El gesto solitario y solidario de un nadador español por las víctimas de los atentados

unnamed (2)

Lo primero, el homenaje. El minuto de silencio por delante de la competición y de su esfuerzo personal para estar allí.

Eso pensó Fernando Álvarez, un nadador gaditano del Club Cádiz de Natación, que venía de superar una rotura de radio, de la que se recuperó hace un mes.

Pese a la lesión, logró clasificarse para el Mundial de Natación Master, para nadadores veteranos, que se disputaba esta semana en Budapest.

Con 71 años, este gaditano de adopción pero madrileño de nacimiento decidió guardar su minuto de silencio tras denegarle la organización su solicitud, como español, de que se guardara un minuto de silencio por las víctimas del atentado de Barcelona. Su gesto, además de honrar a las víctimas, puso en evidencia a la organización, con la que contactó en reiteradas ocasiones sin recibir respuesta a su solicitud.

Fernando Álvarez compite en la prueba de 100 metros braza, 200 metros braza y 50 metros braza. Se estrenó el 15 de agosto en 100 braza. Para la prueba de los 200 braza ya se habían producido los atentados de Barcelona y Cambrils.

“Yo estaba muy afectado, como español y también porque mi hija vive en Barcelona y no le pilló el atentado de Las Ramblas de milagro“, explica. Entonces, Fernando intentó en varias ocasiones que la Federación Internacional de Natación (FINA) permitiese guardar un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas de los atentados, a lo que el organismo que organiza el campeonato nunca le respondió.

Para ello,envió un correo electrónico a la coordinadora de participantes, “porque me había enviado el de la invitación a la fiesta de clausura, a la que por cierto, no pienso ir”, explica. No recibió respuesta.

Al día siguiente, se presentó en la Oficina de Atención al participante a las siete de la mañana, una hora antes de que comenzara la competición. “Allí había un señor, que se puso a hacer llamadas sin que nadie le dijese nada al respecto”. Fernando le reenvió el correo electrónico de nuevo a la coordinadora de participantes. Y nuevamente, no recibió respuesta.

Llegó el momento de su prueba y se lo solicitó al juez de la prueba, a través de una doctora del staff médico de la organización. “Se ofreció ella, porque yo no podía acceder a la zona donde se encontraba el juez, a unos diez metros. Vi su gesto de negativa. Y la respuesta que me dio fue ‘no podemos perder ni un minuto‘”.

Pero Fernando decidió perderlo. “Bueno, más que perderlo, hice una salida lenta, de un minuto más tarde“. Al sonar la pistola, y mientras los demás saltaban, Fernando señaló al cielo y se quedó clavado en su poyete de salida mientras todos los nadadores competían.

Un minuto.

En posición de firmes. “La cronometradora vino incluso para preguntarme si me pasaba algo”, explica. Al terminarlo, y emocionado, ni corto ni perezoso se lanzó a la piscina y cumplió con los cuatro largos que le correspondían, en solitario. La organización no ha contabilizado el tiempo de Fernando en la prueba, ni tampoco ha contactado con él.

Ha quedado decimoquinto. “A mi edad, si tienes una lesión como una rotura de radio, y te quedas un tiempo sin competir, te pasa factura”, explica. Se encuentra abrumado por lo sucedido. “Me llevo de este campeonato el reconocimiento de otros nadadores, como el sueco que esta mañana en el calentamiento se ha salido del agua para decirme que lo que he hecho es una gran acción, porque lo vio con su mujer desde la grada y fue su mujer la que le explicó lo que yo, como español, estaba haciendo. Me dijo que se echaron a llorar, y en ese momento también me emocioné yo”, musita

También le ha emocionado el video que le han hecho y enviado sus tres nietos, en homenaje a su abuelo, el que dejó sin palabras a la organización del Campeonato, nadadores y público  y que con su gesto solidario y solitario ha emocionado a millones de personas.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money