Marcha en Otamendi luego que profanaran el cuerpo de un bebé en el cementerio

Hace apenas dos semanas falleció un bebé de 1 año y dos meses en la localidad de Nicanor Otamendi y este domingo, durante las vísperas de Navidad, cuando sus papás fueron al cementerio a llevarle flores descubrieron que el cajón había sido abierto y el cuerpo del niño había sido robado. Este lunes se realizó una marcha por calles de la ciudad reclamando el esclarecimiento del caso y la aparición del cuerpito de la criatura.

El bebe de nombre Ciro falleció hace dos semanas y el cuerpo del menor estaba en un cajón provisoriamente dentro de un depósito, hasta tanto sus padres pudieran conseguir un nicho.

“Nos asustamos porque se corrió la tapa del cajón y nos dimos cuenta de que el cuerpo de nuestro hijo no estaba”, contó Alberto, el padre del bebé. La familia realizó la denuncia en la policía y el hecho está siendo investigado por la Fiscalía Descentralizada de Miramar.

Las primeras pericias determinaron  que una estructura metálica de acceso al depósito había sido violentada. Luego, la tapa del féretro estaba claramente rota en sus sujeciones.

Acudieron al cementerio el Defensor del Pueblo Adjunto en Derechos Humanos y Usuarios de  Servicios de Salud, Marcelo Honores  y también el intendente municipal, Germán Di Cesare, junto a demás funcionarios de Otamendi, quienes le brindaron contención a la familia.

Otro caso similar

En marzo de este año el cementerio de Otamendi también fue noticia. En marzo de este año el cadáver de un nene de 2 años apareció mutilado en inmediaciones de un arroyo sobre la ruta 11, entre Miramar y Mar del Sud.

Días después se comprobó que el cuerpo había sido robado del mismo cementerio de Otamendi, aunque en ese caso el cajón no estaba en depósito sino que fue desenterrado y ultrajado previamente.

Por ese hecho fue detenido el encargado del cementerio,  Juan Carlos López, quien en un momento había sido imputado por encubrimiento y falso testimonio, aunque para la fiscal de ese caso, Ana María Caro era sospechoso de haber colaborado o facilitado, por acción u omisión, que profanaran la tumba de Matías, el niño que había muerto el 10 de marzo tras asfixiarse con una “bombucha”.

El hombre luego fue excarcelado ya que la Justicia consideró que, “robar un cadáver es una contravención y no un delito penal”.

 

 

 

Powered by keepvid themefull earn money