DIMAS J PETTINEROLI: ¡Innecesariamente complicado!

dimas

Siempre me disgustaron los errores no forzados. Lo innecesario. Lo que se puede evitar para generar armonía. Por eso cuando estamos a horas de la Navidad reparadora, ver a mi querida Argentina enquilombada, por cuestiones totalmente evitables si se pensara con el seso puesto en la gente y se accionara con sentido común, me entristece.

Después del tremendo triunfo del 22 de octubre, uno soñaba con un Gobierno estable capaz de manejar una Nación en crecimiento, orienta hacia el sellado de la grieta. Pero no, fue al revés, aparecieron sucesos como los de los Maputruchos, la tragedia del San Juan (que exige esclarecimiento, Justicia y castigo a los irresponsables, responsables de la muerte de 44 valientes submarinistas) y ahora una tentativa muy fuerte de quita a nuestro pequeño haber jubilatorio, a cualquier precio socio-político.

Y la trágica frutilla del postre: la violencia sin fin en la previa a la sesión parlamentaria por la nueva ley Previsional.

Una locura, de una izquierda salvaje, sin control, sin lideres y alimentada por el odio que anida en sus genes. De otra manera es imposible de entender la barbarie desatada durante 12 horas en Buenos Aires y otras ciudades.

¿Qué es lo que vemos desde el exterior? Un país revolucionado. Buenos Aires tomada por expresiones sin representación en las urnas. Violencia inusitada e irreconocible dentro y fuera de la Cámara poniendo en dudas el sistema parlamentario, etc., etc.

Ausencia total de voceros gubernamentales. Escondidos en galimatías que no cierran, porque son artificiales, dejando a los jubilados (me cuento en esas filas), sufriendo la injusticia, pero no comiendo vidrio.

En ese oleo diabólico es difícil pensar en radicación de capitales de riesgo (que son los que interesan. No los oportunistas financieros que llegan por las tasas astronómicas que paga el Banco Central). Con esa foto Porteña de cada día, olvídense. Hay muchos países que tienen más seriedad e inteligencia para captar lo que necesitan: dólares frescos para hacer crecer la industria en todas sus clases.

Argentina necesita calma pactada, gobierno y oposición, para poder no solo tener Felices Fiestas, sino para edificar un 2018 importante como lo vislumbran todos los indicadores económicos. Pero sin solución política, lo económico se demorará estúpidamente.

Hay maquiavélicos extremistas que procuran amargarnos la Navidad con eventos violentos. Desmoralizadores. Que parecieran el final. Y ciertamente no lo es. Ya se vivió muchas veces esta horrible sensación.

No se dejen robar los sueños. Júntense el 24 para fortalecer la esperanza de una Patria Mejor.

¡Merecen ser felices totalmente!

Los quiero mucho. Se los extraña.

Abrazo enorme para todos.

[email protected]

(desde Isla Margatrita –Venezuela)

 

 

 

 

 

Powered by keepvid themefull earn money