Puigdemont evitó responder a Rajoy; lo hará con un pleno sobre la secesión: “No podemos aceptar este ataque”

puig

Carles Puigdemont reaccionó a la aplicación del artículo 155 anunciando que pedirá la convocatoria de un pleno en el Parlament para “debatir y decidir sobre el intento de liquidar la democracia en Cataluña”.

El presidente de la Generalitat, una vez más,  evitó ser más explícito y aclarar si esa sesión servirá para impulsar la secesión unilateral, pero cabe recordar que en la carta dirigida a Mariano Rajoy el pasado jueves el jefe del Ejecutivo catalán ya amenazaba al Gobierno con “votar [en la Cámara catalana] la declaración formal de la independencia que no votó el 10 de octubre” si se acababa por formalizar la intervención de las instituciones catalanas.

Puigdemont consideró la respuesta de Mariano Rajoy al órdago rupturista “el peor ataque a pueblo de Cataluña desde los decretos del dictador Francisco Franco para eliminar la Generalitat” y arengó “al pueblo catalán”“conjurarse” para demostrar que “no acepta la humillación y sobreponerse más fuerte y determinado”.

El todavía presidente de la Generalitat acusó al Gobierno de “autoproclamarse ilegítimamente” como “tutor” de una Generalitat que, dijo, “no nace con la Constitución española” y se esforzó en subrayar que Rajoy actúa con el apoyo del PSOE, Ciudadanos y el “concurso” del Rey.

Antes de prometer que “actuará en consecuencia”, Puigdemont usó el castellano en una parte de su comparecencia para defender ante el resto de españoles que “lo que se está haciendo con Cataluña es un ataque a la democracia que abre la puerta a otros abusos en otras partes” del país, y también empleó el inglés para implorar a la comunidad internacional el apoyo que le sigue negando públicamente. “La carta de derechos europea debería protegernos”, aseveró.

Forcadell: “No daremos ni un paso atrás”

Carme Forcadell será la encargada de impulsar el pleno que reclama el presidente de la Generalitat y ya ejerció de avanzadilla. Una hora antes de quePuigdemont se dirigiera a los catalanes, la presidenta del Parlament hizo lo propio para prometer que no dará “ni un paso atrás” y defenderá “la soberanía de la Cámara catalana” de la intervención anunciada por Mariano Rajoy.

La ciudadanía nos eligió como sus legítimos representantes y nos debemos a ella”, alegó la otrora líder de la Asamblea Nacional Catalana(ANC), quien hizo suyo el argumentario esgrimido por todos los representantes políticos independentistas y acusó al Gobierno de estar dando “un golpe a la democracia”.

Forcadell también incidió en que ese “golpe autoritario” está teniendo lugar “dentro de un Estado miembro de la Unión Europea” para interpelar de nuevo a Bruselas.

ERC y la CUP blandieron la sintonía que ya venían demostrando en la última semana. Como ya hicieran antes del pleno del 10 de octubre en el quePuigdemont dio por suspendida la declaración de independencia que acababa de proclamar, los antisistema sostuvieron que la “única respuesta posible para restablecer la democracia en Cataluña es la proclamación inmediata de la independencia y de la república catalana“. La CUP consideró definitivamente probado que Rajoy “no tiene ninguna voluntad de diálogo” y “sólo apuesta por la represión para solventar el conflicto catalán”.

Del mismo modo, la número dos de ERC, Marta Rovira, quien amagó con dimitir durante esa misma sesión plenaria, urgió al Parlament a “avanzar en la construcción de la República catalana sin más dilación”.

Colau, aliada del soberanismo

No sólo los partidos que impulsan la secesión unilateral se rebelaron ante la aplicación del artículo 155. El soberanismo volvió a contar como aliada con Ada Colau. La alcaldesa de Barcelona se declaró “consternada” por “uno de los días más terribles de los últimos 40 años” y sostuvo que el paso dado por Rajoy depara una “involución democrática que era y es evitable”.

Pero si en un aspecto ahondó la líder de Barcelona en Comú fue en el respaldo del PSOE a Rajoy para propiciar al cese de Puigdemont. Colau subrayó que los socialistas “han tenido un papel protagonista en el autogobierno de Cataluña” e hizo un llamamiento a su secretario general, Pedro Sánchez, para que retire su apoyo a Rajoy.

De lo contrario, advirtió, podría comprometerse su alianza con el PSC en elGobierno de Barcelona“Nuestra intención no es romper el pacto en el Ayuntamiento, pero si se aplica el 155 con el apoyo del PSOE es una situación no prevista que nos hará reflexionar“, dijo la alcaldesa, mientras los grupos municipales de ERC y el PDeCAT en el Consistorio le instaban a poner fin a un pacto de Gobierno “insostenible” al entender que los socialistas “no pueden pasar ni un minuto más” en el Ejecutivo que pilota Barcelona cuando se han destacado como “cómplices” de Rajoy.

El desmarque del PSC

Por su parte, el primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, se desmarcó ligeramente de Ferraz y pidió a Puigdemont convocar elecciones o comparecer en el Senado para “garantizar el restablecimiento de la legalidad” y “ofrecer un diálogo sin condiciones“.

Pero las palabras de Iceta no impidieron la revuelta del sector más catalanista del PSC. Uno de sus pesos pesados, Núria Parlon, lanzó un comunicado en el que expresaba su “más radical desacuerdo y rechazo a la aplicación del artículo 155” y reclamó al PSC que “se oponga frontalmente a la puesta en marcha de la medida y no la valide”.

Horas después, la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet dimitía como miembro de la ejecutiva del PSOE, a la que se incorporó tras ganar Sánchez las primarias.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

 

Powered by keepvid themefull earn money