Guardavidas: Ellas vienen marchando… y se ganan un lugar con esfuerzo y capacidad

Valeria Fernández y Lorena Silva llevan 22 años ejerciendo la profesión de guardavidas mientras que Gloria Navarro ya alcanzó los 16 años de trabajo. Belén Granone, solo 4. Teniendo en cuenta el pleno desarrollo de la temporada de verano en Mar del Plata y la fuerte experiencia laboral que las caracteriza, éstas dialogaron con “el Retrato…”reconocieron la falta de elementos básicos y esenciales que existen en muchos balnearios de la zona sur de Mar del Plata como así también recordaron sus inicios en la carrera. Ellas hablaron de la profesión que eligieron y el lugar que día a día, se van ganando con esfuerzo y capacidad.

“Tengo familia, en la que varios fueron guardavidas. Siempre me gustó mucha la playa, la naturaleza y el contacto con el mar. En el momento en que tenía que decidir qué hacer apareció la posibilidad de hacer el curso en esta profesión, mientras estudiaba otra cosa en la universidad”, recordó Valeria en diálogo con “el Retrato…”

En tal sentido, la mujer reconoció que hoy su único trabajo es el de guardavidas y que se puede vivir dignamente de dicha profesión, aunque también comentó que estuvieron –junto a su pareja- viviendo varios años afuera del país. “Este laburo te permite tener una vida bien, aunque no muy lujosa. Tenes que tener una buena programación en relación a lo que uno va a gastar, porque uno cobra el sueldo 5 meses y después hay que hacer durar el mismo todo el año”, explicó.

Por su parte, Lorena una vez que se recibió de guardavidas comenzó a trabajar en hoteles y en unas playas de la localidad de Mar de Cobo. “Yo tenía un tío que era guardavidas legendario. Lo acompañaba a hacer la recorrida cuando iba puesto por puesto. En su momento él era jefe cuando yo era chica. En ese momento fue cuando me empezó a sonar estudiar esto”, relató a la vez que confesó: “Nunca pensé que iba a lograr trabajar inmediatamente, porque siempre veía que eran todos hombres”.

“Cursé, se me dio, pude empezar a trabajar y por currículum entré en un balneario privado del sur. De ahí no me moví de las playas del sur”, sostuvo Lorena en diálogo con “el Retrato…” a la vez que valoró que sus compañeros de trabajo “siempre fueron respetuosos. No hubo problemas, porque si uno hace bien su trabajo, se puede trabajar a la par. En algunas cosas los hombres son más fuertes, más rápidos, pero en general es un trabajo en conjunto”.

Además, confesó que el hecho de ser mujer en esta profesión le aporta una cuota “más intuitiva” en algunas situaciones como así “otro timing que el hombre”, pero aseguró que igualmente “es un trabajo en conjunto el que se hace. Tanto el varón como la mujer podemos responder a lo que nos demanda el mar”.

Gloria Navarro que tiene 16 años ejerciendo esta profesión se encontraba estudiando para ser profesora de educación física hasta que un verano se dio cuenta que hacer el curso de guardavidas le sumaba a su carrera. “No soy una gran nadadora, me costó un montón, pero lo hice. Cuando hice el curso éramos 5 mujeres dentro de 90 aspirantes a guardavidas”, explicó la también profesora de educación física, que se desempeña tanto en el nivel secundario y terciario y que estuvo trabajando incluso cuatro temporadas en España tanto en pileta como en mar.

CAPACITACIONES A LOS LARGO DEL AÑO

Consultadas por “el Retrato…” sobre cuál fue el rescate que más les costó realizar, recordaron diferentes casos. “En Santa Clara del Mar, estaba haciendo una suplencia y muy confiada con la playa cuando me tiró contra un espigón. Éramos dos guardavidas y cuatro víctimas, una familia. Eso me quedó grabado, porque el hombre entró en pánico y se desespero. Entre manotazos me golpeó incluso”, señaló una de ellas a la vez que advirtieron que “siempre con prevención y estando atentos se pueden evitar problemas en el mar”.

