Tarde de furia al conocerse la condena a Federico Sasso de 6 años de prisión

En el marco de la causa que se seguía en su contra por estar acusado de atropellar y matar a Lucía Bernaola en la madrugada del 4 de junio de 2017,  finalmente éste viernes el tribunal Oral Criminal N° 1 departamental decidió que Federico Sasso sea condenado a 6 años de prisión y 10 de inhabilitación especial para conducir por el delito de “homicidio culposo calificado por conducción temeraria y lesiones culposas”.

Al conocerse la condena en las afueras de Tribunales donde se habían agolpado familiares, amigos de la malograda  joven e integrantes de diversas Ong, se vivieron momentos de tensión y de furia en repudio de la resolución judicial.

Hugo algunos que la emprendieron contra los portones que dan sobre la calle Tucuman, y los gritos e insultos contra jueces, policías e inclusive periodistas , se hicieron sentir con fuerza. También algunas de las jovencitas, mas dolidas, gritaban a viva voz que lo iba ir a buscar a (Federico) Sasso para matarlo.

En tal sentido, este viernes los jueces Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y Juan Manuel Sueyro (que reemplazó en el tribunal a Aldo Carnevale)  resolvieron imponerle a Sasso a la pena de 6 años de prisión y lo inhabilitaron para manejar durante 10 años, aunque no irá a prisión porque por mayoría los jueces decidieron mantenerle el beneficio del arresto domiciliario hasta que la condena quede firme. De esta forma, el fallo provocó gritos y enojos entre los allegados a la víctima.

Bajo la calificación de “homicidio simple con dolo eventual” los acusadores habían pedido penas de 12 y 10 años de prisión como así también habían coincidido en pedir una inhabilitación para conducir por 10 años y que a Sasso se le revocara el beneficio del arresto domiciliario.

Por su parte, el abogado de Sasso, Facundo Caparelli, había solicitado durante el juicio que se rechace la acusación de homicidio simple con dolo eventual, y que el joven sea condenado a una pena de ejecución condicional adecuada a derecho y al mínimo de la inhabilitación prevista.

Capparelli remarcó que los jueces tomaron como agravante la “culpa temeraria”, pero no consideraron las agravantes de la alcoholemia -también por mayoría y no por unanimidad- al rechazar la validez del test realizado ni el exceso de velocidad “porque el agravante exige que se sobrepase por 30 kilómetros el máximo de velocidad permitida”, según remarcó tal como lo había sostenido en su alegato.

Aunque prefirió no dar una calificación sobre la sentencia, Capparelli señaló que podría llegar a ser “excesiva”, debido a que solo uno de los tres agravantes fueron considerados. Los jueces decidieron no aplicar los agravantes del test alcoholimétrico o el exceso de velocidad, pero sí tuvieron en cuenta el agravante de la conducta temeraria. 

En esa misma línea, el abogado remarcó que Sasso no cuenta no antecendentes penales.  En los próximos días, Capparelli dijo hará un estudio más profundo de la sentencia y analizará si considera la apelación. |

 

Powered by keepvid themefull earn money