Arroyo implementa obras a bajo costo y acuerdos políticos con cooperativas de trabajo

Contención del conflicto y mano de obra barata; la ecuación resulta positiva por donde se la mire. Y el gobierno de Carlos Arroyo, distante en términos ideológicos de las dinámicas y posiciones de los movimientos sociales, lleva adelante un aceitado mecanismo de utilización de convenios con las cooperativas de trabajadores vinculadas a organizaciones.

Con un pragmatismo que, ya transitando su último año de mandato, nunca fue una de sus grandes cualidades como conductor de la ciudad, el intendente profundizó en 2018 su vinculación con las organizaciones sociales para realizar obra pública de pequeña escala y para la provisión de servicios.

Es una herramienta política que, bien usada, tiene un potencial enorme”, reconocen por lo bajo en el oficialismo. “En muchos casos sirvió para contener los reclamos de las organizaciones más radicales. Ellas se llevan puestos de trabajo para seguir militando en el territorio y nosotros, además de destrabar el conflicto, podemos desarrollar obra de baja intensidad en la periferia de la región, donde las ofertas no son tentadoras para empresas de la construcción”, evidencian con sinceridad. Y otro plus, no tan confesable: los costos para llevar a cabo las iniciativas son menores que los del mercado, con una mano de obra más económica, que muchas veces dispone de una  subvención con algún plan vinculado al Ministerio de Desarrollo Social, como los casos de los ex Argentina Trabaja, ahora reconvertidos en Haciendo Futuro.

Conexiones políticas

En el abanico de grupos y referentes que forman parte de la trama hay para todos los gustos. Por caso, dos de las cooperativas más favorecidas tienen estrechas relaciones con el ex intendente Gustavo Pulti. Avanti Morocha responde a Dante “Cacho” Albornoz, referente pultista en barrio Libertad, y realiza actualmente tareas de limpieza en parques y plazas con un contrato de tres meses por 480 mil pesos. Además, mediante la contratación directa Nº 11/18, accedió a obras de colocación de membrana por 220 mil pesos.  Las conexiones se extienden hasta elpuerto: Albornoz tiene llegada directa a la comisión directiva de Aldosivi, donde, también, tiene su protagonismo el secretario privado de Arroyo: Hernán Tillous.

La Cooperativa del Parque, también, ocupa un rol de privilegio en la cartera de proveedores del Municipio. Su referente es Julio Locatelli, quien se desempeñó como Director General de Servicios en el Ente Municipal de Vialidad en el gobierno de Pulti. Además de tener un convenio idéntico al de Avanti Morocha por limpieza en la vía pública, también cuenta con un importante acuerdo con OSSE por $413.716,65, en el marco del Plan Fuga Cero. 

Sin margen de elección

Los reclamos por las condiciones de contratación son recurrentes por parte de las cooperativas, muchas de las cuales sostienen la dificultad de encarar las obras. “Es un mecanismo muy perverso. Primero tenés que comprar los materiales, pagar los sueldos, y después te pagan. La mayoría de las cooperativas de organizaciones sociales no tienen esa espalda”, explicó un referente del sector.

A esos gastos se suman el pago de los seguros de caución, de trabajo para los empleados, contra terceros y el seguro de obra. “Perdemos por un lado, perdemos por el otro; por eso, muchas nos fuimos retirando de ese sistema”, agregó.

Ruidos con Nación

Otro espacio desde donde se generan vínculos con las cooperativas es el Programa Federal de Mejoramiento de Viviendas “Mejor Vivir”, dependiente del Instituto Nacional de la Vivienda. A partir de un acuerdo con la Municipalidad de General Pueyrredón, en 2015 se pusieron en marcha unos 300 cupos destinados a la terminación, ampliación o refacción de viviendas de grupos familiares que no tuvieran acceso a las formas convencionales de crédito.

Pero en marzo de 2018 estalló el conflicto, cuando se cortó la cadena de pagos, lo que generó un acampe de casi un mes por parte de las organizaciones afectadas. Comenzaba a emerger una figura que daría mucho que hablar en los siguientes meses: todos señalan un “cambio de modalidad” en los pagos por parte del secretario de Hacienda, Hernán Mourelle, como responsable. Los fondos de Nación, eso sí, eran girados en término.

