Algo tan nuestro como el alfajor: “Pepe” Mesina y sus 30 años como peluquero, “psicólogo” y “psiquiatra”

Hace 30 años que cumple su profesión de peluquero lo tiene como uno de los referentes de ese ramo en Mar del Plata “Empecé en una academia haciendo un curso de un año y después empecé a cortar el pelo gratis en geriátricos, asilos. Hice eso hasta dos años antes de instalarme en este local de Alvarado entre 14 de Julio y XX de Septiembre desde hace ya tres décadas”, quien nos cuenta de su vida profesional, corte de por medio, y en el mismo local, José “Pepe” Messina.

“Así me fui haciendo hasta que me pude instalar en este local donde estoy hace treinta años” relata mas adelante para acotar que “ tengo clientes de toda Mar del Plata y también de otros lugares”

En este sentido contó que “muchos vienen de lejos…Uno de los que se corta conmigo lo empecé a atender, hace ya varios años en su época de estudiante universitario. Se recibió de ingeniero y hoy está trabajando en Oslo. Viene cada seis meses y cada seis meses se pasa la máquina. Se rapa y no se corta el pelo en Oslo. No me cambia por nada. Un cliente fiel que le dicen…”

– Cuál es el fuerte hoy de la clientela?

Acerca de la edad de sus clientela afirmó que “tengo chicos de dos años hasta personas de 99. Este último viene una vez por mes y tiene muchísimo pelo”, destacando que el corte preferido de los más jóvenes “es el degradé con navajas, crestas….algo muy estilo europeo que se ha instalado no solo en Mar del Plata, sino en el país”

Cuando “el Retrato…” le preguntó que había de cierto que muchos catalogan a los peluquero de barrio como “psicólogos de barrio”, remarca que “no solo psicólogos, sino también psiquiatras. Viene cada loco.…Y con todos los problemas que hay ahora más aún. Todos vienen y hablan. La gente cuenta todo”

Pepe no puede olvidar el caso deun muchacho que se había puesto de novio con una chica que después fue su señora y tuvo hijos. Después la mujer se quiso divorciar y a él le hizo un click. Pasó a buscar a los chicos por el domicilio de la suegra, los llevó a su casa y los mató a los dos con un Tramontina. Ese loco estuvo sentado acá en el sillón y le corté el pelo durante diez años. Al día de hoy se me pone la piel de gallina. Fue un caso muy sonado acá en Mar del Plata”

Risueñamente trajo a la memoria otro caso que le sucedió en el local que sigue ocupando desde hace ya tres décadas. “Un día vino un muchacho que al momento que le estaba cortando el pelo, llegó un guardiacárcel y lo saludó con mucho respeto. Cuando se fue , quien había arribado luego me comentó que era una persona que había estado preso y él le había tocado cuidarlo…Acá vienen todos”

Recuerda el caso de un día que abre a la mañana y entra una persona pelo desalineado y me encara y me dice: “yo de acá me tengo que llevar algo…”. Me sorprendió porque el tipo me estaba por afanar. Le comento que lo único que tenía eran tijeras y alguna navaja…Me comentó que recién salía de la cárcel de Batan y que lo había dejado en Alvarado y Champaganat y no tenía ni un peso. Le comenté que a esa hora de la mañana ni había facturado nada… Ahí es dónde me pregunta si le cortaría el pelo?. Era lo único que podía hacerle era cortarle el pelo y la barba. Ahí empezamos a hablar, mecontó de su “inocencia” luego de seis años y lo dejaron  libre. Le corté el pelo , lo afeité y se fue. Nunca más lo vi.

– Alguna vez le tocó un disconforme?

