La Corte rechazó el beneficio del 2×1 a para represores condenados por delitos de lesa humanidad

La Corte Suprema de Justicia confirmó los pronósticos y rechazó este martes la aplicación del beneficio del 2×1 para represores condenados por delitos de lesa humanidad.

La votación dejó en evidencia que el presidente de la Corte no tiene un bloque consolidado de apoyo. Esta vez ni siquiera lo acompañó Elena Highton de Nolasco, que votó a favor de rechazar el 2×1 a represores junto a Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti.

El fallo es en rigor un reemplazo del que la misma Corte emitió en 2017 en favor del represor Luis Muiña. Luego de una fuerte movilización popular y un amplio rechazo de todo el arco político, el Congreso tomó nota y aprobó una ley que canceló el beneficio para los condenados por delitos de lesa humanidad.

Ahora, los jueces le dieron validez a esa ley en base el caso Rufino Batalla, condenado a 12 años de prisión por su participación en el centro clandestino La Cacha, quien luego de la resolución que benefició a Muiña también reclamó que se le computara el 2×1 para salir de prisión.

Rosatti consideró “interpretativa” (y por ende constitucional) la ley 27.362 sancionada por el Congreso. En tanto, Rosenkrantz la consideró inconstitucional.

El año pasado, el fallo del 2×1 salió con los votos de Rosenkrantz, Rosatti y Highton, mientras que Lorenzetti (en ese momento presidente del tribunal) y Maqueda lo rechazaron. “Otro fallo del 2×1 podría generar un fuerte rechazo social”, había reconocido semanas atrás Rosatti, adelantando que modificaría su postura y por lo tanto el fallo era un hecho.

La sorpresa la dio este martes Highton (adhirió al voto de Rosatti) que dejó en soledad a Rosenkrantz, el cerebro del polémico fallo del 3 de mayo del 2017. El presidente de la Corte tenía hasta ahora a la jueza como su única aliada fija en el tribunal, pero la vice dio una muestra de autonomía que habrá que ver qué impacto tiene a futuro.

Rosenkrantz ya había sufrido una derrota el mes pasado cuando Rosatti, Lorenzetti y Maqueda votaron un fallo que obliga al gobierno nacional a devolver fondos de coparticipación a La Pampa, justo el mismo día que el presidente del tribunal y Highton almorzaban en la Casa Rosada con Mauricio Macri y Marcos Peña.

También el mes pasado, el trío de jueces le impuso a Rosenkrantz un listado de fallos incómodo para el Gobierno, con el que mantiene un vínculo cercano. En la misma reunión, le cuestionaron a Rosenkrantz la polémica decisión de contratar al subprocurador del Tesoro para manejar la comunicación del máximo tribunal, en una maniobra que le atribuyen a Fabián “Pepín” Rodríguez Simón.

Fuente: LPO

Powered by keepvid themefull earn money