Puigdemont ignora al Tribunal: “Es un referéndum legal que se ampara en “la soberanía popular”

puig

El Govern actúa como si hubiera dejado de pertenecer a España, como si se hubiera realizado el referéndum y  continúa usando frases y acciones basadas en el pueblo, además Puigdemont, está obcecado en que la Diada que se celebra este lunes en Cataluña sea la antesala del referéndum de autodeterminación (un término mal utilizado porque no puede denominarse de este modo al referéndum, Cataluña no es una colonia de España ) una decisión que mantienen pese a la suspensión del Tribunal Constitucional del pasado viernes. Y es que el primero en no reconocer la autoridad judicial es el propio presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, quien en su discurso tradicional ante el 11 de septiembre volvió a anteponer las decisiones del Parlament, «la sede de la soberanía popular», frente a cualquier decisión de un tribunal o política.

«Sólo el Parlament puede inhabilitar el Govern que presido», destacó el presidente quien remarcó que «no hay otra instancia judicial o política que pueda hacerlo». Por eso considera que «es un referéndum legal» ya que se aprobó en el Parlament y «cumple con lo que habíamos prometido y eso dignifica la política y fortalece la democracia».

Puigdemont aseguró que el referéndum se hará con «todas las garantías» , sin especificar más detalles, ni referirse a la falta de censo y al hecho que los participantes del referéndum, deberán imprimir sus propias papeletas para poder votar, sin aclarar en que locales se votará,  teniendo en cuenta que habrá municipios que no cedan sus locales., sin embargo insiste el president que el Govern «ya lo tiene todo a punto para que los catalanes puedan ir a votar como han hecho siempre, con toda normalidad».

 Pese a esto lanzó un guiño a los comunes para buscar una alta participación que legitime su desafío al asegurar que «las urnas son para todos, para los que quieren una Cataluña independiente y para los que legítimamente quieren continuar seguir formando parte de España» por lo que considera que «las urnas unen, no dividen» y añadió que «lo que divide, lo que degrada la democracia es no votar».

Dentro de su búsqueda de aliados en el referéndum el president volvió a recordar que hubieran preferido un 1-O «pactado con el estado», como el de Escocia ( usado como espejo, pero que no tenia las mismas circunstancias que este referéndum a la catalana) y agregó, que no fue posible porque el Gobierno «ha rechazado todas las ofertas de acuerdo que le hemos propuesto. Ni han querido hablar ni han puesto encima de la mesa una alternativa».

Ha omitido que la aprobación de dicho referéndum no depende de ningún gobierno sino que habría que modificar la Constitución para realizarlo. También omite señalar Puigdemeont, que en todo caso, un eventual referéndum no debería ser votado  por los catalanes sino  por todos los españoles  del territorio.

En su discurso, Puigdemont también aseguró que «no permitiremos que nada ni nadie rompa la convivencia en Cataluña» y que «somos una sociedad que tiene la paz como bandera, que siempre ha rechazado la guerra y la violencia, venga de donde venga, y que cree en el diálogo como método para resolver problemas».

Por eso remarcó que este 11 de Septiembre  que debe celebrarse «recordando el pasado pero también proyectándonos hacia el futuro. Un futuro que tenemos en «no es una Diada cualquiera, es una Diada muy importante»nuestras manos y que democráticamente decidiremos muy pronto».

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money