Errores, falta de coordinación y puntos negros en la investigación de los ataques a Barcelona y Cambrils

unnamed (1)

En bares, oficinas, talleres y domicilios particulares, la pregunta se repite una semana después: ¿qué ha fallado para que 12 personas pudieran organizar un atentado terrorista con 15 muertos y 150 heridos en plena Barcelona, -y eso mientras los terroristas estaban  a punto de culminar otro u otros con mucho mayor capacidad asesina, según las investigaciones en curso-?

¿Cómo ha sido posible que  un solo hombre, que además fue condenado por traficar con 121 kilos de droga y sufrió una orden de expulsión de España, reclutar y convencer a otros 11, regatear a las fuerzas del orden, esquivar una investigación como fue la operación Chacalviajar por Europa propagando su discurso de odio, localizar y okupar un chalet en Tarragona, hacerse con un centenar de bombonas de butano y media tonelada de acetona, y todo ello siendo indetectable?

Hemos apuntado  una cronología de  errores que han aparecido hasta el momento, y que permitieron hacer “ invisible”  a Abdelbaki es Satty, y con él sus intenciones de causar cientos de muertos en España.

‘Operación Chacal’

Documentación de Es Satty (Marruecos, 1973), que había llegado a España en 2002, fue hallada en 2006 al desarticular la Policía Nacional una célula yihadista que actuaba en Vilanova i la Geltrú. Se trataba de documentos personales de Es Satty aparecidos en el registro de un piso en el que el líder de la célula, radicalizaba a otros inmigrantes marroquíes

. En la instrucción del caso, denominado operación Chacal, se estableció que Es Sattyhabía sido simplemente compañero de piso del radical Mrabet. El nombre del posterior imam de Ripoll figura pues en la sentencia, pero como mero figurante en los hechos, enjuiciados en la Audiencia Nacional en 2009.

Orden de expulsión

El 1 de enero de 2010 Es Satty  fue detenido en Ceuta con 121 kilos de hachís escondidos en la furgoneta que conduce. Se le confina en la prisión de Castellón I y en 2011 es condenado a cuatro años y un mes de cárcel, tras fracasar su intento de colgarle el delito a sus tres compañeros de furgón aquel día.

Es Satty es prácticamente un preso modelo en prisión, nunca se le cataloga como preso FIES (de Especial Seguimiento). Según fuentes penitenciarias consultadas por este diario, «nadie siquiera le recuerda en prisión: su condena por tráfico de drogas le convertía en uno más y fue un preso normal».

Tiene un trabajo remunerado, se gana tres permisos, nada hace prever que se esté radicalizando. Justo antes de salir, el 29 de abril de 2014, la Subdelegación del Gobierno de Castellón decreta orden de expulsión contra él, por ser residente extranjero condenado a más de un año por delito doloso.

No se cumple, porque el juez Pablo de la Rubia revoca la expulsión, ya que no constituye “una amenaza real, grave y efectiva” para echarlo del país por ser residente de larga duración…

. Es Satty demuestra tener trabajo, seis años cotizados y 13 de residencia en España. Abogacía del Estado no alega que apareciera en Chacal porque lo desconoce: al no haber sido detenido, sólo investigado, el nombre de Es Satty jamás ha sido unido a las bases policiales más que por su condena por drogas..

Es Satty  en Bélgica

Pasa tres meses en la vivienda de unos familiares en Vilvoorde, a 12 kilómetros de Bruselas, en Bélgica, una ciudad refugio de yihadistas donde  intenta conseguir trabajo en uno de los oratorios locales

. Equivoca el tiro: la localidad había sido un reducto de radicales anteriormente, pero desde un año antes los servicios de información policial belgas habían logrado controlar los movimientos de posibles integristas. Las alarmas, allí, funcionan, según los medios belgas.

El alcalde de la localidad ha narrado a EFE  que el imam de un pueblo cercano,Diegem, acudió a las autoridades asustado ante el discurso de Es Satty, que contaba, según estas fuentes, que en España no tenía futuro y que era imam, aunque no poseía documento alguno que lo acreditara.

Es entonces cuando un policía belga pregunta por Es Satty, mediante un simple correo electrónico, a un Mosso d’esquadra amigo que había conocido en un encuentro policial europeo. El responsable de los Mossos mira y no halla nada en sus bases. Curiosamente le sale otro Es Satty de la operación Chacal, Mostapha, exonerado, pero no indaga mas ni relaciona los nombres.

