Puigdemont; declaracion, suspension de independencia y enfado enorme de la CUP

unnamed

La sesión del pleno del martes se demoró una hora, por petición de Puigdemont, de modo que el recinto estaba abarrotado de periodistas al tiempo que por fuera el edificio estaba  blindado por los Mossos d’Esquadra -helicópteros incluidos-, entonces se vió ingresar a los diputados para iniciar la sesión.

Más allá del discurso, más allá de la  confusión provocada por el discurso del president Puigdemont, quedarón registradas dos imágenes que anticiparon el   enfado de la CUP: primero, la entrada tardía y con caras largas de los diez diputados antisistema a un hemiciclo lleno hasta la bandera; y luego del estrambótico discurso del president,  la  salida  del hemiciclo cuando los de la CUP, pasarón sin saludar ni a Carles Puigdemont ni a ningún miembro del Govern ante la atenta mirada de Artur Mas, que sí departió un buen rato con el president.

Entre medias, la formación anticapitalista hizo visible su rechazo a la fórmula final escogida porPuigdemont negándose a aplaudir su discurso mientras la organización juvenil Arran –vinculada a la propia CUP– tildaba de «traición inadmisible» la suspensión de la declaración de independencia en su cuenta de Twitter. «En el Passeig de Sant Joan se respira rabia e indignación. ¿Millones de personas heridas para esto? No tenéis vergüenza Junts pel Sí»,añadió Arran en referencia a las cargas policiales del 1-O.

«Nosotros no podemos suspender los efectos de nada. ¿Negociación? ¿Con quién? ¿Con un estado español que nos niega derechos fundamentales?», espetó Anna Gabriel en su turno de réplica. De hecho, la propia portavoz antisistema incluso admitió que su idea inicial era hacer un discurso coral con todos sus diputados y en varios idiomas para «proclamar la República»aprovechando la masiva presencia de medios internacionales. Un planteamiento modificado sobre la marcha ante la suspensión de la declararación de independencia de Puigdemont.

Antes del pleno, la CUP ya había intentado forzar un cambio in extremis en una reunión final conJunts pel Sí en la que también participó el ex presidente Mas. En el encuentro, que obligó a retrasar una hora el pleno, la CUP se acabó contentando con la declaración de independencia informal que luego firmaron sus diputados.En este sentido, desde las filas antisistema se atribuyen el hecho de que el documento no haga referencia alguna a la suspensión.

La sesión estuvo marcada por el caos y el desconcierto desde primera hora, cuando el PP y Ciudadanos pidieron a la Mesa la suspensión del pleno. Los correcalles volvieron a los pasillos del hemiciclo después de las convulsas sesiones del 6 y 7 se septiembre, con Gabriel Rufián (ERC) reclamando foco y Albiol (PP) tratando de explicar el entuerto. Ya en la sesión, Miquel Iceta (PSC) provocó alguna que otra carcajada cuando recordó que no se puede suspender algo que no se ha declarado y Arrimadas (Cs) intentó conmover a los independentistas acusándoles de querer partirle su corazón, «catalán,español y europeo».

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money