Un hotel de Calella, echa a la Guardia Civil tras el 1-O que se marcha a Pineda y vecinos los persiguen hasta allí

guardia

 “No queremos que los hoteles de Calella sean un cuartel”. Con esta contundencia se expresaba este mediodía la alcaldesa de Calella, Montserrat Candini, ante el medio millar de personas que se congregaron en la plaza del Ayuntamiento para protestar por la actuación de las fuerzas de seguridad españolas durante la jornada del referéndum del 1-O. El operativo ha llevado al Hotel Vila del municipio a echar a los agentes de la Guardia Civil que se alojaban en sus instalaciones y al Hotel Las Palmeras a instar a los policías nacionales que hospedaba a buscar otro sitio.

Los agentes de la benemérita que estaban alojados en el Hotel Vila no aceptaron de buen grado que un numeroso grupo de vecinos se congregara ante sus habitaciones para recriminarles su actuación en los colegios electorales. Los guardias no dudaron en saltarse el cordón policial de los Mossos para perseguir y agredir a los concentrados con sus porras, en cumplimiento de la sentencia del Tribunal Constitucional.

Medio millar vecinos se concentraron ante el hotel para recriminarles su actuación

Durante la concentración de anoche ante el Hotel Vila, los manifestantes confirman que la actitud de los agentes, en todo momento fue “chulesca”. Aseguran que “nos enviaban besos e incluso se orinaban sobre nosotros desde el tejado” lo que fue caldeando los ánimos hasta que precisó la presencia de los Mossos d’Esquadra que montaron un cinturón de seguridad.

La actitud de los agentes fue “chulesca”; “Nos enviaban besos e incluso se orinaban sobre nosotros desde el tejado”

Según informa Europa Press citando a fuentes de la Dirección General de la Guardia Civil, los más de 200 agentes ya han ubicados en otras instalaciones. La nota precisa, además, que fueron los propios guardias civiles quienes decidieron marcharse tras sufrir “varias horas de acoso”.

Desde Calella, ya en horas de la noche, se trasladaron a Pineda, localidad ubicada a diez kilómetros de distancia, pero fueron seguidos por los vecinos de Calella, que colapsaron la calle del hotel donde fueron alojados, con otros compañeros de la Guardia Civil, que llevaban varios días en dicho alojamiento.

Las palabras de esta mañana de Puigdemont, pidiendo que se retirarán los efectivos de la Guardia Civil y Policia Nacional, posiblemente han alentado estas manifestaciones de repulsa a la presencia de los uniformados.

En Pineda,al cierre de esta crónica seguía aumentando la tensión y los gritos contra los agentes, algunos de los cientos de convocados aseguran quedarse todo el tiempo que sea necesario.

A lo largo del primer día luego del referéndum ilegal, son varias las manifestaciones en las calles de Barcelona, que para algunos analistas soloes el preludio de nuevos enfrentamientos.

Para la cero hora del martes, está previsto el inicio de una jornada de paro en toda Cataluña, de la que se han descolgado los sindicatos mayoritarios , es decir Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General de Trabajadores (UGT), pero que dicha huelga alimentará la salida a la calle de más manifestantes.

Hugo Barze . – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money