El mosso contesta que no tiene información y las andanzas por Europa de Es Satty, en ese momento ya radicalizado o bien radicalizándose, quedan fuera del radar policial una vez más. Tras esto, Es Satty regresa a España y consigue situarse como imam de Ripoll, hacia mayo de 2016.

Los bolardos

Tras el atentado que dejó 85 muertos en Niza en el verano de 2016, el Ayuntamiento regido por Ada Colau recibió información indicando que deberían colocarse bolardos  o maceteros gigantes  en lugares de mucho público como Las Ramblas o la Sagrada Familia, especialmente en fechas señaladas como Navidad o Semana Santa.

La alcaldesa cumplió colocando maceteros y reforzando la vigilancia en esas jornadas , pero luego ordenó que se retiraran, ya que su presencia impedía el acceso de unidades de vigilancia o de emergencia en caso eventual de incidencias en dichas zonas.

Según se ha informado, el Consistorio apostó por presencia policial constante en los lugares más sensibles en este aspecto en la ciudad, pese a que desde hacía años La Rambla y la Sagrada Familia aparecían constantemente entre los escenarios más plausibles para que el Estado Islámico lograra la mayor difusión posible para sus atentados.

Incluso el jueves 17, con la lista de fallecidos ya en 13 personas en Las  Ramblas,Colau seguía negándose a proteger estos lugares físicamente porque, decía, «no se pueden poner bolardos en todos los sitios» y Barcelona debía seguir siendo «una ciudad libre». impedido o dificultado a Younes Abouyaaqoub recorrer 500 metros por La Rambla embistiendo a la masa indefensa.

La vivienda ocupada en Alcanar

Probablemente es el punto  clave del periplo de Abdelbaki es Satty y del relativo éxito de la célula por él reclutada en sus propósitos criminales. Las incógnitas se acumulan. El hecho de que 12 ciudadanos marroquíes “ okuparan”  una torre, como se denomina en la zona, a los chalets, en una  barriada sin alcantarillado ni alumbrado junto al Mediterráneo pudo muy bien no despertar sospechas

Sin embargo, parece llamativo cómo pudieron reunir, amontonar diariamos,   casi 100 bombonas de butano y algunas de acetileno sin que saltara ninguna alarma, por no hablar de la media tonelada de acetona que compraron entre el 1 y el 2 de agosto y que guardaban en otro de sus escondites.

La vivienda de Alcanar explotó en la tarde del 16 de agosto y no activó la alerta pre atentado pese a que la juez que acudió al lugar, desde Amposta (Tarragona), llamó la atención a los Mossos sobre sus dudas respecto de la versión que ellos manejaban: que se trataba de un laboratorio de cocaína.

La policía autonómica catalana negó por dos veces la ayuda de los Tedax de la Guardia Civil de San Carlos de la Rápita, a 14 kms de Alcanar,   tampoco  descubrió en el lugar restos del explosivo utilizado habitualmente por el ISIS, no interrogó al único habitante de la casa que sobrevivió -el ahora detenido Mohamed Houli-, y, lo más grave, no compartió desde el primer momento la información con los cuerpos policiales del Estado central.

Los Mossos, en definitiva, tuvieron ante sí un buen número de piezas del rompecabezas, pero no lograron entenderlas. De haberlo hecho, los atentados de Barcelona y Cambrils podrían no haber tenido lugar al activarse los protocolos antiterroristas.

unnamed (2)Mossos d’Esquadra, tras el tiroteo de Cambrils

‘Operación Jaula’

Jueves 17, 16.30 horas.  Younes Abouyaaqoub mata a 13 personas y hiere a más de 130 en Las  Ramblas, y sale del lugar por su pie cuando le salta el airbag de la furgoneta y no puede seguir matando.  Cruza el interior del Mercado de la Boquería, pasa por la Ciudad Universitaria, recorre seis kilómetros por Barcelona sin que la policía le detenga, y puede volver a matar:

Apuñala a Pau Pérez, un ingeniero de 34 años, para emprender la huida con su Ford Focus, saltándose sin excesiva dificultad un control de una pareja de mossos, uno de los cuales queda además herido. El Mayor del cuerpo policial catalán, Josep Lluís Trapero, desvincula en un primer momento el incidente de los atentados, e incluso llega a descartar, en su primera comparecencia televisiva tras el ataque de Las  Ramblas, la posibilidad de réplicas del atentado.

