Cosecharás tu siembra….

No hay duda alguna que tanto Carlos Arroyo como Hernán Mourelle han generado demasiado odio y hoy están “cosechando” lo que han sembrado.

Por un lado un intendente convertido en “títere” de los designios del Secretario de Hacienda que tiene la “grilla” completa de peleas: productores rurales, municipales, docentes, artistas, productores teatrales, desocupados, artesanos…por nombrar solo algunos , ya que la lista sería mas que importante.  Por otro,  el Jefe Comunal,  que está ligado por más que quiera diferenciarse con quien es el verdadero hombre fuerte de un Gobierno,  hace agua por donde se lo mire.

Por estas horas Mourelle no fue literalmente linchado a no ser por la presencia , primero de dos policías  y luego de integrantes del Cuerpo de Infantería que lo rescataron de un taxi que abordó en su desesperada fuga de la furia de las maestras, pero que no pudo circular.

 Lo tuvieron que ir a rescatar y arrastrarlo de su humanidad para subirlo a un patrullero y escapar a toda velocidad de la cercanías de la Municipalidad .

Así esta este Gobierno Municipal con un intendente que a esta altura de la gestión muestra, por más que se quiera ocultar, que el Gobierno le quedó grande.

¿No pudo, no supo o no quiso?

Seguramente ahora  saldrán a hablar de infiltrados. De gente que reniega de la democracia , esa  que, desde el Ejecutivo,  ni siquiera honran con el diálogo o con el respeto a las decisiones judiciales. Arroyo y su troupe solo aplican los “artículos” que lo favorecen.

Hoy fue el quite de la bonificación docente, una medida de dudosa legitimidad, fue la chispa que pudo llegar a desatar hechos con  consecuencias imprevisibles. Es solo una muestra entre las decenas de conflictos generados desde el Palacio Municipal.

Por estas horas desde el entorno del  Jefe Comunal también trabajan en el cierre de posibles acuerdos políticos con miras a las PASO, hecho de dudoso final feliz, atento a que no le ha quedado casi nadie sin pelearse.

Una prueba está en que ni sus propios socios de la UCR y la CC, avalan su forma de gobernar. Las críticas la sufren en el propio Deliberante y el rechazo a propuestas que llegan desde el Despacho Principal.

Evidentemente el Gobierno Municipal  está cosechando lo que ha sembrado. Una gestión que llegó para cambiar la historia de la ciudad, pero que atento a lo visto,  la ha hundido en la más profunda de las oscuridades.

Miguel Avellaneda

Powered by keepvid themefull earn money