En Ripoll, familiares de los autores de la masacre; “Somos musulmanes, no terroristas”

unnamed (1)

Poco antes de  las 18.00 horas, la madre de los Oukabir llegó a la plaza Abad Oliba de Ripoll–  A esas horas ya estaban congregadas  más de 2.000 personas que abarrotaron el centro de Ripoll. Era una  mujer más entre una multitud unida por un mismo sentimiento: cerrar heridas y alcanzar una paz social que en los últimos días parecía desvanecerse. La progenitora portaba en sus manos un folio con el lema «No al terrorismo».

Su presencia asi como la contundencia de su mensaje,  fue secundada minutos más tarde por su hija Hafida Oukabirhermana de Driss y Moussa y representante de la comunidad musulmana de Ripoll, que subió al escenario para leer un comunicado en el que, entre lágrimas, repudiaba la violencia y el terrorismo, reclamaba la paz y daba las gracias a los ripolleses por su comprensión después de todo lo acontecido.

«Lo que hemos vivido no tiene justificación ni explicación. Por eso, los musulmanes de Ripoll y de Cataluña agradecemos de corazón las muestras de apoyo. El dolor es compartido. Todos hemos llorado. La incomprensión por lo que ha pasado es la misma», resaltó una Oukabir rota, ovacionada y animada unánimemente por toda la plaza.

Y añadió, aún con el recuerdo de su hermano abatido en Cambrils, que “sólo unidos podremos  trabajar para que situaciones como la vivida hace una semana no se vuelvan a repetir jamás».

A un lado del escenario, apartada para que nadie la molestara, se encontraba la madre de Younes Abouyaaqoub, autor material del atropello de Las Ramblas.En silencio, con la mirada perdida, vivió un acto que no se extendió más de 50 minutos y que comenzó con una ofrenda floral a las víctimas de los ataques terroristas.

Ripoll, es una ciudad gerundense de poco más de 10.000 habitantes,donde todos se conocen, donde teóricamente saben a que se dedican sus vecinos, aunque en este caso solo conocían una parte de la vida que llevaban los autores de los atentados en Cambrils y Barcelona. De ahí, su desconcierto, su temor y sus dudas de una semana atrás hasta el presente.

Los padres de los Aallaa y de los Hychami también se dejaron ver en la concentración. Y Salah el Karib, uno de los cuatro detenidos al que la Audiencia Nacional puso en libertad,  tuvo que esconderse dentro de una ambulancia junto a su hija, debido al acoso que estaba sufriendo por parte de algunas televisiones. Su mujer, muy próxima en todo momento al escenario, llevaba una de las pancartas más grandes que rezaba «somos musulmanes, no terroristas».

Numerosos participantes también expresaron sus muestras de aliento a la comunidad musulmana con más carteles y letreros en los que se podían leer frases como «stop islamofobia», «juntos contra el terrorismo» o «sólo el amor salvará el mundo», los cuales agitaban cada vez que la plaza coreaba algún lema.

«No tenemos que caer en la trampa fácil que busca el yihadismo, que es dividir a la sociedad. Era fundamental un acto como éste, donde pudieran aflorar nuestros sentimientos y el duelo que llevamos dentro todos. Estamos unidos para construir una vida en cohesión», señaló a la prensa,  Javier Munell, alcalde de Ripoll, nada más acabar la congregación.

El regidor cree que la herida que se ha abierto es bastante grave y llevará tiempo cerrarla, pero hace hincapié en lo madura que ha sido la sociedad de esta localdad: «Ha sabido distinguir perfectamente que no puede hacer la deducción simple y facilona que busca el yihadismo: el condenar automáticamente a un colectivo simplemente por su origen o su religión».

Las dos manifestaciones, la Barcelonesa y la Ri pollense coincidieron en el horario, pero el primer análisis muestra diferencias sustanciales, mientras a  la capital autonómica asistieron las máximas autoridades del Estado, a la de Ripoll solo estuvo presente el regidor, mientras en Barcelona había banderas españolas, esteladas y republicanas, en Ripoll no se vieron demasiadas banderas de un signo o de otro.

Fundamentalmente, en Ripoll se vivió con emoción  y en Barcelona se vivió con tensión, con demasiados puntos de atención en lugar de haber focalizado el principal, el h omenaje a las víctimas y el reconocimiento a los servidores públicos y a las personas que voluntarimente dieron cobijo y solidaridad a las víctimas sin preguntar de donde erán, ni si eran nacionalistas o independentistas.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money