna solución y la hotelería se complica cada vez más”, precisó.

Por otra parte hizo hincapié en los más de 130 días que vienen llevando adelante sin actividad y sin percibir ningún tipo de ingresos. “Muchos tenían reservas, pero ya se gastaron. Otros han pedido créditos desde hace 3 meses y ya se cumplió. Tuvieron que pagar plata que no tenían con ingreso cero. La situación se va a complicar y seguramente tengan que pedir una moratoria o que les extiendan los plazos”, sostuvo.

Sin perjuicio de ello, destacó que por el momento no se han registrado cierres definitivos de hoteles en General Pueyrredón. “Hay mucha gente que está aguantando con las reservas que tiene y achicando los gastos. Se está pagando al personal, pero se están acumulando un montón de deudas. Por eso, se está pidiendo la emergencia para ver si se pueden condonar las mismas, porque se están haciendo muy abultadas”, puntualizó.

“Nuestra preocupación más que abrir es que se abra el AMBA, porque el 95% de la gente que visita Mar del Plata es de Buenos Aires y Gran Buenos Aires. Sino se libera esa área, es perjudicial abrir”, aseguró a la vez que aclaró: “Hoy no estamos peleando por la apertura, sino por una ayuda financiera y fiscal. Si hoy nos dieran la posibilidad de abrir no nos convendría, porque ya tenemos costos altos con los hoteles cerrados y si el hotel estuviera abierto los mismos serían aún mayores. No podemos vivir con turismo de Balcarce, Tandil, etcétera”.

Powered by keepvid themefull earn money