Tres empleados de Oxfam amenazaron a un testigo del escándalo sexual en Haití

refugiados

Tres empleados de la organización no gubernamental Oxfam Gran Bretaña (Oxfam GB) “amenazaron físicamente e intimidaron” a uno de los testigos de la investigación que indagó en la contratación de prostitutas y los acosos sexuales durante las labores humanitarias de la ONG en Haití tras el terremoto de 2010, según un informe interno de 2011, que ha sido publicado este lunes por la propia organización. El director de Oxfam GB en Haití, Roland van Hauwermeiren, admitió ante sus superiores que había contratado a prostitutas en la casona alquilada por la ONG, una de las pocas que quedaron en pie en Puerto Príncipe tras el devastador terremoto que mató a más de 200.000 personas —entre ellas dos trabajadores de la organización, según una fuente de la ONG—, según el documento de 11 páginas.

“Tres de los sospechosos amenazaron e intimidaron físicamente a uno de los testigos mencionados en la investigación”recoge textualmente el documento. Los cooperantes involucrados en el caso fueron despedidos por”acoso e intimidación de personal” y por haber usado material informático de Oxfam GB para acceder a “contenidos pornográficos e ilegales”, según detalla la publicación.

El documento ha sido revelado 10 días después de que el diario británico The Sunday Times hiciera público que algunos de los trabajadores de la ONG contrataron prostitutas en Haití en 2011, en ocasiones para realizar orgías en las dependencias pagadas por la organización y por lo que la ONG ha pedido disculpas en repetidas veces, según el rotativo británico. Sin embargo, el documento interno resultado de la investigación no hace ninguna referencia ni a orgías, ni a prostitutas vistiendo la camiseta corporativa de la ONG, ni al origen del dinero (privado o de la organización) con el que se pagaron los servicios sexuales en un país que, además, prohíbe la prostitución, tal y como acusaba The Sunday Times. La participación de menores tampoco pudo ser aclarada.

HECHOS Y CONSECUENCIAS

B. D. C

  • Roland van Hauwermeiren, jefe de la misión. Contratación de prostitutas en las dependencias de la oficina de Oxfam GB en Haití. Fallos en la protección del personal, especialmente mujeres. Él lo admitió en el momento de la entrevista como parte de la investigación. Su dimisión se hizo efectiva el 24 de agosto de 2011.
  • Sospechoso 1. Acusado de explotación sexual y abuso de empleados, bullyinge intimidación. Contratación de prostitutas en las dependencias de Oxfam GB en Haití. Descargas de material pornográfico en el ordenador portátil de la ONG. Fue despedido.
  • Sospechoso 2. Acusado de explotación sexual y abuso de empleados, bullying e intimidación. Contratación de prostitutas en las dependencias de Oxfam GB en Haití. Fue despedido.
  • Sospechoso 3. Acusado de fraude (por el que finalmente no se encontraron evidencias) y corrupción. Contratación de prostitutas en las dependencias de Oxfam GB en Haití. Bullying y acoso. Descargas de material pornográfico en el ordenador portátil de la ONG. Fue despedido. Recurrió esa decisión que finalmente fue rechazada.
  • Sospechoso 4. Contratación de prostitutas en las dependencias de Oxfam GB en Haití. Bullying y acoso a otro miembro de la ONG. Presentó su dimisión.
  • Sospechoso 5. Acusado de fraude (que finalmente no fue probado) y contratación de prostitutas en las dependencias de Oxfam GB en Haití.Bullying y acoso. Fue despedido.
  • Sospechoso 6. Fraude en el currículo y contratación de prostitutas en la oficina de Oxfam GB en Haití. Dimitió durante la investigación.
  • Sospechoso 7. Acusado de nepotismo por esconder un “conflicto de interés”. No hubo consecuencias por no haberse podido probar. Hubo conversaciones para mejorar esa situación.
  • Sospechoso 8. Pérdida de confianza por la filtración de un documento en relación con la investigación. Advertencia por escrito.

“Hacemos esta publicación excepcional porque queremos ser lo más transparentes posible acerca de las decisiones que tomamos durante esta investigación en particular”, indica la nota en la que se especifica que la Oficina Regional de Latinoamérica y Caribe de Oxfam GB, en la Ciudad de México, conoció el caso el 12 de julio de 2011.

Fue allí donde se decidió iniciar la investigación. Oxfam GB envió a un equipo especial conformado por tres personas a Haití que entrevistó a unos 40 testigos. Las declaraciones continuaron durante un tiempo y eran lideradas por el equipo de Recursos Humanos de la oficina regional de Oxfam GB, en México. Uno de los responsables en aquellos años —ahora fuera de la ONG— ha sido contactado por este diario y se niega a hacer ninguna declaración. “Yo no tenía ni idea”, relata sorprendida otra empleada.

Una alta fuente asegura por correo electrónico que el equipo directivo en la sede de la ONG en Oxford era consciente de la gravedad del caso. Ellos, dice, consultaron a varios expertos sobre la manera más apropiada de manejar el escándalo tanto en la investigación como en la comunicación en el seno de la ONG y de cara al público. “Hubo unanimidad [entre los directivos] en la necesidad de imponer consecuencias drásticas internamente y aplicar completa transparencia de cara al exterior”. Los implicados en los abusos fueron apartados de su cargo. 

Cuatro días después de que el equipo de investigación aterrizara en Haití en 2011, el jefe de la misión en el país caribeño, el belga Roland Van Hauwermeiren, fue interrogado en un hotel y admitió que había contratado los servicios de prostitutas dentro de las dependencias de la oficina de la ONG en Puerto Príncipe. Inmediatamente él ofreció su dimisión. Oxfam GB la aceptó de una forma que permitiera a Van Hauwermeiren “una salida digna” en el plazo de un mes. Él salió definitivamente de la organización el 24 de agosto de 2011.

Oxfam lleva desde 1942 trabajando para mejorar la vida de millones de personas en el mundo. “Estamos consternados pero sabemos el buen trabajo que hace Oxfam, y que lo hace bien”, sostenía la semana pasada una empleada de la ONG. “La vida sigue”, continuaba. La organización, con sus 20 ONG afiliadas —como Oxfam Intermón (España)— lleva la ayuda a más de 90 países en el mundo.

A partir de ahora, Oxfam “tendrá que trabajar duro para reconstruir esa confianza, escuchar a sus socios enfadados y desilusionados y comprometerse a erradicar todas las formas de acoso y abuso sexual. Dado el trabajo excelente y crucial que este tipo de organizaciones hacen en todo el mundo, esta confianza puede y debe ser reconstruida”, dice un exempleado de la ONG.

Tras la investigación, Oxfam GB tomó una serie de medidas relacionadas con la mejora en la comunicación de comportamientos abusivos y en el conocimiento de los códigos de conducta en materia sexual. En el informe se estipuló un calendario ajustado para que se implementaran de forma urgente todas las medidas de prevención en 90 días. La investigación se inició en verano y las medidas debían estar listas en diciembre del mismo año.

En el documento interno que se elaboró tras la investigación en 2011, Oxfam GB revela 13 puntos en los que la ONG debía mejorar y redactó un amplio esquema de 18 medidas para erradicar cualquier tipo de acoso.

Powered by keepvid themefull earn money