Corea del Norte anuncia que prepara otro “regalo” dirigido a EEUU

PRK01. - (Korea, Democratic People's Republic Of), 03/09/2017.- An undated photo released by the North Korean Central News Agency (KCNA), the state news agency of North Korea, on 03 September 2017 shows Kim Jong-un (3-R), chairman of the Workers' Party of Korea, chairman of the State Affairs Commission of the Democratic People's Republic of Korea (DPRK) and supreme commander of the Korean People's Army (KPA), purportedly guiding the work for nuclear weaponization on spot, at an undisclosed location, North Korea. According to KCNA, the North Korean leader watched an H-bomb (hydrogen bomb), a multi-functional thermonuclear nuke with great destructive power, to be loaded into an intercontinental ballistic missile (ICBM). (Corea del Norte) EFE/EPA/KCNA EDITORIAL USE ONLY EDITORIAL USE ONLY

Corea del Norte parece haber aludido este martes a un nuevo ensayo de misiles cuando su representante en la oficina de Naciones Unidas en Ginebra, el embajador Han Tae Song, ha dicho que EEUU “recibirá más paquetes con regalos” mientras mantenga “sus provocaciones imprudentes y vanos intentos por ejercer presión” sobre su país.

Tras la sexta prueba nuclear de Pyongyang, la inteligencia surcoreana alertó que la nación norteña preparaba el lanzamiento de un misil intercontinental (ICBM) que podría ser disparado coincidiendo con el aniversario de la fundación del estado comunista en 1948, que se recuerda este sábado.

El diplomático norcoreano repitió que “la presión y las sanciones nunca funcionarán. Nunca pondremos nuestro arsenal nuclear disuasorio sobre la mesa“.

Esa misma opinión fue la que defendió el presidente ruso, Vladimir Putin, durante su participación en la cumbre de países emergentes BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) que se celebró en Xiamen, en el sur de China.

Las palabras de Putin confirman que los esfuerzos de EEUU para hacer frente a Corea del Norte se complican todavía más ante la evidente alianza que han forjado Pekín y Moscú para contrarrestar las iniciativas de Washington a nivel internacional.

Putin ha criticado a su homólogo Donald Trump sin citarlo, y arremetió contra lo que llamó “histeria militar sin sentido”. El mandatario ruso “condena” el nuevo ensayo nuclear norcoreano pero admite que tras ejemplos recientes como la suerte que sufrió Muammar Gadaffi -que tras desmantelar su programa nuclear en 2003 sufrió los ataques de una alianza internacional- Pyongyang nunca aceptará la destrucción de su arsenal atómico y de misiles.

Comerán hierba pero nunca detendrán su programa hasta que no se sientan seguros. El recurso a sanciones de cualquier tipo en este caso es inútil e ineficaz. Todo esto puede conducir a una catástrofe planetaria y un gran número de víctimas”, añadió.

Para Rusia no es una amenaza

El líder de Rusia incluso se permitió ironizar sobre la capacidad intelectual de Trump -aunque tampoco lo citó de forma directa- al argumentar que amenazar con imponer sanciones a los países que realizan negocios con Corea del Norte, algo que hizo el presidente estadounidense, y pedir al mismo tiempo el apoyo de esas naciones “es ridículo. Eso lo está haciendo gente que confunde Austria con Australia”.

La oposición de Moscú hacia nuevas sanciones se suma a la que parece mantener Pekín y con ello podría condenar por anticipado cualquier determinación de Washington en ese sentido.

El Kremlin mantiene una clara divergencia respecto a EEUU sobre el significado de la expansión del programa atómico y de misiles norcoreano, que en ningún caso considera como “una verdadera amenaza nuclear, al menos para Rusia“, en palabras del viceministro de Asuntos Extranjeros, Serguei Riabkov, también presente en Xiamen.

El máximo mandatario ruso se convertirá mañana en anfitrión de una cumbre internacional que además coloca al margen de la crisis a EEUU, al recibir en la ciudad de Vladivostok a los líderes de Corea del Sur y Japón junto a representantes de otros muchos países en el llamado Foro Económico Oriental entre los que figura una pequeña delegación norcoreana.

A sólo horas de que Corea del Sur recibiera con cierta sorpresa las críticas que le lanzó Trump tras la última prueba atómica norcoreana, el presidente de ese país, Moon Jae-In, defendió la necesidad de firmar un tratado de libre comercio entre Seúl y Moscú, el mismo pacto bilateral que quiere desmantelar el mandatario estadounidense.

En una entrevista con la agencia TASS, Moon afirmó que “no quiere derrocar al régimen de Corea del Norte o buscar la unificación a través de la absorción. Queremos formar una comunidad económica en la que el Sur y el Norte puedan prosperar y eso también contribuirá al desarrollo del Este de Rusia”.

Pese al rifirrafe dialéctico con Trump -que le reprochó los gestos conciliatorios que ha realizado hacia Pyongyang-, Moon Jae-In se mantiene aferrado a su doble política, consistente en reforzar la capacidad militar de su ejército, que este martes realizó maniobras navales y anunció que había conseguido el permiso de EEUU para incrementar la potencia de sus misiles, y seguir ofreciendo la posibilidad de diálogo a su rival norcoreano.

Europa apuesta por la vía diplomática

Seúl puede realizar nuevos ejercicios militares en las próximas jornadas con la participación de fuerzas norteamericanas, que incluirían la presencia de portaaviones de propulsión nuclear, submarinos, destructores y sus aviones más avanzados, como avanzó el almirante Scott Swift, que lidera la Flota del Pacífico de EEUU. “Corea del Sur no enfrentará sola esta amenaza”, dijo en Seúl.

Por su parte, la canciller Angela Merkel ha convocado este martes al conjunto de los países europeos a movilizarse en favor de una solución política al conflicto de Corea del Norte y anunció que los ministros de Exteriores de la UE se reunirán este fin de semana en Alemania para abordar la cuestión.

“Europa tiene una voz importante en el mundo y debe usarla”, destacó la canciller en una comparecencia hoy ante el Bundestag, que dedica su última sesión antes de las elecciones del 24 de septiembre a debatir sobre el estado del país.

La canciller no ha entrado en los detalles de la reunión ministerial sobre Corea del Norte salvo para anunciar su celebración este fin de semana en la ciudad de Gyminich, en las cercanías de Colonia (oeste).

Merkel ha señalado que el conflicto de Corea del Norte tan solo puede solucionarse a través de esfuerzos diplomáticos, aunque secundó imponer sanciones más fuertes contra Pyonyang.

“He hablado con el presidente francés, Emmanuel Macron, sobre la posibilidad de aumentar las sanciones a Corea del Norte por parte de la UE”, ha dicho Merkel, que calificó las pruebas realizadas por el régimen de Pyonyang de “vulneración flagrante” de las normas internacionales.

Powered by keepvid themefull earn money