El Tribunal Constitucional anuló la ley del referéndum aprobada por el Parlamento de Cataluña

puig

El Pleno del Tribunal Constitucional ha declarado, por unanimidad, la inconstitucionalidad y nulidad de la Ley de Referéndum aprobada por el Parlamento de Cataluña el pasado 6 de septiembre, y que había sido suspendida cautelarmente por el propio TC un día más tarde.

El Tribunal estima el recurso presentado por la Abogacía del Estado y sostiene que la norma invade competencias estatales en materia de consultas de carácter referendario y vulnera, entre otros principios constitucionales, la supremacía de la Constitución, la soberanía nacional y la indisoluble unidad de la nación española.

La sentencia afirma que “ni el pueblo de Cataluña es titular de un poder soberano, exclusivo de la Nación española constituida en Estado ni puede, por lo mismo, ser identificado como un sujeto jurídico que entre en competencia con el titular de la soberanía nacional. Respecto al referéndum que regula la norma anulada, el TC afirma que “lo que a todos afecta, es decir, la permanencia o no de ese Estado común en que España quedó constituida, no podría, llegado el caso, sino ser reconsiderado y decidido también por todos; lo contrario entrañaría, con la ruptura de la unidad de la ciudadanía, la quiebra, en términos jurídico-constitucionales, de la Nación de todos”.

Recuerda que la Constitución admite “su revisión total”, pero que ésta sólo puede llevarse a cabo “en el marco de los procedimientos de reforma” que el texto constitucional prevé. “Es plena la apertura de la norma fundamental a su revisión formal, que pueden solicitar o proponer, entre otros órganos del Estado, las Asambleas de las Comunidades Autónomas”, dice la sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Andrés Ollero. “Otra cosa supondría, se añade, “liberar al poder público de toda sujeción a Derecho, con daño irreparable para la libertad de los ciudadanos”. Esto último, concluye, es “lo que ha consumado el Parlamento de Cataluña al aprobar la ley impugnada”.

Los magistrados afirman que el Parlamento de Cataluña “se ha situado por completo al margen del Derecho, ha entrado en una inaceptable vía de hecho, ha dejado declaradamente de actuar en el ejercicio de sus funciones constitucionales y estatutarias y ha puesto en riesgo máximo, para todos los ciudadanos de Cataluña, la vigencia y efectividad de cuantas garantías y derechos preservan para ellos tanto la Constitución como el mismo Estatuto”. De esta forma, ha dejado a los ciudadanos “a merced de un poder que dice no reconocer límite alguno”.

Entre los motivos para anular la norma se encuentra el procedimiento empleado para ello por el Parlament. A juicio de los magistrados, la mayoría parlamentaria incurrió “en muy graves quiebras del procedimiento legislativo”, afectando de ese modo a la formación de la voluntad de la Cámara, a los derechos de las minorías y a los derechos fundamentales de todos los ciudadanos a participar en los asuntos públicos mediante representantes. “Un poder que niega expresamente el derecho se niega a sí mismo como autoridad merecedora de acatamiento”.

La suspensión acordada desde el principio por el TC suponía que la vigencia de la Ley de Referéndum estaba suspendida. La inconstitucionalidad acordada este martes supone que, jurídicamente, ni la ley ni lo que de ella se ha derivado existe.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money