Otro genocida beneficiado con prisión domiciliaria en ¡el barrio Lo Troncos!

Mar del Plata sigue siendo el lugar donde la ¿Justicia? envía a genocidas condenados por crímenes de lesa humanidad con prisión domiciliaria a pasar los últimos años de su vida. Tal el caso del represor Guillermo Horacio Pazos (73), con pena de 16 años de prisión por asesinados juzgados en el marco de la causa Esma. El ex Capitán de Navió (RE) de la Armada vivirá  de ahora en más en una vivienda de dos plantas y más de 250 metros cuadrados de construcción en el categorizado barrio Los Troncos, y que se encuentra ubicada en Olavarria y Saavedra. El beneficio de esa ¿Justicia? le fue otorgado luego de que él lo reclamara bajo el argumento de que sufrió una lesión en su rodilla derecha y que a su edad esa situación le provoca un “déficit de movilidad” y “afecta su dignidad”….Si, tal cual lo lee.

Luego de haber sido sentenciado en noviembre de 2017 a 16 años de prisión en el marco de la Megacausa de la Escuela de Mecánica de la Armada (Esma), Guillermo Pazos se suma a la lista de genocidas condenados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar que llegan a la ciudad de Mar del Plata para gozar de prisión domiciliaria.

En tal sentido el excapitán de Navío Contador (RE) de la Armada e integrante de la sección logística del grupo de tareas de la ESMA, fue beneficiado con la prisión domiciliaria junto a otro represor, Juan Arturo Alomar, bajo el argumento de que sufrió una lesión en su rodilla derecha y que, a su edad de 73 años, dicha situación le provoca un “déficit de movilidad” y “afecta su dignidad”.

En las últimas horas Pazos desembarcó en Mar del Plata para cumplir el arresto en una vivienda de calle Olavarría al 3612 (equina Saavedra)  con cuatro garantes y una pulsera con GPS que controlará sus movimientos.

El genocida llega a la ciudad a pocos meses del escándalo que provocó el arribo del represor Miguel Osvaldo Etchecolatz (83), a quien se le concedió la prisión domiciliaria que empezó a cumplir en su casa del barrio Bosque Peralta Ramos, en la zona sur de la ciudad. Sin embargo, el malestar de los organismos de derechos humanos y de sus propios vecinos terminó, poco después, con la revocatoria del beneficio.

El caso

Guillermo Pazos fue condenado en 2017 en la Megacausa ESMA por el Tribunal Oral Federal N°5 de la Ciudad de Buenos Aires,integrado por los jueces Leopoldo Bruglia, Adriana Palliotti y Daniel Obligado junto a otra importante cantidad de genocidas entre los que se encuentran, entre otros, Alfredo Astíz y Jorge “El Tigre” Acosta

Meses después, el gobierno nacional a través del Servicio Penitenciario Federal, presentó una lista en la Justicia con una importante cantidad de personas privadas de su libertad, entre los que se encontraban al menos 96 represores de la última dictadura, a los cuales sugería como posibles beneficiarios de prisión domiciliaria o libertad condicional.

Dentro de esa lista -también integrada por Astíz- estaba escrito el nombre de Pazos, quien hoy, casi un año después de la resolución que lo condenó, el mismo tribunal le concedió la prisión domiciliaria y en consecuencia fue trasladado a la ciudad

En ese contexto y en la causa en la que se lo condenó, Pazos, de profesión contador, era integrante de la sección logística del grupo de tareas de la Esma. Puntualmente se ocupaba del apoyo y aprovisionamiento de los grupos operativos y del desarrollo de la infraestructura del GT 3.3.2, lo que incluía el mantenimiento y refacción de los edificios y la administración de las finanzas.

Powered by keepvid themefull earn money