Una violencia “jamás vista” entre migrantes deja 20 heridos en Calais, cuatro de ellos muy graves

migrantes

Varios enfrentamientos entre inmigrantes afganos y eritreos, de una violencia “jamás vista” en el puerto de Calais, en el norte de Francia, dejaron una veintena de heridos, cuatro de ellos en estado grave, que se debaten entre la vida y la muerte.

En total, cinco inmigrantes resultaron con heridas de bala, cuatro de ellos muy graves y debían ser operados de urgencia. El quinto tuvo que ser trasladado a la ciudad de Lille (norte).

Otros doce sufrían múltiples traumatismos y heridas diversas, algunas provocadas por cortes con arma blanca, informó la prefectura de Pas de Calais, un puerto situado frente a la costa inglesa, un lugar emblemático de la crisis migratoria en Europa. Otro fue atropellado por un coche. Además dos policías resultaron con heridas leves, según la misma fuente.

Calais sufrió “un nivel de violencia nunca visto“, declaró en la noche del jueves el ministro del Interior francés, Gérard Collomb, que estaba en el lugar de los hechos. “Lo que viven los habitantes de Calais es insoportable”, dijo.

Calais “es un muro contra el que chocan quienes vienen aquí creyendo que van a cruzar a la otra orilla y acaban pasando meses aquí en las condiciones que conocemos“, advirtió Collombd. “El mensaje que quiero transmitir es que si quieren ir a Gran Bretaña, no es aquí donde hay que venir”, insistió.

Se trata del peor balance desde el 1 de julio de 2017, cuando las peleas entre diferentes grupos étnicos dejaron 16 heridos, incluida una persona grave. En términos de víctimas, “volvimos a una situación que es muy similar a la de 2015″, año en que se creó el campamento conocido como “La Jungla”, desmantelado en octubre de 2016, comentó una fuente judicial.

Algunos de estos enfrentamientos han surgido por ajustes de cuentas entre grupos de traficantes afganos. Alrededor de 800 inmigrantes viven en condiciones muy difíciles en la actualidad en Calais, según las asociaciones en la zona. La prefectura estableció su última cifra entre 550 y 600. La mayoría provienen de Etiopía, Eritrea y Afganistán.

La primera pelea se desató a media tarde entre una centena de inmigrantes eritreos y un grupo de unos 30 afganos, en las inmediaciones de un albergue de la ciudad donde estaban repartiendo comida, indicó la prefectura.

Los balazos lanzados por un afgano serían el elemento que desató la pelea, dijo misma la fuente utilizando el condicional, lo que acreditaría la tesis de la presencia de traficantes de personas en el lugar. El “pronóstico de vida es reservado” para cuatro de los heridos de bala, jóvenes de entre 16 y 18 años de Eritrea, dijo una fuente de la fiscalía local.

Durante la tarde no se registró ninguna detención.

Hacia las 16H00 (15H00 GMT) de ayer comenzó una segunda pelea a cerca de cinco kilómetros, en Marck en Calaisis. “Una centena de migrantes africanos armados con palos querían atacar a unos 20 afganos“, indicó la fiscalía.

“El conflicto entre los afganos y los africanos siempre ha sido subyacente. Lamentablemente es el esquema clásico” ver que se producen enfrentamientos entre ellos, comentó una fuente de la prefectura.

El presidente de Francia Emmanuel Macron, prometió a mediados de enero en un discurso en Calais, que “en ningún caso” dejará que se vuelva a formar una ‘Jungla‘ en ese puerto, refiriéndose al enorme campamento informal de más de 8.000 migrantes que fue desmantelado en 2016.

“Se está haciendo todo lo necesario para que el paso ilegal en Calais (hacia Reino Unido) sea imposible“, agregóMacron en este puerto desde donde se cruza el Canal de la Mancha.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money