Cataluña: Aprobaron la Ley del referéndum solo con los votos de los independentistas

Leftist CUP party member Anna Gabriel walks past Catalonia's regional President Carles Puigdemont during a debate in the Catalonian regional Parliament in Barcelona, Spain, September 6, 2017. REUTERS/Albert Gea

El Parlament de Cataluña ha aprobado la controvertida Ley del referéndum tras una larga jornada protagonizada por la bronca entre los diputados de partidos no independentistas para que siguiera adelante la tramitación, que se ha asegurado por otra parte la mayoría de Junts pel Sí y la CUP.

Los parlamentarios del Partido Socialista de Cataluña (PSC) Partido Popular (PP) y Ciutadans (Cs) se han ausentado expresamente de la votación de la ley, para no participar de una votación ilegal, al tiempo que algunos de ellos dejaron banderas españolas y catalanas en sus bancadas .

El pleno del Parlament más esperado de los últimos años se ha iniciado con una bronca monumental. La solemnidad que Junts pel Sí y la CUP han querido dar al momento de la aprobación de la Ley del Referéndum, para  permitir a Carles Puigdemont convocar la consulta unilateral del 1 de octubre, ha saltado por los aires.

La oposición, indignada por lo que consideran un atropello a sus derechos parlamentarios, ha obligado a detener en varias ocasiones el pleno.

Indignada porque la presidenta Forcadell, solo les dio una pausa de dos horas para leer el proyecto de ley y presentar enmiendas, aunque no aceotó que fueran a la totalidad, sino por artículos del proyecto.

Es la sesión más tensa que se recuerda, con constantes reproches cruzados, cada vez más subido de tono, tanto dentro de la Cámara como fuera. Los independentistas han aprovechado la reunión de la Mesa convocada antes del pleno para, finalmente, incluir en el orden del día la admisión a trámite  de la Ley del Referéndum.

Esta actitud se realizó para aprobar dicha ley ,saltándose todos los procedimientos de garantías habituales, tanto  el Consell de Garantías de la Cámara, como el propio Tribunal Constitucional.

La presidenta Carme Forcadell, aleccionada por los suyos, tenía claro el plan. Nada más iniciarse la sesión, la portavoz adjunta de Junts pel Sí, Marta Rovira, pidió la palabra para, en virtud del artículo 81.3 del reglamento del Parlament, modificar el orden del día del pleno para incluir la votación “por la vía urgente” de la Ley del Referéndum.

Pero la hoja de ruta de los independentistas se torció enseguida. Después de varios rifirrafes verbales –Forcadell llegó a retirar la palabra al vicepresidente segundo de la Mesa, José María Espejo-Saavedra (Cs)-, la presidenta de la Cámara suspendió el pleno para reunir a la Junta de Portavoces y a la Mesa, con el objetivo de validar el cambio del orden del día.

Sin embargo, pronto se conoció que había nuevos elementos que habría que tener en cuenta, para desesperación de los independentistas, que querían aprobar hoy las dos leyes de desconexión. El PSC desveló la existencia de un informe de los letrados de la Cámara, oculto hasta entonces, en el que advierten a Forcadell de que la tramitación de esas normas choca con las advertencias del Tribunal Constitucional.

Finalmente sobre las 21 hs, con el Parlament, solo ocupado por los independentistas, se aprobó la Ley de Referéndum, la cual fue rubricada media hora más tarde por el presidente Carles Puigdemont.

Mientras tanto el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y el Rey Felipe VI, estuvieron toda la jornada en permanente contacto, Rajoy también concertó un encuentro con Pedro Sánchez para las próximas horas y con Albert Rivera.

Fuentes oficiosas anticiparón  que el proceso de independentismo,

no quedaría aquí, ya que  los secesionistas luego del 1-O pretenden trasladar   el debate  independentista a la Comunidad Valenciana, Aragón  y las Islas Baleares.

Hugo Barze  – Corresponsal   en Europa

Powered by keepvid themefull earn money