Testimonios de Lucas Trillo y Julio Guaymas, sobrevivientes de El Repunte

repunte

Ya pasaron casi cuatro meses del hundimiento del buque pesquero marplatense “El Repunte”, que dejó a 3 personas muertas, 7 tripulantes desaparecidos y dos sobrevivientes. En ese marco, Lucas Trillo y Julio Guaymas, los únicos que salieron con vida de la tragedia, lograron romper el silencio y hablaron con la prensa sobre lo sucedido el 17 de junio pasado. “El tiempo sana las heridas pero las cicatrices quedarán por siempre”, confesó Lucas.

Los sobrevivientes dialogaron en una nota exclusiva lograda por Marcelo Pasetti del diario La Capital , recordaron: “Nosotros vamos a laburar. No a suicidarnos. Salimos porque el barco estaba en condiciones. El temporal y el mar fueron más fuertes que el barco lamentablemente. No hay una sola explicación” y añadió que navegaron “con mal tiempo porque teníamos la confianza de que el barco se la bancaba”.

“Cuando todo esto se resuelva, cuando se esclarezca qué fue lo que pasó, espero poder hablar con los familiares de las víctimas que me faltan para poder contarles los últimos momentos, los recuerdos lindos que teníamos con ellos. Éramos compañeros, compartimos muchas cosas. Vivimos momentos alegres y tristes”, sostuvo Lucas Trillo.

Además, describió que “esto es contagioso, vos ponés mal a todos los que te rodean. Pero familiares y amigos me han ayudado y levantado el ánimo. Ojalá que la Justicia pueda esclarecer todo esto” y comentó que no sabe va a hacer con su vida: “No sé qué va a pasar conmigo en el futuro. Por lo pronto, agradezco a Dios por el milagro de la vida”.

“Sueño con recuperarme y disfrutar mi familia”

Por su parte, el segundo de los sobrevivientes, Julio Guaymas, indicó: “Uno nunca piensa que le va a tocar. Todo el mundo que navega despide a su familia en el muelle con un beso y un hasta la vuelta. Si pensás que te va a pasar algo no saldrías nunca a navegar” y aclaró que le “es muy difícil seguir, la realidad es muy dura”.

“Yo sé que no voy a volver a ser el mismo nunca más, pero quiero mejorar mi vida. Sueño con recuperarme y disfrutar mi familia”, manifestó el tripulante del Repunte a la vez que recordó el momento en que los rescataron del mar y contó que pidió a Dios que le dé “fuerzas para pelearla“.

Además, hizo hincapié en las causas del hundimiento y expresó que  “es algo inexplicable. Ya habíamos navegado en ese barco pescando merluza y el primer viaje que hicimos para el langostino estábamos desconfiados por el tema de los tangones. No los conocíamos. Le dan más peso a la embarcación y cambia la estabilidad, pero la realidad fue que en ese primer viaje, El Repunte se comportó de una forma espectacular. Mejor de lo que esperábamos“.

En ese sentido, descartaron algunas versiones que circulan en torno a que la causa del hundimiento había sido la falla de un parche en la embarcación y aclararon que “hay una filmación – que está en el Juzgado donde se ve claramente que el parche está intacto. Se trata de una rotura que tuvimos una vez llegando a puerto. Era un agujero mínimo pero estaba podrida esa parte de la chapa y se le hizo un parche. Nunca más entró agua por allí”.

“Uno no es un loco que se sube a un barco sabiendo que se va a hundir”, comentaron  y a la vez reconocen que “si hay algo malo o alguna falencia, o lo tenés que denunciar o te tenés que bajar del barco”.

 “En la noche del 16 el viento nos atacó toda la noche por la banda de estribor”, manifiesta Lucas. Los embates de las olas, admiten, que pueden haber roto la chapa en algún sector del barco: “Era tremendo cómo golpeaban las olas”.

Por último, Lucas aseveró que “a veces un temporal nace de la nada. Por ahí el mar esta planchado y de repente se levantan olas gigantes. Ráfagas de 80 a 100 kilómetros. Y tenés el equipo en el agua y te desesperás porque peleas contra los minutos”.

Foto Diario La Capital

Powered by keepvid themefull earn money