Elecciones en Austria luego de una campaña llena de difamaciones y demagogia

austria

Casi siete  millones de austríacos mayores de 16 años  tendrán  hoy en las urnas la última palabra en una de las campañas electorales más polémicas de todos los tiempos en la  república alpina.

Una de las causas se debe al divorcio entre los socialdemócratas y los democristianos, que han gobernado en gran coalición este país desde 1945 – y que ahora se ha convertido en un cruce de golpes bajos, actos de difamación e intentos de soborno.

 Un “thriller” acompañado de una retórica sobre los refugiados y el recorte de las ayudas sociales tan dura que el jefe del liberal nacionalista FPÖ, Heinz-Christian Strache, se ha permitido el lujo de moderar su discurso y presentarse como hombre de Estado.

Los sondeos colocan a este partido en una horquilla del 25% y el 28%, es decir en un empate técnico con los socialdemócratas del SPÖ. El democristiano Partido Popular (VPÖ), obtendrá en torno al 33%. La victoria ya se ha descontado.

Sólo falta saber qué partido elegirá como compañero de baile para una legislatura de cinco años. Y tantas han sido las fricciones entre el VPÖ y el SPÖ, tantas las similitudes entre el VPÖ y el FPÖ , sobre todo en política migratoria, que la posibilidad de que Strache repita la “hazaña” del ya fallecido Jörg Heider y lleve su formación ultranacionalista a una posición de Gobierno con el VPÖ está más presente que nunca, gracias en parte a un oscuro personaje, protagonista ausente de una campaña que acaba en escándalo.

El 15 de octubre no será solo el día de las elecciones nacionales, sino también un referendo sobre si queremos tipos como Silberstein en Austria”, ha repetido el líder VPÖ, Sebastian Kurz.

“La recta final de la campaña ha sido muy sucia y lamento que mi partido y yo seamos corresponsables de esa evolución”, afirma el canciller Christian Kern, que conoció a Silberstein en un avión. Silberstein asesoraba al SPÖ desde 2001 en sus campañas, incluida la de Werner Faymann.

También prestó sus servicios al ex presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada, a los israelíesEhud Barak y Ehud Olmert, la ucraniana Julia Timoschenko, y al ex primer ministro rumanoAdrian Nastase.

Además del VPÖ, SPÖ y FPÖ a estas elecciones concurren 16 partidos, de los que únicamente seis tienen opciones de superar la barrera del 4% de apoyos que establece la ley electoral.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money