Tensión con los municipales por la utilización de cooperativistas

A principios de año, y cuando la retención de tareas del Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) iba por la tercera semana, Arroyo anunció la contratación de una cooperativa para realizar tareas de limpieza en el microcentro. “Esto es durante el verano, yo no voy a apostar más a este tipo de situaciones, vamos a trabajar todo lo que sea necesario, con cooperativas y con quien sea necesario, para mantener la ciudad limpia“, dijo el intendente.

Como era de esperar, el anuncio profundizó las rispideces con los trabajadores, que rechazaron la iniciativa “rompehuelgas” de Arroyo. Con la finalización de la medida de fuerza, las tareas de las cooperativas prosiguieron. Eso motivó un reclamo del STM ante el Ministerio de Trabajo bonaerense, realizada el 23 de enero. “Son plazas en las que, siempre, estuvo a cargo el personal de mantenimiento del Municipio. No tenemos problemas en que trabajen las cooperativas, pero deberían hacerlo en otros espacios en los que no esté designado el personal municipal”, indicó su secretario general, Antonio Gilardi.

La CTEP, por su parte, tildó al gobierno de “sinvergüenza”, que “se acuerda de las cooperativas cuando puede utilizarlas para bajar salarios descaradamente”. Además llamó “a no ser parte de esta estrategia política miserable del gobierno municipal para avasallar los derechos de los laburantes y dividir al movimiento obrero”. 

Contratación directa, la modalidad favorita del arroyismo

Al momento de echar mano a los otorgamientos de obras y servicios a las cooperativas, la contratación directa se impone como el mecanismo preferido del gobierno municipal. Contemplada como una de las formas de vinculación en el artículo 156 de la Ley Orgánica de Municipalidades, es el medio más directo y menos burocrático para llevar adelante.

La herramienta aparece como una excepción a los medios más rigurosos para la “compra de  bienes y/o contratación de servicios producido por Talleres Protegidos y toda otra instancia  protegida de producción debidamente habilitada, registrada y supervisada por el Ministerio de Acción Social o aquél que haga sus veces”. Y en este caso, las cooperativas se enmarcan en esa situación. Por ejemplo: el Emsur la utilizó como el único mecanismo en sus ocho contratos, al igual que Desarrollo Social en sus dos casos.

Los concursos de precios emergen como la modalidad empleada por OSSE, donde en sus cinco casos se han dado situaciones de competencias entre distintas cooperativas. Finalmente, la forma más rigurosa, la licitación, fue la más empleada en Hacienda (tres veces), y dijo presente en Obras y Planeamiento (dos). En estos casos se trató de una licitación privada, es decir, donde sólo podían competir aquellas cooperativas invitadas. En caso de haber sido públicas se hubieran medido con empresas privadas, las que habrían tenido mejores condiciones para imponerse.

Sin inscripción en el registro municipal

De las 19 cooperativas de trabajo con las que el Municipio implementó convenios durante 2018, sólo cinco cumplen el requisito de estar inscriptas en el Registro de Proveedores. Primero de Mayo, A Trabajar, El Hormigón, La Unión y Sapucay son las únicas que de este modo estarían habilitadas a vincular con la Municipalidad de General Pueyrredón. Un detalle que los funcionarios responsables de compras pasan por alto, por lo que podrían ser sancionado por el Tribunal de Cuentas. “Es una irregularidad, y tendemos a que se vayan inscribiendo una a una, pero la prioridad es ser ejecutivos”, reconocen, por lo bajo, en el gobierno.

La puesta en valor de las plazas, en el top del ranking

Los convenios por obras y servicios que realizan las cooperativas para el Municipio atraviesan varios rubros. El favorito, por su repetición, es la puesta en valor de plazas, de las que se realizaron un total de ocho en la periferia de Mar del Plata en convenio con el Emsur. Hacienda, por su lado, se focaliza en la limpieza de zonas céntricas, mientras que Obras y Planeamiento pone su atención en reparaciones en salitas sanitarias, establecimientos educativos y sociedades civiles.

En tanto, Desarrollo Social realizó reparaciones en el Centro de Desarrollo Infantil Belgrano Santa Teresita. Finalmente, OSSE utiliza los convenios con cooperativas para tareas complementarias en obras complejas: reparación de veredas y sumideros y señalización.

Fuente: www.lateclamardelplata.com.ar

 

 

Powered by keepvid themefull earn money