Algo que es habitual en este tipo de atentados, como se ha visto en otras ciudades europeas, Pocas horas después, cinco miembros de la célula abordan el paseo marítimo de Cambrils con hachas y cuchillos. Allí acuchillan en la cara a Ana María Suárez, una zaragozana que estaba de vacaciones en el lugar, y que muere poco después.

Descoordinación policial

En días posteriores, el cruce de rumores e informaciones ocupan numerosos espacios informativos, radiales, televisivos,.gráficos y lógicamente las redes sociales.

Tanto  los rumores como informaciones constrastadas o no,  evidencian la falta de coordinación policial, y el impacto del pulso soberanista en Cataluña en la prevención e investigación de la masacre.

Los dos sindicatos mayoritarios en Policía y Guardia CivilSUP y AUGCemiten un comunicado conjunto  para denunciar que a ambos cuerpos se les ha impedido servir a los ciudadanos antes, durante y después de los ataques para que la Generalitat diera una «imagen» de Estado catalán autosuficiente».

El sindicato mayoritario de los Mossoconsidera el comunicado de «miserable». Igual división se da en la política. El mismo jueves por la noche, el president Carles Puigdemont se reúne con sus mandos policiales y de Interior, y lo mismo hace,  a menos de trescientos metros de distancia en el mismo edificio, por su lado, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El sábado, el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoidoda por desarticulada la célula, y el conseller del ramo en Cataluña, Joaquim Forn, lo desmiente tajantemente.

Cuando ya sólo queda por detener  a Younes AbouyaaqoubPolicía y Guardia Civil instan a los Mossos a difundir la foto del sospechoso, a lo que la policía catalana responde con reparos.

Cuando lo hace definitivamente, en pocas horas el terrorista es abatido enSubirats, a 50 kilómetros del lugar en que lanzó su coche contra el gentío.

El funcionamiento de las instituciones, más allá de declaraciones, fotos de políticos dando imagen, solo eso, imagen de unidad,  queda puesto en duda.

Pese a que la Comisión de Evaluación de la Amenaza Terrorista -un órgano creado para eventos de este tipo- fue convocado sólo 12 horas después del atentado deNiza, en el caso de Barcelona tarda 40 horas en reunirse.

Finalmente es el juez Fernando Andreu, el encargado de la investigación en la Audiencia Nacional, el que tiene que poner orden.

Reúne a los mandos antiterroristas de Policía, Guardia Civil y Mossos y deshace el entuerto que la política no consigue deshacer, asignando tareas a cada uno.

Un portavoz del SUP lamenta ante la prensa ; «Los políticos crean órganos para promocionarse, y a veces los policías los usan en interés propio en rivalidades que, finalmente, perjudican al de siempre: al ciudadano».

unnamed (3)  Retirada de bombonas tras le xplosión en Alcanar.

Alcanar: el fracaso de los Mossos

Una cantidad inusual en una vivienda de bombonas de butano provocó las dudas de la juez de Amposta (Tarragona) que investigó en la noche del miércoles 16 de agosto, sobre la versión que manejaban los Mossos: que lo que acababa de explotar era un laboratorio de droga.

Dos nuevos estallidos, ya de noche, hicieron dudar aún más a la magistrada. El cuerpo policial catalán de hecho sólo localizó un cadáver en aquel momento, pero  luego de nuevas indagaciones  y exploración aparecieron restos de otras tres personas.

Fue entonces cuando se confirmó el anuncio de la juez y  cuando emergió la verdad:  en la vivienda de Alcanar,   no se preparaba droga para vender, sino bombas para causar cientos de muertos en monumentos como la Sagrada Familia,  tal como ha declarado uno de los yihadistas, Mohamed Houli, ante el juez Fernando Andreu.

Los Mossos o alguna autoridad superior, no dejaron a la Guardia Civil actuar, pese a la experiencia de de sus efectivos, adquirida durante años cuando ETA sacudía la población española con sus atentados. . «El explosivo habría resultado llamativo a nuestros tedax», dijo un responsable del sindicato mayoritario en el cuerpo, la AUGC.

 

Powered by keepvid themefull earn money