La eliminación de exenciones le iba permitir a la Municipalidad recaudar anualmente $123.546.188

La política , los intereses empresariales, más la poca cintura para la negociación de las autoridades comunales, y que hoy desde el oficialismo quieren “tapar”  bajo el pretexto de la adhesión a la Ley de Responsabilidad Fiscal, dieron por tierra ( al menos por lo que se ve hasta el momento) con el sueño recaudador del Secretario de Hacienda de General Pueyrredón, Hernán Mourelle quien proyectaba engrosar las destruídas arcas municipales con una estimación anual de $ 123.546.188 , por la eliminación de las exenciones de la Tasa por Inspección de Seguridad e Higiene, y que paradójicamente hoy beneficia a los sectores de mayor poder adquisitivo de Mar del Plata.

Si bien la vuelta de la Ordenanza Fiscal Impositiva al Ejecutivo tendría que ver con escuchar el pedido de la Gobernación bonaerense, más la reciente adhesión a la Ley lograda por María Eugenia Vidal; la Comuna merced a esas eliminaciones, al aplicar un 0,5%,  engrosaría  su recaudación en más de ciento veinte millones de pesos.

Esos beneficios que cuenta un vasto sector marplatense, por más que enoje a muchos, marca una clara diferenciación entre la “gente de a pie” y el poder real marplatense.

Atento a lo que se pudo conocer, la Ordenanza elevada por Arroyo y que fuera elaborada por Mourelle proyectaba recaudar de forma anual esos $ 123.546.188.-, aplicando ese 0,5% en los siguientes rubros:

Liberería- Radio- Tv – Diarios ………. $ 9.582.680.-

Sindicato + Obras Sociales……………… $ 9.906.651.-

Parque Industrial……………………….…….$ 7.916.775.-

Cines y Teatros………………………………..$ 8.127.276.-

Complejo Educativo…………………………$    552.021.-

Martilleros……………………………………… $ 2.347.725.-

Profesionales…………………………………. $ 16.230.725.-

Exporaciones…………………………………. $ 68.882.220.-

TOTAL: $ 123.546.188.-

EL FUTURO INCIERTO DE LA FISCAL IMPOSITIVA

Sin duda el objetivo de Mourelle estaba (¿seguirá estando?) en bajar el déficit económico de la Municipalidad de General Pueyrredón, y hacer que funcione por “motus propio”. Hoy esa Ordenanza Complementaria seguramente será analizada y  “pulida” por los representantes del pueblo (léase concejales), que por este tiempo escucharon atentamente a los sectores que sentían que se los perjudicaría de quitarles las exenciones que gozaban.

Algo plausible valedero y para lo cual fueron electos; pero también cabe preguntarse qué le dirán a los panaderos, peluqueros, almaceneros, entre otros tantos, que sí abonan la Tasa de Seguridad e Higiene de forma religiosa como cualquier hijo de vecino…

 

 

 

Powered by keepvid themefull earn money