El aviso de una mujer fue el que permitió a los Mossos localizar y abatir al yihadista de Las Ramblas

detendo

La fuga del terrorista que el jueves asesinó a 14 personas y provocó heridas a más de 120 en el corazón de Barcelona finalizó ayer, exactamente cuatro días después de que la capital catalana entrara en la lista del terror en nombre del  autodenominado Estado Islámico (IS). Younes Abauyaaqoub, un joven marroquí de 22 años cuya radicalización no detectó nadie en su entorno, murió poco antes de las 17.00 por disparos de una patrulla de losMossos d’Esquadra en Subirats, a 45 kilómetros de donde cometió su matanza. Como paradoja de su final, su posición fue delatada a la policía por una ciudadana.

Último grito: ‘Alla uh Akbar’

El final de la huida de Younes comenzó a las 15.30. A esa hora, una mujer llamó a la comisaría de los Mossos d’Esquadra en Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona), tres horas después de que la policía distribuyera fotografías del terrorista en busca de ayuda ciudadana.La fórmula escogida por los Mossos tras cuatro días de búsqueda infructuosa surtió efecto casi de inmediato.

En su llamada, la mujer aseguraba haber visto al sospechoso. “Es el mismo rostro que en las fotografías y viste de forma estrafalaria para esta época del año: manga larga y abrigado. No hay posibilidad de error,” asegura. Según explicó el Mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, la mujer reconoció ser una buena «fisonomista». Su descripción coincidía, además, con la realizada en paralelo por los propios jefes de la comisaría a sus agentes al observar a un sospechoso cerca de la estación de Cercanías. El cerco sobre el hombre más buscado se estrechó.

A las 16.11, una unidad de Seguridad Ciudadana dedicada a tareas rurales encontró aYounes, solo y escondido entre unos viñedos, a medio camino entre Subirats y Sant Sadurní. Tras pedirle que se identificara, el terrorista respondió abriéndose la camisa y mostrando un cinturón con explosivos, que resultaron ser simulados. El sospechoso también gritó “Alla uh Akbar” (Alá es grande) antes de ser abatido por varios disparos. Durante el registro del cadáver se le encontraron varios cuchillos.

La noticia de la muerte de un sospechoso se difundió con velocidad. Los Mossos d’Esquadra, sin embargo, no confirmaron su identidad hasta obtener positivos en los análisis facial y dactilar. A las 18.40, Younes Abauyaaqoub fue dado por muerto de forma oficial. Falta por conocer dónde ha estado escondido, cómo logró alcanzar Subirats, qué pretendía hacer en esa zona o dónde obtuvo la ropa con la que fue localizado.

El final de toda la célula

La caída de Younes Abauyaaqoub significa el final definitivo de la célula yihadista que organizó los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona) y que los Mossos d’Esquadra creen que estaba formada en total por 12 personas.

Además del responsable del atentado de La Rambla, el jueves fallecieron también abatidos a manos de los Mossos otros cinco yihadistas en Cambrils. Cuatro presuntos miembros de la red permanecen detenidos y serán trasladados hoy a la Audiencia Nacional y su presunto líder y reclutador -el imam de Ripoll Abdelbaki Es Satty- fue identificado ayer de forma definitiva entre los restos encontrados en la casa de Alcanar (Tarragona) donde el grupo preparaba atentados con explosivos. Únicamente falta por identificar a otro miembro de la red, probablemente el desaparecido Youssef Aalla,cuyos restos se sospecha que también están entre los escombros de la vivienda de Alcanar.

Matanza y fuga

La velocidad a la que cayeron el resto de miembros de la célula -tres detenidos y cinco muertos el mismo jueves- convirtieron a Younes Abauyaaqoub en el objetivo prioritario de los Mossos. Una huida que incluyó otro asesinato -la víctima número 15 de los atentados- que los Mossos d’Esquadra no incluyeron en el listado oficial hasta lograr determinar todos los pasos que dio el terrorista.

Jueves, 16.50. Younes Abouyaaqoub conduce en solitario una furgoneta blanca, modelo Fiat, que alcanza La Rambla por su parte superior, en la entrada por la calle Pelai. A partir de ese minuto, y tras invadir una zona peatonal a esas horas saturada de paseantes y turistas, comienza un recorrido destinado a provocar el mayor número de víctimas posibles.