A su vez, agregaron que “lo importante es saber trabajar en equipo y en grupo. Tenes que tener confianza con la gente que trabajás, sean hombres o mujeres”. En relación a la reacción de los turistas cuando ven guardavidas mujeres trabajando en la playa, indicaron que “muchos se sorprenden, te miran, vienen y te preguntan algo, pero la realidad es que está más aceptado ver chicas en esta profesión, es más natural”.

Seguidamente, las guardavidas de la zona sur de Mar del Plata hicieron hincapié en el entrenamiento o capacitaciones que deben seguir durante todo el invierno. “No se puede dejar para la temporada lograr un buen estado físico. Cuando sale la oportunidad de hacer cursos de perfeccionamiento lo hacemos e incluso damos una prueba de suficiencia anual y muchas en el marco de eso se hacen capacitaciones de RCP, donde se dan todas las actualizaciones que hay en el mundo”, indicó.

En función de ello, se refirieron a que en muchos balnearios municipales no cuentan con nuevos elementos o con capacitaciones de RCP mientras que en otros privados sí. “Soy guardavidas municipal y no contamos con esos elementos, no los ha brindado aún. Por lo que, nos asistimos con algún balneario privado que lo tenga y esté cerca”, sostuvo una de las profesionales.

“Estamos faltos de elementos básicos –sea una casilla, tarima, entre otros- para asistir a una persona en las playas. Hay compañeros a los que les han incendiado las casillas y el municipio todavía no se ha hecho responsable, dicen que no hay material y todo es a pulmón, porque tenés que estar 5 meses a la intemperie, lo cual no es fácil. Son 6 horas de trabajo expuestos al viento y al sol”, explicó a la vez que agregó: “Hay mucha carencia de materiales esenciales, sobre todo en esta zona”.

Asimismo, otra de las trabajadoras apuntó que, no solo faltan los elementos básicos para asistir a una persona sino que también faltan guardavidas” y remarcó que por ello, se encuentran “inmersas en una lucha y trabajo diario”.

RECLAMAN MAYOR CANTIDAD DE GUARDAVIDAS

“Estamos tratando de sacar a la luz el cumplimiento de la Ley 14798 y que se hagan los controles para que haya la cantidad de guardavidas que tiene que haber por metro de playa y de afluencia de gente. Hay muchos balnearios del sur que solo tienen un guardavidas cuando debería había 2 ó 3”, completó a la vez que aclaró que “las playas del sur están siendo muy masivas, sobre todo los fin de semana, y hay un solo guardavidas en la orilla”.

En relación a ello, reconoció que se ayudan en general con el guardavidas del balneario de al lado. “Es una cadena, pero si el guardavidas tiene que estar asistiendo un rescate y en el balneario vecino hay otra situación en el mismo momento, no la puede ver”, comentó a la vez que se dirigieron a todas las chicas que desean ser guardavidas y les aconsejaron que lo hagan “con ganas, bien, con profesionalismo, que se defiendan y puedan trabajar de la mejor manera posible”.

“Esta es una profesión hermosa te da muchas satisfacciones. El solo hecho de realizar un rescate te hace dar cuenta que tu profesión está realmente bien cumplida. Es super lindo y hay que hacerlo”, concluyó otra de las profesionales de la zona sur de Mar del Plata y agregó que “es un trabajo muy gratificante”.

Por último, describió que las guardavidas que están desde hace mucho tiempo allanaron mucho el camino para las nuevas generaciones, “pero aún quedan cosas por conseguir” y agregó que pudieron lograr un reconocimiento, más allá de algunas situaciones en puntual de discriminación que aún siguen existiendo. “Hay mucha más tolerancia, compañerismo, todos estamos igual de capacitados y después es formarte como profesional”, concluyó.

Powered by keepvid themefull earn money