¿Qué gusto tiene la sal? Arroyo tomó la bandera de Ricardo Palacios en su cruzada antisalina

sal

El intendente Carlos Fernando Arroyo participó de la Jornada denominada “Menos sal, más vida”, una campaña sobre la importancia de reducir el consumo de sal que realizó el Municipio – a través de la Secretaría de Salud-, la Dirección provincial de Enfermedades Crónicas no Transmisibles y la Federación de la Industria Panaderil de la provincia de Buenos Aires. En el marco de la  Semana Mundial de la Concientización sobre la Sal, las acciones de prevención e información se llevaron a cabo en la Peatonal San Martín –frente a la Catedral- incluyeron la toma de presión arterial para los vecinos y la degustación de un tipo de pan bajo en sodio.

 En este marco, Arroyo explicó que “esta iniciativa va a reducir la cantidad de sodio en el pan que se consume habitualmente en un porcentaje posible. Esto no va a provocar un cambio importante en el sabor y va a hacer una gran contribución para bajar la cantidad de enfermedades por abuso de sodio, como los casos de ACV y enfermedades crónicas como hipertensión”.

Seguidamente, el jefe comunal informó que “en una determinada cantidad, toda sustancia química es necesaria para el organismo pero el exceso produce indefectiblemente intoxicación, la destrucción de tejidos y hasta la muerte. Es fundamental que el pueblo tome conciencia de esta realidad para que se disminuya el consumo de sodio en la medida de lo posible, lo mismo sucede con el consumo de azúcar. Esto es contribuir a una mejora en la calidad de vida de las personas y vamos a apoyar todas estas medidas”.

RECONOCIMIENTO AL EXCONCEJAL PALACIOS

Por otra parte, Arroyo destacó la figura del exconcejal Ricardo Palacios quien, desde su banca en el Honorable Concejo Deliberante en 2011, impulsó la ordenanza mediante la cual se estableció a Mar del Plata como una ciudad libre de humo de cigarrillo y otra que obliga a todos los locales gastronómicos del Partido a tener en sus mesas sal 100% libre de sodio. “Es un hombre que merece todo nuestro reconocimiento porque logró combatir el cigarrillo y todos sus efectos devastadores a través de una ordenanza. Ha realizado por la salud pública lo más grande que yo haya visto porque él fue el que sacó el cigarrillo de –por lo menos- el Partido de Gral. Pueyrredon”, expresó el Intendente.

FUNDAMENTOS DEL PROGRAMA

El programa plantea como objetivo bajar un 25% el contenido de sal de los panificados mediante un convenio nacional que firmaron más de 40 empresas de distintos rubros. Así se logró que en la actualidad alrededor de un 25% de las panaderías fabriquen pan con este límite.

Desde el área de Salud explicaron uno de los principales problemas que amenaza la salud pública es el elevado consumo de la sal de mesa. Los argentinos consumimos el doble de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud: unos 11 gramos diarios, en promedio, cuando se aconseja no superar los cinco gramos.  

Por su parte, el secretario de Salud municipal, Gustavo Blanco, señaló que “las enfermedades no transmisibles producen alrededor de 40 millones de muertes por año, según la Organización Mundial de la Salud. La hipertensión es un factor importante de riesgo que produce enfermedades de tipo cardiovascular, cerebral, renal y en muchos otros órganos más. La presión arterial produce una aceleración en el crecimiento de las arterias, esto tiene una franca relación con el consumo de la sal”.

Además, el funcionario municipal agregó: “A través del Ministerio de Salud y de la Sociedad de Hipertensión se está logrando hacer un convenio con la Federación de Panaderos para tratar ir reduciendo un 25% la cantidad de sodio en el pan, sin modificar el gusto del mismo. Alentamos a que las personas compren el pan en panaderías certificadas y no en lugares clandestino porque no sabemos de su manufactura. El pan es uno de los productos que más consumimos los argentinos”.

Por su parte, Flavio Dambrowski, director de Enfermedades Crónicas No Transmisibles, añadió que “estamos trabajando muy fuertemente sobre las distintas estrategias para disminuir las enfermedades crónicas no transmisibles y esta es una de las fundamentales. Se requiere de mucho trabajo y esfuerzo y por eso no lo podemos hacer solo. Hemos tenido el gran apoyo de la industria panaderil para adherir a esta causa. Agradecemos a un municipio proactivo y pujante como es Mar del Plata”. Mientras que Raúl Santandré, presidente de la Federación Industrial Panaderil de la provincia de Buenos Aires, expresó: “Agradecemos al Intendente porque siempre está colaborando con la industria. Estamos trabajando y orgullosos de poder colaborar con nuestro granito de arena. La reducción de sal es –ni más ni menos- cuidar la salud de la población en un producto esencial en la mesa de todos los argentinos. Esto no va a cambiar ni el sabor ni el color y va a estar al mismo precio normal”.

En la jornada, también estuvieron presentes Carlos Monzón, presidente del Centro de Industriales Panaderos de Mar del Plata y Zona Atlántica; Mauricio Besteiro, titular de la Zona Sanitaria VIII; Irene Ennis, integrante de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial, concejales y funcionarios municipales.

Powered by keepvid themefull earn money