Puigdemont reta a Rajoy a explicar en el Congreso “el estado de excepción” en Cataluña

barca

La lluvia estropeó la puesta en escena del mitin del PDeCAT en la ciudad dondePuigdemont fue alcalde hasta que tuvo que sustituir a Artur Mas en la Generalitat por el veto de la CUP. Paradójicamente, apenas un año y medio después, el president comparte campaña con los verdugos de su antecesor.

En un discurso atropellado, de apenas 10 minutos, para que los cerca de 400 simpatizantes no se calaran hasta los huesos, Puigdemont desgranó las afrentas del Estado. Ni una palabra de las leyes que derogan de facto la Constitución y el Estatuto,ni del turbulento pleno en el que se aprobaron: para el presidente catalán, sólo la secesión soluciona las «prácticas totalitarias» del Gobierno.

Puigdemont pintó una Cataluña independiente como paradigma de la democracia y la convivencia. Sin mencionar tampoco las presiones a los alcaldes y concejales constitucionalistas, afirmó: «Queremos un país donde los diarios se puedan expresar, que no secuestre publicaciones. Donde la policía persiga a los criminales y no a los discrepantes».

El presidente catalán fue más lejos cuando aseguró que España «viola derechos y libertades fundamentales», como la de expresión o la de reunión, y que incluso pasa por encima de «la Carta de Derechos Humanos». «Además, lo hacen sin ir al Parlamento y explicar por qué toman estas medidas que vulneran la Constitución», añadió, en una curiosa invocación de la Carta Magna.

A primera vista, los independentistas siguen jactándose de estar saltándose con la campaña las prohibiciones del Estado. «Bienvenidos a un acto ilegal», dijo a modo de introducción al mitin, la alcaldesa de GironaMarta Madrenas. Pero Puigdemontestuvo ayer mucho menos jovial que en el inicio de campaña en Tarragona: todos sus mensajes fueron de resistencia frente a una España «antidemocrática». Y también llamó a la movilización en las calles de los independentistas, una proclama que gana peso conforme pasan los días. «Pedimos a los catalanes que levanten el dedo y le digan al Estado español que por aquí no. El día 1 habrá urnas, colegios electorales y centenares de miles de catalanes», aseguró, pese a que el Gobierno se ha comprometido a impedir el referéndum.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money