Alejandra Eden, convertida en la vedette sensación del verano teatral marplatense

A los 19 años hizo las valijas y partió de su 9 de Julio natal hacia la Capital con un sueño: triunfar en el mundo artístico. Hoy, casi diez años después, debutó  como vedette en  La Fiesta Inolvidable que encabeza Flor de la V  y obra de la que participan Yayo, Nazareno Mottola, Gabo Usandivaras, Mariquena del Prado, Georgina Tirotta, Bianca Iovenetti, Jasmin Corti, María Castillo de Lima y Rebo Mago, está viviendo un momento especial.

“Es algo lindo que esperaba. Me encuentro con gente muy profesional. Con mucha calidad humana porque está bueno el compañerismo y la buena onda. Es muy hermoso lo que estoy viviendo” nos dice Alejandra Eden en visita a “el Retrato…”.

En relación a su presencia en la temporada marplatense contó que “Juan (Alzúa) me había visto. Lo tenía en facebook y veía lo que hacía en Buenos Aires. Un día me habló y nos juntamos. Le gustó mi perfil y me dijo que me quería trabajando con él. Nos juntamos el año pasado para la obra Bien Argentinos y después este año que pasó me dijo de hacer algo. Luego me llamó y estoy cumpliendo parte de mi sueño””

– Entró por la puerta grande…?

– Sí. En las mejores manos. Juan, Chechu, Gustavo, toda gente muy humana y eso me hace feliz. Sentirme bien en el trabajo. Yo no soy bailarina. Estoy más como vedette y hago partes con Horacio (Sansiviero). También hago una apertura. Me cuesta bailar porque todos son bailarines de años, pero está bueno tener una coach como Georgina (Tirotta) que diseña lo poco que hago.

– Cuánto tuvo que ensayar por día para lograr estar a la altura de la exigencia?

– Bastante. Muchas horas. No acá. Esto de ser vedette es una buena experiencia y me gusta. Después, lo que es actoral y la parte de sckechs también me gusta. Me encantaría aprender a bailar bien. Profesionalmente. Creo que de a poco le voy a ir tomando el ritmo. De hecho venía tomando clases personalizadas en Buenos Aires con Juanpi Bataglia.

La morocha de los ojos claros , que también estudió para modelo gráfica y publicitaria con Anama Ferreyra, canto con Romina Cerri, teatro en el Centro Cultural Alberto Olmedo y con Lito Cruz, afirma  que antes de subir a las tablas del Teatro Corrientes  “Ya me había puesto el conchero”  pero enseguida aclara que “fue algo muy pequeño en Buenos Aires” , acotando que “ La vedette debe llevarse bien con su cuerpo. No hay cómo esconder nada.”

Alejandra, cuyas medidas son 95 – 62 – 92 incursionó también en el modelaje “e hice varios casting, aunque en muchos no pasaban , o por mi altura (mide 1,60) o mis medidas; pero nunca bajé los brazos. Soy una mujer luchadora sin límites”, para luego expresar que “No siento odio en la vida por nada en el mundo. Si me dan bronca las injusticias, detesto las mentiras y la traición”, considerándose como persona “muy soñadora, solitaria, hiper sensible, amable, con principios y valores”.

Hoy en su currículum se puede ver que ha trabajado en Peligro Sin Codificar, La Noche Del Domingo, Viudas E Hijos Del Rock All Roll -Curvas Peligrosas Con El Teto Medina, Informadísimos con Carlos Monti. (Magazine) . También ha tomado parte en desfiles en Am Telefe, Tabatha, Ona Saez,  Amores Perros (America Tv) ,Fashion Week 2016 Luciano Marra; mas tapa de diversas revistas .

– Qué le gusta más de su cuerpo para destacar en el trabajo?

– Creo que lo que más me gusta es mi cara. Los ojos. Tenemos eso de que a una siempre le falta algo… yo siempre me veo blanca. Pero hay que aceptarse como uno es. El cuerpo perfecto no existe. Todas tenemos celulitis y estrías. Lo que más me gusta de mi es la cara. No soy de reírme y tuve que trabajar el hecho de sonreír. Ahora no me cuesta pero en los ensayos me lo marcaban. Soy seria y so a veces me juega en contra”

Alejandra recuerda que “a los 19 años me fui con muchos sueños en mis valijas. Soy gestora y había comenzado abogacía, pero el mundo artístico es mi pasión. Concreté  sckechs y bolos en novelas. Hasta que empecé a estudiar actuación. Con Lito Cruz, y otro profesor que no voy a nombrar. Me gusta mucho el teatro.

Reconoció que “me costó mucho llegar acá. He pasado castings. No todo el mundo es Juan Alzúa. Partamos de esa base. Entonces hay mucho versero. Cuesta mucho. Quizás debería haber llegado antes, pero nunca cedí nada a cambio de  un lugar”, para remarcar que  “Me ha pasado de frustrarme. De ir a castings y rebotar. Yo no soy modelo de pasarela. Y he ido y me han dicho que no me daba la altura o que tenía mucho pecho. Me ha pasado no quedar por esas cosas”.

– Esto es una revancha?

– Sí. No es nada fácil porque hay muchas chicas divinas y yo me manejo sola. No tengo representante. Quizás eso me juegue en contra, pero hoy las cosas se han dado de esta manera”

Alejandra  reconoce que además de las tablas “amo hacer producciones fotográficas , ya que allí me veo sensual como soy en cada momento de la vida. Me encanta poder mostrar las curvas femeninas. Para mí la expresión corporal del cuerpo femenino es arte”.

Antes de retirarse de “el Retrato…” y  al referirse a su actual estado sentimental , afirma estar sola. “No hace mucho salí de una relación de varios años. Estando en este ambiente es muy difícil , ya que es un mundo muy particular”, aunque no pierde la esperanza de conocer “ un hombre me conquista siendo romántico, atento, fiel, humilde, trabajador, que le guste viajar, que tenga un poquito de locura aventurera y que me acompañe en mi sueño”.

Fotos: el Retrato y Eduardo Aguada

Powered by keepvid themefull earn money