Estaba preso por violar a la hijastra, lo liberaron por el Covid y se pasea por calles a 5 cuadras de la casa de la víctima

Frente a la polémica por el otorgamiento de permisos domiciliarios por las condiciones de hacinamiento que denuncian los presos en las cárceles del país, la marplatense Verónica Poladura denunció a través de las redes sociales que se encontró con el hombre que violó a su hija de 14 años a cinco cuadras de la casa donde viven, en el Bosque Peralta Ramos. “Estoy aterrada, no duermo hace varios días en la noche, porque me quedo de guardia”, confesó.

En tal sentido, la madre de la víctima dialogó con “el Retrato…” y relató lo vivido hace unos días atrás al cruzarse en la vía pública a su expareja, Germán Miguel García, de quien se había separado en noviembre del año pasado por malos tratos y situaciones de violencia.  “Cuando vuelvo del trabajo me lo topé en la calle. Él me vio y me reconoció”, comentó al mismo tiempo que aclaró: “Yo no podía perseguirlo, porque sino rompía la perimetral, pero lo llamé al fiscal para que lo agarren. Vinieron recién a las 12 de la noche cuando esto fue a las 5 y media de la tarde”.

“El 5 de enero pasado uno de mis hijos me cuenta que pasaban cosas raras con mi otra nena. Por lo que, hablo con ella y me cuenta lo que sucedía. Hacemos la denuncia ese mismo día, se hacen pruebas periciales y psicológicas y el 3 de febrero hacen la Cámara Gesell. Todas las pruebas coinciden y se ordena detener a esta persona en Batán”, explicó.

Luego de ello y en el marco de la pandemia que se desató, Verónica manifestó que el Ministerio Público Fiscal le informó que se le había concedido el arresto domiciliario a su ex pareja. “Yo le dije al Fiscal qué cómo le habían dado la domiciliaria cuando este hombre vive a 5 cuadras de mi casa. De hecho, me dijo que ni siquiera tenía pulsera, pero que lo controlaban por videollamada y fotos cada dos días o día y medio”, apuntó.

“Es re peligroso todo, porque esta persona me amenazó de muerte en un montón de ocasiones y me dijo que me iba a prender fuego la casa también. Incluso cuando lo vino a buscar la policía se escapo entre el monte del bosque”, remarcó.

En ese contexto, la madre de la joven abusada, quién hoy tiene 14 años, confesó: “Estoy aterrada, no duermo hace varios días en la noche, porque me quedo de guardia. Nos vamos turnando con mis hijos para poder controlar” y añadió que incluso ha hecho una presentación ante la justicia a los efectos de solicitar que se dé marcha atrás a esta situación.

“El Juez De Marco le había negado el primer pedido de arresto domiciliario solicitado por su defensa, ya que se lo acusa por un delito grave: abuso sexual agravado por acceso carnal y por el vínculo que lo unía con la nena”, cuestionó Verónica Poladura al mismo tiempo que aseguró: “No tengo vida ahora y mis hijos tampoco, ellos le tienen terror a él”.

Por último, recordó: “Cuando yo me separo el más grande de mis hijos se animó a decirme que a él le pegaba y lo que pasaba con su hermana. Por eso, mis hijos están muy asustados. Un día nos encerramos con los chicos en la habitación y esperamos que llegara la policía, porque él me había golpeado a mí mucho y a la abuela. Es una persona muy peligrosa”.

Powered by keepvid themefull earn money