Dimas J. Pettineroli Rol de los militares diferencian las crisis en Bolivia y Chile

Hace 10 días publicábamos en este apreciado portal, lo siguiente:

“No me asombraría que Piñera termine recortando su mandato llamando a elecciones o Constituyente este Noviembre.

En Bolivia los problemas son pos elecciones. La derecha dice que Evo hizo fraude. La gente salió a la calle y los choques ya han dejado víctimas y daños importantes.

La oposición pide balotaje. Morales resistirá todo lo que pueda. Pero Mesa tiene el apoyo de Donald. Final imprevisible.”

Y fue exactamente lo que ocurrió.

¿Bola de Cristal? No. Seguimiento permanente durante décadas de lo que ocurre en los países del cono sur de América, análisis cuidadoso de la gestión de los factores de poder en cada Nación y sus comportamientos a lo largo de los últimos 50 años.

¿Por qué decimos CRISIS EN BOLIVIA Y CHILE: PARECIDAS Y DIFERENTES? Porque la foto es igual: miles de ciudadanos en las calles, quemando, rompiendo, muriendo, con muchos heridos y detenidos por todos lados. Sin embargo el “detrás de la imagen es muy diferente”.

Tanto Juan Evo Morales Ayma como Miguel Juan Sebastián Piñera Echenique hace 10 días tenían respaldo militar completa.

Ambos Jefes de Estado, de origen democrático, habían elegido cuidadosamente al generalato que iba a respaldar su gestión hasta las últimas consecuencias. Léase, reprimir posibles reacciones populares por distintas circunstancias.

Entonces Evo cometió un  grueso error político, un fraude grosero (certificado por la OEA) en la presidencial a la que asistió violando disposiciones constitucionales y lo resuelto en Plebiscito, los bolivianos lo repudiaron, salieron a la calle con todo desde Santa Cruz de la Sierra. Entonces los mismísimos generales amigos suyos cumplieron con la norma de “sugerir” acciones para solucionar problemas coyunturales. Y le sugieren legalmente a Evo, “renunciar”.

Al sentirse solo, Morales demite y abandona el país. Y comienza a escribirse otra historia, en pleno desarrollo.

Lo de Chile, parecido por la foto callejera, tiene un fondo muy diferente. Piñera resiste porque tiene el soporte solido de los militares y los carabineros.

No tiene fuerza política pero si respaldo armado y eso lo torna fuerte, insensible e incapaz de leer correctamente la tremenda, inédita e insólita situación que atraviesa la Nación que dirige.

Sobre todo que lucha contra un fantasma con formato de multitud: la anarquía. La rebelión no tiene Jefes, ni partidos ni organización estructurada. No hay voceros, ni jefes, ni delegados, ni representantes. Nada. Solo desorden, grito, sangre, fuego y destrucción.

Alguien diría: ¿y esto con que se come? Nadie sabe.

Me duele inmensamente ver como los propios chilenos destruyen un país modelo, con los mejores servicios públicos del continente.

Me espanta ver la represión que me retrotrae a los tiempos de Pinochet.

Y lo curioso, dramático, traumático, es ver que ninguna de las 2 partes vislumbran que están en un infierno mortal.

Simplemente hoy podemos decir, amanecerá y veremos. Todo está por escribirse en Chile.

Abrazo a todos

Dimas J Pettineroli – [email protected]

 

 

 

 

Powered by keepvid themefull earn money