El caos y la barbarie volvió a ganar las calles ante el proyecto de Reforma Previsional

El país vivió otra jornada dolorosa, donde el caos y la barbarie ganaron las calles de Buenos Aires en medio de una Sesión de la Cámara de Diputados trataban la Ley de Reforma Previsional impulsada por el Gobierno Nacional. En horas del mediodía, un grupo de manifestantes que se acercó al Congreso para protestar contra la reforma previsional que impulsa el Gobierno, derribó unas vallas y tiró piedras y botellas contra el cordón policial. Ya con la sesión en marcha, los incidentes se agudizaron.

Fuentes policiales informaron que al menos  71 efectivos sufrieron heridas de distinta gravedad. La mayoría fueron hospitalizados con traumatismos varios y problemas en la visión. Por su parte hay 85 civiles heridos. En ambos “bandos” hay casos de gravedad e incluso personas internadas en terapia intensiva de hospitales porteños.

Minutos antes de que se iniciara la sesión especial en la Cámara de Diputados, manifestantes que habían llegado a la zona del Congreso comenzaron a atacar con piedrazos y palos a los efectivos de la Policía de la Ciudad que fueron asignados para custodiar ese sede nacional. A partir de allí, se vivió una jornada de violencia que duró varias horas en el centro porteño. Esto obligó a reforzar el operativo con efectivos de la Policía Federal y la Gendarmería.

Los efectivos heridos tienen lesiones de “distinta consideración, traumatismos oculares, politratumatismos y traumatismos de cráneo“, según informó el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño.

Los  afectados fueron derivados a distintos hospitales. 34 fueron trasladados al Hospital Churruca “por traumatismos e hipotensión”; 14 al Hospital Penna “por traumatismos y convulsiones”; 12 al Hospital Santa Lucía “por traumatismos de ojo”; 8 al Hospital Durand “por traumatismos”; 20 al Hospital Argerich “por traumatismos leves y dificultad respiratoria”; 8 al Hospital Ramos Mejía “por traumatismos e hipotensión”; y 8 al Hospital Rivadavia “por lipotimia”.

Por otro lado, el SAME informó que fueron atendidas 141 personas, entre las que se encuentran “personas mayores de edad y agentes policiales“. Según el titular del SAME, Alberto Crescenti, los servicios de emergencia atendieron “a entre 50 y 60 civiles”.

El ministerio además informó que “en el marco del operativo policial en los alrededores del Congreso Nacional y sobre la Avenida 9 de Julio se informa que, hasta las 21 horas y como producto del ataque de los manifestantes a los efectivos de la Policía de la Ciudad, se registraron al menos 60 detenidos”.

caos  

En un principio, la guardia de Infantería se limitó a formar una línea de contención y a responder con cartuchos de pintura, similares a los que se utilizan en el paintball. En la mañana de este lunes,  una jueza fijó un protocolo y prohibió que la Policía portara armas reglamentarias. Además precisó que sólo se podrán emplear balas de gomas en caso de extrema necesidad.

Pese a que la Policía no respondió de forma violenta, manifestantes encapuchados continuaron avanzando hacia el Congreso con una violencia inusitada. Muchos de ellos utilizaron restos de veredas que minutos antes habían roto con el objetivo de recolectar sus propias municiones.  Se incautaron elementos caseros de todo tipo: bombas, gomeras y bolitas, tuercas y armas tumberas.

Como consecuencia de la batalla campal que se produjo en la vía pública, el kirchnerismo pidió un cuarto intermedio de cinco minutos para evaluar la situación. El presidente de la Cámara, Emilio Monzó, aceptó que se vote el pedido pero le pidió a los presidentes de bloque a que se comprometan a que sus legisladores no se retiren del recinto.

Luego se inició un debate caliente que se estima finalizará a la madrugada, cuando se lleve a cabo la votación.

Powered by keepvid themefull earn money