La Justicia belga estudia la orden de arresto contra Puigdemont y decide si debe ir ya a prisión

Puig

A las 20.45 del viernes, la Fiscalía Federal belga anunciaba que la orden europea de arresto y entrega deCarles Puigdemont , Antoni Comin , Clara PonsatíLluís Puig y Meritxell Serret (EAW, por sus siglas en inglés o euroorden) había llegado a Bruselas.

Un portavoz de la institución explicó a la prensa que los documentos serán “traducidos y examinados el sábado” por la propia Fiscalía. Y así comienza oficialmente el procedimiento de busca, captura e intento de entrega..

El expediente le llegará “el sábado o el domingo” a un juez de instrucción, “casi seguro de Bruselas“, que tendrá que analizar la causa y convocar u ordenar el arresto de Carles Puigdemont y sus colaboradores. No hay un plazo fijo para que lo haga, pero según las fuentes consultadas es de prever que sea casi inmediato, si bien, existe un plazo de hasta dos meses para cumplimentar la euroorden.

Una vez que eso ocurra, cualquier persona sobre la que haya una orden europea tiene derecho a comparecer ante el juez en un máximo de 24 horas desde su arresto. El magistrado le informará de los cargos, le ofrecerá la posibilidad de decidir si quiere ser entregado a la Justicia española y le dará la oportunidad de dar las explicaciones que considere oportunas.

 Y acto seguido, pues tiene un plazo máximo de nuevo de 24 horas, decidirá algo clave: si Puigdemont y losconsellers deben permanecer en prisión hasta que se tome la decisión final sobre su futuro o si podrán seguir en libertad hasta entonces.

Si optara por esta vía, lo más normal es que incluyera algún tipo de condicionante: desde una fianza a toda una posible batería de medidas para asegurarse que no van a irse del país durante el proceso y que no puedan cometer nuevos delitos.

Hipotéticamente el magistrado podría rechazar en ese plazo de 24 horas la orden si estimara que no cumple en absoluto los requerimientos o que no hay base legal. Si el juez considera que la orden española no es lo suficientemente clara, puede también solicitar más información, dando incluso con un plazo temporal concreto.

 Si desestimara la petición, la Audiencia Nacional tiene 24 horas para apelar ante la Chambre de Conseil, una primera instancia, que tardaría hasta 15 días en pronunciarse.

Dada la complejidad del caso y sus implicaciones, y el tiempo empleado por la juez Lamela en la redacción de la orden, es probable que el magistrado belga compruebe cada aspecto con mucha atención pero no que la rechace de inmediato. Por lo que se pasaría a la segunda fase del proceso, para la que España ya tienes varios abogados asesorando, incluyendo los expertos de Garrigues en Madrid y la capital comunitaria.

Una vez que los pasos formales han sido completados, el juez de instrucción pasa el caso a la llamadaChambre de Conseil o Raadkame, que es la que debe tomar la decisión en un plazo máximo de 15 días desde la detención de la persona a cuyo nombre hay una orden europea.

La Chambre de Conseil debe estudiar todos los condicionantes del caso concreto, como que los cargos no sean delito en Bélgica, por ejemplo, pero siendo el más relevante el hecho de que no se estén infringiendo los derechos fundamentales del acusado recogidos en el Artículo 6 del Tratado de la UE.

Paul Bekaert, el abogado flamenco contratado el pasado lunes por Puigdemont y que también asesora a sus consejeros cesados, explicó esta semana que ya estaba en conversaciones con el Parquet Federal para que los trámites se hagan de la mejor manera posible. Es decir, para intentar en la medida de lo posible que no se envíe a la Policía a  él o ellos, sino que acudan voluntariamente a donde sean requeridos. Los datos de contacto han sido ya facilitados.

Bekaert ha adelantado también que alegará ante la Chambre de Conseil precisamente que en España no se respetan los derechos fundamentales, que hay persecución política, que los acusados se enfrentan a “penas desproporcionadas” y que el Gobierno dicta las instrucciones a la Fiscalía y los Tribunales.

 El magistrado deberá ver si la petición de España está en orden. Y según los expertos legales consultados por este diario, puede haber problemas para que incluso si así es en apariencia, la Audiencia Nacional obtenga la extradición. Al menos a corto plazo.

La elección de Bélgica por parte de Puigdemont y los ex consellers, no ha sido casual, Bekaert ya logró en el pasado que una etarra que había cometido atentados mortales,  no fuera extraditada a España. No es la misma situación, pero el abogado tiene experiencia en estos temas .

Algunos letrados y penalistas estiman que si el derecho belga no reconoce los mismos cargos que se imputan, el magistrado de instrucción puede poner obstáculos. Y eso sucede con los de rebelión y sedición, para los que no hay equivalentes exactos en la transposición de la legislación europea.

Claro que la juez Lamela ha dictado la euroorden sobre cinco delitos además de los mencionados.

Las estimaciones tanto de la Fiscalía como del propio Bekaert es que podría ser un trámite de seis u ocho semanas en el mejor de los casos. Los abogados consultados por España en los últimos días también barajan un plazo de  meses si hay complicaciones, retrasos y una cascada de recursos, formalismos y argucias legales para ganar tiempo.

Igualmente, los precedentes de algunos de los casos llevados por Bekaert no arrojan un patrón único para lo que supondrá la decisión del juez o la juez. Algún miembro de ETA reclamado por la Audiencia Nacional pasó un tiempo en prisión mientras se analizaba el caso, pero otros fueron liberados provisionalmente.

El Gobierno belga se cura en salud

A las 22.45 del viernes, el ministro belga de Justicia, Koen Geens, emitió un comunicado, cubriéndose las espaldas, en el que recordaba que lo que viene ahora “es un proceso judicial” en el que su Ejecutivo nada tiene que hacer o que decir, pues las “autoridades judiciales tienen contacto directo”. Y calcula que en caso de apelaciones y recursos una “decisión final” se adopte en un plazo “de 60 días, extensible a 90 en circunstancia excepcionales”. Y apunta a que una vez se agotaran todos los trámites, y si la decisión de la cámara es que Puigdemont sea extraditado, se podría hacer a lo largo de los 10 siguientes a la orden.

Durante la entrevista de anoche en la televisión belga, Puigdemont, anunció que se presentará como candidato y que realizará la campaña para las elecciones del 21D desde el exterior.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

 

 

Powered by keepvid themefull earn money