Recompensa: Trump propone pagar un bonus a los profesores que accedan a llevar armas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha fusionado su agenda con la de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, según sus siglas en inglés), que es el principal grupo que defiende la venta y posesión sin ningún tipo de control de las armas de fuego, para responder a la movilización de estudiantes de Secundaria de Estados Unidos tras la matanza del miércoles de la semana pasada de 14 niños y 3 profesores en un instituto al norte de Miami.

Trump arrancó el día tuiteando que las cadenas de televisión CNN y MSNBC habían dado “noticias falsas” (‘fake news’, en inglés), al informar de que el presidente había propuesto armar a los profesores de las escuelas. En realidad, dijo Trump, lo que él había dicho era “contemplar la posibilidad de dar armas a profesores expertos en su uso, que tengan experiencia militar o hayan sido entrenados”. Según el presidente, “sólo” el 20% de los docentes estarán autorizados a ir a clase con una ametralladora. Además, propuso darles “un pequeño bonus”.

Aparentemente, Trump no se dio cuenta de la contradicción inherente a sus palabras. Pues, si sólo el 20% del claustro va con el kalashnikov, ¿acaso no se está dejando al otro 80% indefenso? El jefe del Estado y del Gobierno estadounidense tampoco entró en detalles acerca de cómo deberían organizarse los turnos de los profesores (¿horas docentes y guardias? ¿garitas en vez de aulas?), pero poco después tuiteaba que “una escuela ‘libre de armas’ es un imán para mala gente”.

….immediately fire back if a savage sicko came to a school with bad intentions. Highly trained teachers would also serve as a deterrent to the cowards that do this. Far more assets at much less cost than guards. A “gun free” school is a magnet for bad people. ATTACKS WOULD END!

 Medidas sin concretar

Era un nuevo caso en el que la realidad contradecía al presidente. En octubre de 2015, Chris Harper-Mercer asesinó a 10 personas en la Universidad de Umpqua, en Oregón, antes de suicidarse. Nadie le frenó, pese a que el centro admite la presencia de personas con armas de fuego. Y, según informó el miércoles el sheriff del condado de Broward, en el Instituto Marjorie Stoneman Douglas había un guardia armado cuando la semana pasada Nikolas Cruz entró en el centro y asesinó a 17 personas, aunque no usó su arma reglamentaria por motivos que se desconocen.

De hecho, la presencia de guardias armados no es infrecuente en institutos y colegios de Estados Unidos, sobre todo cuando éstos están situados en zonas conflictivas. También es común, de nuevo en centros docentes de áreas con delincuencia alta, la presencia de detectores de metales para que los estudiantes no entren con un revólver o cuchillo. Donde, curiosamente, no se tolera la presencia de personas armadas es en la Casa Blanca, el Congreso y el Tribunal Supremo, que son las tres instituciones que más han hecho por expandir la tenencia y venta de armas.

Una venta de armas cuyos efectos no se circunscriben a Estados Unidos: entre 2009 y 2012, el 70% de las armas confiscadas por la policía y el ejército de México(en total, 73.684 pistolas, rifles, y ametralladoras) procedían de EEUU, según un estudio de la Oficina de Supervisión del Gobierno estadounidense publicado hace dos años. La cocaína fluye hacia el norte; las armas, hacia el sur.

Trump también insistió en medidas más o menos vagas, como elevar a 21 años la edad mínima para comprar un arma, o reforzar los controles para que las personas con problemas psicológicos no puedan acceder a ese tipo de dispositivos letales. Hace un año y dos días, Trump sancionó una norma del Congreso en virtud de la cual se derogaba una disposición de su predecesor, Barack Obama, para que los vendedores de armas tuvieran constancia -lo que no afectaba en modo alguno a la transacción- de si los compradores tenían problemas psicológicos en su historial médico.

Apoyo manifiesto a la NRA

Al margen de estos hechos, Trump seguía tuiteando para fomentar la división de EEUU. “Lo que la gente no entiende, o no quiere entender, es que Wayne, Chris, y los chavales de la NRA son Gente Grande y Grandes Patriotas de Estados Unidos. Aman a nuestro País y hacen lo que hay que hacer. HACER A AMÉRICA GRANDE OTRA VEZ”.

What many people don’t understand, or don’t want to understand, is that Wayne, Chris and the folks who work so hard at the @NRA are Great People and Great American Patriots. They love our Country and will do the right thing. MAKE AMERICA GREAT AGAIN!

‘Wayne’ es Wayne LaPierre, el máximo responsable de la NRA. Y ‘Chris’ es Chris Cox, un ex asesor de Ronald Reagan que ahora es el principal ‘lobbyista’ de ese grupo. La referencia de Trump a ambos no fue casual. En ese momento, LaPierre estaba dirigiéndose al público a pocos kilómetros de la Casa Blanca, en la reunión anual del Comité de Acción Política Conservadora (CPAC), en el que, precisamente, el presidente va a ser el orador hoy.

LaPierre, fiel a su estilo, no habló de armas, sino de política. Y él también fusionó la agenda de la NRA con Donald Trump. El máximo responsable del lobby de las armas acusó a “los oportunistas de no dejar pasar un segundo para usar la tragedia para su beneficio político” y a la prensa de “calumniar” a la NRA.

Más llamativo fue que LaPierre acusara al FBI de “corrupto” y de querer hacer de EEUU una “sociedad socialística” [sic]. El FBI se ha convertido así en otra bestia negra, también para la NRA. Acaso sea porque la organización que dirige LaPierre tiene entre sus miembros vitalicios a Aleksandr Torshin, ex vicepresidente del Banco Central de Rusia, que está siendo investigado por la presunta involucración de Rusia en las elecciones de 2016.

Fuente: www.elmundo.es

Powered by keepvid themefull earn money