– No. Nunca. No porque siempre hago caso a lo que me dicen y si la dudo, lo dejo más largo. Cuánto mucho que me pidan más corto. Que he lastimado gente sí. Sobre todo en época de celular. Tenía un cliente que le estaba cortando con navaja, le sonó el celular, se movió y yo estaba con la navaja y le hice un tajo

Pepe trajo a su memoria otro caso especial. Un día viene un cliente, un empresario importante que se corta conmigo, un sábado. Me pide que le corte y un favor: si se podía cambiar ahí al otro día y no tenía donde hacerlo…Me sombró, entonces me contó que era el cumpleaños de su hijo de 18 años de un hijo extramatrimonial, y su familia no lo sabía. Así lo hizo.

– Que problemas le cuenta más?

– Un día me contó uno que salía con una chica, y en un momento me dijo que creía que el marido se cortaba el pelo conmigo. En ese momento entró  el marido. Dos tipos enormes. Se torearon y les pedí que arreglen sus cosas afuera. Uno se fue para afuera y el otro salió. Hasta ahi llegué. Y después la gente se preocupa por cosas vanas. Tipos que se le rompe la bomba de agua y es todo un tema…En este sillón se han sentado de todo…

Al momento al referirse de cómo hacía para abstraerse de los problemas de la gente que se siente y empieza, generalmente, a hablar de cosas negativas y le dejaban esa “carga”, Pepe indicó que “lo tomo como de quién viene. Hay cosas graves y cosas que no se justifican. La gente viene a descargarse. Hay personas que arrancan a hablar mal entonces yo respeto el silencio. Cuando el cliente viene y habla hago lo mismo que él. Si habla, hablo. Si no, no”

Me guio por el sentido común porque todos somos parecidos. Un día una persona me preguntó cómo se hace para perdonar. Yo no soy psicólogo. Le dije: Según lo que tenga que perdonar. Perdonar es divino. Y le pregunté qué le pasó. No podía perdonar a la persona que había abusado de su hijo. Ahí a uno se le cae todo. Qué le decís?. Y uno ahí quiere hablar de fútbol pero la persona está buscando ayuda. La cosa sale ahí en el momento….Le pregunté cuánto hacía que había pasado y había sucedido diez años atrás. Le dije que no permita que eso le saque la alegría más tiempo. Creo que le sirvió”

A lo largo de los años Messina aprendió  queHay gente que viene por la charla. Hay mucha gente sola. Que están solas. Tengo para escribir un libro. El otro día entro un señor medio parco. Le cortó el pelo.Me da indicaciones y me dice que está cansado de los peluqueros modernos porque le cortan mal el pelo. Era marino. Ex marino. Tendria 70 años. Le hago la media americana. Otro día vuelve y me dice que le hiciera lo mismo. Y en ese momento entra un muchacho ex combatiente, se conocen, y empiezan a hablar”

Al continuar con la historia relató que “este ex combatiente había sido camillero en la guerra de Malvinas. Y el otro había sido enfermero de un barco. No me acuerdo qué barco. Y lo mandaron a la morgue del barco al enfermero. Y empiezan a hablar de un caso. Y el otro le contestaba. En un momento se va el que era camillero y quedé solo con el enfermero. Y me cuenta que quedó muy mal porque el estaba en la morgue del barco, un freezer, y cuenta que cuando caen en manos de los ingleses los llevan detenidos y piden de abrir la morgue a ver si había gente fallecida. Cuando abrieron, entendieron que los últimos tres cuerpos habían estado vivos. Porque estaban sentados. Y él siempre tuvo la idea que de haber sabido eso lo hubiera salvado. Él lo contó en Campo de Mayo y le dijeron que olvidará. Pero hasta ese día no lo había podido olvidar.

Finalmente cuando le preguntamos se había pensado cambiar de ciudad o irse del país ante las crisis que han sacudido a quienes encabezan sus propias y hasta unipersonales empresas.”No. Tuve la oportunidad en el 2001,pero nó. Tengo doble ciudadanía. Pero le puse el pecho a las balas acá. Me gusta esto y mi país” y si bien no le falta mucho para jubilarse, afirma que “seguiré trabajando las 8 o 10 horas diarias en esto que amo.”

 

Powered by keepvid themefull earn money