Violencia de género: “Con el final de este juicio voy a cerrar una etapa de mi vida”

Dos años y cinco meses después, el hombre acusado de amenazar, golpear, violar con una botella y obligar a su ex pareja a que tuviera relaciones con un perro en un campo de Estación Chapadmalal comenzó a ser juzgado en el Tribunal Oral Criminal N°3 de la ciudad. “Con el final de este juicio voy a cerrar una etapa de mi vida”, confesó la víctima, Paola Campos, en diálogo con “el Retrato…”

Después de varias demoras y retrasos, este lunes finalmente -y luego de la feria judicial- los jueces Facundo Gómez Urso, Mariana Iriani  y Aldo Carnevale comenzaron a juzgar a Alejandro Mendoza, que permanece detenido en la Unidad Penal de Batán, bajo la acusación de abuso sexual gravemente ultrajante con acceso carnal y privación ilegal de la libertad.

Paola Campos, de 37 años, dialogó con “el Retrato…” y confesó: “El lunes que me tocó declarar, estaba muy nerviosa, me temblaban las piernas y pedí que él no estuviera en la sala. Luego, su defensa pidió un careo y lo tuve que aceptar, porque esa iba a ser la única manera de desahogarme, de poder decirle por primera y última vez lo que esa noche no pude”.

“Eso me hizo muy bien. Él había dicho que nunca me golpeó en el rostro o espalda como también negó haberme forzado a tener relaciones con el perro, decía que en el campo no había ningún perro. Después de eso, me saqué, le dije que dejara de mentir, porque él iba a seguir preso y se iba a hacer justicia todo esto”, señaló.

Además, precisó que le dijo a Mendoza en ese careo: “Ese día no me pude defender, porque sino me mataba, pero que ojalá que eso que me había hecho a mí, se lo hagan los compañeros ahora en la cárcel a él. Estaba muy sacada, le grité y le pedí que no mintiera, porque ya no servía de nada”.

Paola se refirió a que el juicio representa “un cierre” para esta historia de tanto dolor. “Esperemos que se haga justicia de una vez por todas, lamento las personas que han pasado por situaciones similares y hoy no lo pueden contar, pero en mi caso espero que no quede nada impune”,afirmó.

“Ayer me enteré que los jueces que intervienen son los mismos que estuvieron en el caso de Lucía Pérez, así que le pido a Dios que esta vez respondan como corresponde. Espero que sea justicia y que no lo absuelvan a Alejandro, que pague lo que tenga que pagar”, sostuvo.

En relación a la actuación de las partes en el juicio, la joven de 37 años indicó que “el juicio se iba a ser en marzo, pero el abogado anterior renunció a la causa y ahora lo defiende una mujer” y agregó: “Los jueces y el fiscal se portaron muy bien conmigo, así que espero que mañana también actúen así. El viernes finaliza el debate y el lunes o martes se sabrá la sentencia”.

Por otra parte, hizo hincapié en que, después de lo vivido con este hombre, no pudo volver a tener una pareja estable. “Hoy en parte pude salir adelante, me ayudó mucho el apoyo psicológico que recibí durante un año en el Hospital Regional. Siempre traté de tener la frente en alto y salir adelante con el apoyo también de mi familia y amigos”, explicó y remarcó: “Con el final de este juicio voy a cerrar una etapa de mi vida”.

El hecho se produjo el 2 de octubre de 2016 cuando la víctima había acordado con el acusado encontrarse en el campo en el que él trabajaba. En ese marco, de acuerdo a la acusación, la mujer llegó al lugar alrededor de las 21 y el hombre -pese a la resistencia de ella a tener relaciones sexuales con él- la golpeó y la amenazó, la abusó sexualmente y hasta intentó obligarla a que mantuviera relaciones sexuales con un perro. 

Finalmente, y luego de que el hombre se durmiera, la víctima pudo escapar alrededor de las 8 de la mañana del día siguiente y tras llegar a su casa fue hacia el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) donde tuvo que ser intervenida qirúrgicamente producto de las lesiones provocadas.

Powered by keepvid themefull earn money