DIMAS J. PETTINEROLI: Ensalada de números para el balotaje

Exclusivo desde Margarita Island) Es rigurosamente cierto: las elecciones presidenciales argentinas 2019 todavía no ocurrieron. Sin embargo las PASO, sobre las que la mayoría decía “no sirven para nada”, tuvieron un efecto gatillo que disparo balazos que hirieron a gran parte del aparato oficialista empezando por Macri, siguiendo por Vidal y de ahí para abajo decenas de intendentes en toda la Argentina.

“Fue una elección muy mala para nosotros” reconoció el Presidente enojado consigo mismo y sobre todo con el equipo en el que el confió su vida política y termino estrellándolo por soberbia, incapacidad y una ausencia de realidad que hasta Mirtha Legrand se lo reprocho 10 meses antes en su mesa a la pareja presidencial, que por cierto se molestó mucho.

Los únicos que no se dieron la cuenta que se les venía la noche (y no encendieron las luces) fueron los intocables Duran Barba, Carrio, Carolina, Horacio y el Gran Marcos Peña. La famosa “Mesa chica”.

Cuando sus candidatos provinciales eran derrotados en las elecciones de gobernador, negaban el drama diciendo que “la presidencial es otra cosa”. Las diferencias en contra fueron mayores.

ALBERTO POR 4.084.249

Si hacemos una prolija ensalada de números, vemos lo siguiente.

Las cifras oficiales, muy demoradas, consignan una diferencia impresionante.

Alberto Fernández gano con una diferencia de 4.084.249 votos, imposible de “darla vuelta” de un solo toque.

Equivale a 49.49 % a 32,93%

Lo que sí está claro es que si esos números se repiten el 27 octubre Alberto y Cristina gobernaran desde el 10 de diciembre.

Lo que sí es posible matemática y fácticamente, es luchar para pasar a la segunda vuelta.

En términos porcentuales debiera darse que Alberto pierda 4.50 % y Mauricio coseche 2.08 % más.

ES más fácil que Macri suba que Alberto baje tanto.

El Presidente puede rasguñar entre votantes de Lavagna, Espert y Gómez Centurión.

Lo complicadísimo es que gente que voto y gano, cambie.

Suena sencillo pero son miles y miles de votos en toda la República.

Claro que para que esto se de la campaña de Juntos por el Cambio tiene que ser totalmente diferente a lo que estoy viendo por tele. Débil, tímida. Lavadita, incolora, inodora, insuficiente.

En una próxima analizaré los números de General Pueyrredón y Bahía Blanca.

Nada esta definido, aun allí.

Abrazo caribeño para todos.

[email protected]

 

 

 

 

 

 

Powered by keepvid themefull earn money