Younes acelera durante los primeros metros del popular paseo y no deja de hacerlo durante un recorrido de unos 500 metros, durante los cuales realiza giros bruscos de lado a lado e impacta también contra puestos de venta de flores. A la altura del Gran Teatro del Liceo, sobre el mosaico de Miró, el vehículo se detiene automáticamente tras saltar elairbag del conductor. La parte delantera, como demuestran las primeras imágenes, está completamente destrozada por los impactos de cuerpos y puestos de venta.

En medio del pánico, Younes aprovecha el caos que él mismo ha causado para huir a pie a través del mercado de La Boqueria. Lleva pantalón largo, un polo a rayas y gafas de sol. Según el relato policial confirmado ayer, el terrorista logra recorrer el trayecto entre el centro de Barcelona y la Zona Universitaria, a seis kilómetros de distancia.Lo hace «a pie y corriendo», como recogen las cámaras que graban su huida. Pasa por la calle Nicaragua y cerca del Camp Nou. Al llegar a la Diagonal es donde aparece su víctima número 14, Pau Pérez, un vecino de Vilafranca del Penedès (Barcelona) de 34 años.

Pérez aparca su coche en la Zona Universitaria, donde muchas personas aprovechan que se trata de una zona libre de cobro. Entre las 18.20 y las 18.30 -según el relato de los Mossos- Younis le asalta. Le asesta varias puñaladas y coloca su cuerpo en la parte trasera, donde se desangra hasta morir. El asesino de La Rambla inicia a partir de ahí la segunda parte de su fuga de una ciudad tomada por la policía, que ha activado el protocolo jaula prácticamente para él. Una estrategia que, sin embargo, se demuestra insuficiente.

Al llegar al final de la Diagonal, Younis acelera con el Ford Focus al encontrarse con un control de los Mossos. Le rompe el fémur a una agente del cuerpo y huye en dirección  a Sant Just Desvern. Otro de los policías le dispara en varias ocasiones, sin alcanzarle. La persecución finaliza a apenas cinco kilómetros de Barcelona en dirección sureste. El coche aparece aparcado en el edifico Walden, uno de los más emblemáticos de la localidad de Sant Just DesvernYounes baja y se marcha corriendo, tal y como explicó un testigo. Los Mossos, sin embargo, priorizan la identificación de la persona que observan inmóvil en el vehículo por si es el autor del atropello de los agentes. También comprueban si hay explosivos en una mochila que Younes deja en su fuga. Cuando logran acercarse al coche -dos horas después- certifican que la persona está muerta. Es Pau Pérez, propietario del coche y cuyo cuerpo muestra varias puñaladas. La autopsia determinó, un día después, que estaba muerto cuando su coche escapaba del control policial.

Su asesino desaparece sin dejar rastro. El Mayor Trapero lo admitió ayer: «A partir de ahí le perdemos la pista». Hasta que recibieron el aviso de la vecina de Subirats.

Sigue la investigación

Los Mossos dan por desarticulada  la célula formada, en su mayoría, por jóvenes magrebíes integrados y que, liderados por un clérigo radical, fueron atraídos hacia el terrorismo. La investigación tras los primeros atentados de naturaleza islamista en España desde el 11-M, sin embargo, sigue abierta. Los Mossos, bajo las órdenes de la Audiencia Nacional, trabajarán para establecer los lazos internacionales con los que pudo contar la célula. Entre ellos los establecidos por su presunto cerebro, quien residió durante varios meses de 2016 en dos ciudades de BélgicaUna de ellas fue Vilvoorde, considerada como una de las cunas del yihadismo en Europa.

Tras producirse el atentado, el Gobierno reforzó la coordinación policial con los países europeos, potenciando especialmente los canales de comunicación con Francia y Marruecos.Zoido ha estado en contacto permanente con los ministros del Interior de Francia, Reino Unido, Bélgica y Marruecos

Juego sucio

El Mayor Trapero denunció ayer también que «juegan sucio» y «engañan a los ciudadanos» aquellos que sostienen que la policía catalana debería haber visto antes el vínculo entre el atentado de La Rambla y la explosión de Alcanar.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money