Juan Sebastián Figueroa calificó la reactivación de la construcción “una locomotora que abarca muchos gremios ”

Sin perder la esperanza en el futuro y tratando  de continuar con la guardia alta ante el actual momento de pandemia, el empresario Juan Sebstian Figueroa, dueño del Corralón de Materiales “Los Horneros” se muestró “ilusionado con que el anuncio del Programa “Argentina Construye” pueda llevarse adelante. Sería muy importante si tenemos en cuenta lo bueno que fue para el país la época del Procrear ya que la construcción es una locomotora que abarca muchos ítems , muchos gremios y gente” , el que conllevará una inversión de 28.992 millones de pesos en los próximos meses, y  proyecta la construcción de 5.500 nuevas viviendas.

En tal sentido Figueroa  mostró cautela al afirmar “estoy esperanzado, pero también hago un paréntesis porque me parece que después de esta desgracia económica para todos, sería un gran avance. No queda otra más que remarla”.

Al referirse a la reapertura de su empresa luego de la flexibilización para con las construcciones, el empresario remarcó ante “el Retrato…”que “Empezamos con mucho entusiasmo de la gente porque en su momento no fue bien comunicado cuando se iba a arrancar. Dijeron que iba a arrancar la parte de construcción y corralones. Salió mucha gente que no tenía permiso y no se podía trabajar en la forma en la que se tenía entendido. Eso después trajo acarreados otros problemas. Empezamos a trabajar normalmente y nos dimos cuenta que no teníamos insumos para reponer.

– Qué cree que fue lo que pasó? Grandes proveedores se aprovecharon de la situación?

– Para mi humilde entender se manejan valores ficticios. Nosotros cerramos el 19 de marzo con un producto con X precio y el 6 de abril, sin que haya sucedido algo extra a la pandemia, nos encontramos con productos entre un 30 y 40 por ciento más caros. Para mí producto de la especulación.

– Muchos comercios que tenían cuenta corriente y se encontraron con  cheques rechazados y cadenas de pago rotas. Eso le pasó?

– Sí. En la primera instancia al tener tanto tiempo en el mercado, estábamos acostumbrados a trabajar con cuenta corriente con los proveedores. Con los más allegados y fuertes. El día de apertura nos encontramos con que muchas cuentas estaban cerradas y al momento de querer reponer una mercadería había que hacerlo mediante depósito anticipado. Con lo cual, sumado al tiempo sin poder trabajar más la cadena de pagos de nuestros clientes cortada, fue un arranque muy drástico.

Figueroa reconoció finalmente anteel Retrato…”que “sirvió de mucho la ayuda del Gobierno a través de los subsidios para seguir  trabajando con la misma cantidad de gente y pagar parte de los salarios” destacando que “seguimos con las restricciones propias de la situación que nos lleva a estar un poco más lentos pero avanzamos igual”.

 

Powered by keepvid themefull earn money