Proyecto de extensión permanente denominado “Conversando sobre Grooming”

Delitos como el grooming han crecido con el avance de las nuevas tecnologías de información y por ello desde el desde InFo-Lab, un organismo multidisciplinario conformado por el Ministerio Público de la Provincia de Buenos Aires, la Universidad FASTA y la Municipalidad de General Pueyrredon, sus investigadores llevan adelante un proyecto de extensión permanente denominado “Conversando sobre Grooming” dirigido a alumnos, padres y docentes con el objeto de concientizar sobre este peligro.

“Con el proyecto, al recorrer escuelas y hablar con alumnos, padres y docentes lo que pretendemos es poder garantizar el derecho de los niños y adolescentes a navegar seguros, para educar y prevenir sobre la problemática del grooming y de otras prácticas peligrosas, como el cyberbullying o el sexting, y cualquier otra conducta que afecte su integridad”, señala la psicóloga Paula Vega, integrante del proyecto.
Por su parte, Santiago Trigo y Sebastián Lasia, ingenieros informáticos que también forman parte del proyecto, creen que “los chicos están altamente expuestos a este tipo de ataques debido a que, hoy en día, su mundo real dejó de ser el físico para pasar a un plano digital”. Y agregan: “conviven constantemente en las redes sociales y nadie mejor que ellos conoce sus principales usos y funciones, pero lo que nosotros les enseñamos es a cuidarse en este ambiente digital”, “Conversando sobre grooming” es un proyecto de una de las líneas de trabajo del InFo-Lab (denominada Internet sana: cuidados en el mundo virtual), que está particularmente dirigido a comunidades educativas de colegios primarios y secundarios.
Se viene realizando en Mar del Plata y región desde hace casi dos años y prevé el dictado de cursos cortos para concientizar sobre la problemática, en los cuales se desarrollan conceptos básicos sobre estos peligros y modalidades delictivas, la manera de prevenirlas y/o detectarlas, y consejos para el control parental sobre los menores en relación al uso de las nuevas tecnologías. Sobre lo que observan en los talleres con los jóvenes, Vega señala que “lo que se nota es que los alumnos en general aprenden a utilizar las redes sociales junto a hermanos, amigos o compañeros; no es algo aprendido en la escuela ni en el seno familiar, sino que refieren en su mayoría a exploraciones espontáneas y al intercambio con sus pares”.
En este sentido, remarca que “el uso de las redes sociales no aparece ligado a las reglas o normas paternas o de autoridad, sino más bien como autogestionada, por consenso de pares o por descubrimiento casual”. En tanto, los ingenieros Trigo y Lasia enfatizan que “hay muchos casos de desconocimiento por partes de padres y docentes frente a esta temática: muchas veces, no saben o no se dan cuenta lo que sus hijos están haciendo con la computadora o con el dispositivo móvil.
De la información que los investigadores han podido relevar recorriendo las escuelas marplatenses y de la región, han podido detectar que los niños y adolescentes no evidencian el control paterno en la vida virtual y sus interacciones con las redes sociales escapan a la supervisión de los adultos, por lo cual “no hay consejos y parámetros de comportamiento”.
En este sentido, cuentan un acontecimiento bastante ilustrativo de esta situación: “Particularmente, nos pasó en una escuela, luego de una charla, que un adolescente se nos acercó y nos contó un caso de acoso que había vivido en redes sociales y que no se animó a contarle a los propios padres. Por supuesto, inmediatamente alertamos a las autoridades del colegio”. En este contexto, Trigo y Lasia explican que “lo importante es hacerles notar a los jóvenes cuántas cosas puede saber una persona cualquiera con sólo mirar sus perfiles, y hacerles dar cuenta que esta persona puede ser un groomer que aprende a conocer sus gustos, amistades, relaciones, etc., para ganarse su confianza”. Y agregan: “Hay muchos jóvenes que creen que no les va a pasar nada y cuando el chico desconoce o piensa