Imputan a Javier González Fraga por sus “favores” a Vicentín, la principal empresa “sponsor” de Macri

El fiscal federal Gerardo Pollicita imputó al titular del Banco Nación de la Argentina (BNA) durante el macrismo, Javier González Fraga, en el marco de la causa en la que se investiga si se perjudicó al Estado cuando se le permitió a la firma Vicentín  acumular una deuda de 18.500 millones de pesos. Entre los imputados por Pollicita también están dos directivos de la firma, Oscar Padoán y Gustavo Nardelli.

Vicentín fue la mayor aportante de la campaña  presidencial 2019 de Mauricio Macri y el monto adeudado es de cobro incierto porque la compañía se encuentra actualmente en estado de cesación de pagos. El fiscal pidió varias medidas al juez del caso, Julián Ercolini.

Padoán fue procesado y luego se le dictó la falta de mérito en el caso de los cuadernos de las coimas. El requerimiento de investigación de Pollicita es en el marco de una denuncia caratulada como “Guido Sandleris sobre Defraudación”, pero el ex titular del Banco Central no fue alcanzado por el requerimiento del fiscal.

Pollicita, al hacer las imputaciones aclaró que de momento sólo eran González Fraga, Nardelli y Padoán, “sin perjuicio de la responsabilidad penal que eventualmente les pueda corresponder a otros funcionarios y empleados del BNA, funcionarios de distintos organismos del Estado Nacional e integrantes del grupo VICENTIN”.

De la denuncia, presentada por la Fundación por la Paz y el Cambio Climático, se desprende “la posible existencia de una maniobra por la cual se habría perjudicado al Estado Nacional a través del otorgamiento irregular de préstamos por parte del Banco de la Nación Argentina a favor de la firma VICENTÍN S.A. lo que le permitió a la empresa acumular una deuda con el banco de 18.500 millones de pesos, los cuales actualmente serían de cobro incierto puesto que la sociedad se encuentra en estado de cesación de pagos”.

En uno de los tramos de la denuncia, se consignó que: “en los pasillos del Banco Nación cuentan (sic) que en las múltiples reuniones que existieron con la empresa Vicentín para tratar de imponerle la necesidad de volver a encuadrarse en la normativa, frente a las exigencias de los funcionarios del banco, los dueños de la firma cruzaban del Banco Nación a la Casa Rosada para hablar directamente con la Presidencia.

Eso luego se transformaba en un llamado desde la Presidencia de Mauricio Macri al ex Presidente del Banco, González Fraga quien se encargaba de llamar la atención a los funcionarios del banco para que se allanaran a los requerimientos de la empresa.

En el requerimiento de Pollicita se consignó que del reporte de situación que realizó el actual directivo del Nación, Claudio Lozano, en enero pasado, y de la información pública de la empresa surge que VICENTIN S.A.:  “es la principal firma del grupo empresario que lleva su nombre, que se aboca esencialmente al rubro de los cereales y oleaginosas, pero que tiene inversiones en distintas actividades como la producción de biodisel, algodón, ganadería, hilandería, etc., ubicándose entre las primeras empresas del país como consecuencia de un notable crecimiento que habría verificado entre los años 2015 y 2018”.

Y que en ese contexto, “a lo largo de los referidos años VICENTIN S.A. tuvo un considerable crecimiento aumentando notablemente sus ventas, lo que le permitió pasar de ser la decimonovena empresa con mayor facturación del país y la cuarta cerealera en ese ranking en el año 2015, al sexto puesto general y primero en su actividad en el 2018, al mismo tiempo que verificó un aumento en sus pasivos, conformados por deudas con distintas instituciones financieras, entre ellas el BNA”.

granos El reporte también sostiene que el proceso de endeudamiento que fue acumulando VICENTIN S.A. con el BNA “superó los límites a los que podía acceder la firma en función de lo establecido por la normativa del Ente Regulador para las Grandes Empresas y sin fundamento alguno habría obtenido una refinanciación sin hacer las cancelaciones correspondientes para encuadrar en la normativa vigente, lo cual habría sido posible gracias a los vínculos de la empresa con funcionarios del anterior gobierno nacional y del BNA, y a sus aportes proselitistas a favor de la coalición “Juntos por el Cambio”, que la ubican como la principal contribuyente”.

Entre las medidas pedidas por Pollicita está la citación a testimonial de Lozano, también que se pida a la Cámara Nacional Electoral que informe si alguna de las firmas que componen el grupo Vicentín realizó aportes entre los años 2015 y 2019 e indique partido político, monto de cada aporte, fecha, destino, origen y todo otro dato que se cuente en relación a los mismos, así como que la Unidad de Información Financiera (UIF) que informe si se han efectuado Reportes de Operaciones Sospechosas vinculadas a las empresas que componen el grupo VICENTÍN y que la Oficina Anticorrupción (OA) “si tramita o tramitó algún expediente vinculado a los hechos objeto del presente sumario”. Así como numerosos informes sobre los movimientos financieros de la compañía.

(Fuente www.perfil.com)

Powered by keepvid themefull earn money