que no le va a pasar nada, es cuando está más vulnerable, por lo cual intentamos hacer énfasis en casos reales para que comprendan que este problema existe y la principal forma de combatirlo es la prevención”. A modo de cierre, la psicóloga Vega señala que “las nuevas tecnologías permiten diferentes procesos de constitución de subjetividad en los jóvenes en relación a la búsqueda de identidad en una etapa vital que supone el pasaje de la vida familiar a la vida social, y por tanto el trabajo nuestro, de los adultos, debe enfatizar la buena comunicación en las familias, debe existir el diálogo, la confianza y principalmente se deben implementar reglas para el uso de Internet, enseñándoles a que aprendan a valorar los defectos y virtudes de las estas tecnologías, de modo de generar una toma de conciencia para una navegación cada vez más segura”.
¿Qué es el grooming?
El grooming es una forma de engaño de un adulto hacia un menor de edad para lograr alguna satisfacción sexual, generalmente realizado a través de las redes sociales ya que éstas permiten que el groomer pueda esconder, a priori, su real identidad. El objetivo del adulto es ganarse la amistad del menor, creando una conexión emocional, y hacer que éste confíe en él para violentar su integridad sexual. Lo que generalmente intenta el adulto es lograr que el menor le envíe fotos o videos íntimos y, como última finalidad, lograr un encuentro físico para
en la mayoría de los casos, abusar sexualmente de él.
Consejos generales para cuidarse en Internet y redes sociales
⚫ Configurar la privacidad de las redes sociales (que sólo contactos elegidos puedan ver fotos y publicaciones)
⚫ Remover le geolocalización del celular al momento de tomar una foto y subirla a las redes sociales
⚫ Elegir contraseñas seguras para bloquear los dispositivos
⚫ No hablar con desconocidos en las redes sociales
⚫ Configurar la privacidad de las imágenes que se suben a Internet (pedir lo mismo a amigos y familiares)
⚫ No publicar fotos donde se reconozca a qué colegio o club concurren, donde figuren o se señalen direcciones de sus casas o donde figuren otros datos que puedan eventualmente  perjudicarlos o ponerlos en una situación de peligro
⚫ No publicar fotos de otros niños o adolescentes sin el consentimiento de sus padres o tutores
¿Cómo prevenir el grooming?
⚫ Indagar a los niños y adolescentes sobre las aplicaciones que utilizan
⚫ Preguntar con quiénes interactúan o hablan por Internet
⚫ Establecer reglas y horarios de conexión
⚫ Procurar que se conecten desde lugares comunes de la casa
⚫ Dialogar e informarlos sobre los riesgos existentes y el uso de la cámara web
⚫ Procurar conocer a sus contactos
⚫ Enseñar a configurar la privacidad de las cuentas y explicar la diferencia entre lo público y lo privado
⚫ Acompañar sin invadir y no prohibir el uso de las redes sociales o Internet
⚫ Prestar atención a los cambios repentinos de humor
⚫ Concientizar acerca de que todo lo que sube a Internet no puede borrarse y de que existe el riesgo de que circule y se manipulado por extraños
¿Dónde recurrir si ocurre algo en Mar del Plata?
Una vez que se toma conocimiento de algún tipo de acoso o incluso de un abuso consumado hacia un menor, se debe radicar la denuncia en la comisaría más cercana a su domicilio, en Fiscalía de Composición Temprana de Conflictos Penales (La Rioja N° 2327 Piso 3°) o en la Fiscalía General de Mar del Plata (Brown N° 1222).
Al momento de radicar la denuncia, es recomendable aportar los mensajes intercambiados entre el menor y el acosador virtual, es decir el groomer. Se recomienda no manipular el celular o computadora a través de la cual el menor interactúo con su acosador, ni tampoco borrar los mensajes. Asimismo, por ninguna circunstancia se recomienda que el mayor interactúe con el acosador, ya que esto puede entorpecer el proceso de la investigación o hacer que el atacante, advertido de la situación, comience a borrar todos los perfiles digitales que tenga y así hacer más difícil dar con su paradero.

Powered by keepvid themefull earn money