Romina Quintas denunció vaciamiento y terciarización en la empresa EDEA

quintas

Romina Quintas, Secretaria gremial de Luz y Fuerza, dejó en evidencia el traslado de dos vehículos pertenecientes a la guardia de la central. Además señaló el desmantelamiento y las condiciones laborales que sufren desde el sector.

En una entrevista por radio De La Azotea -88.7-, Romina Quintas, Secretaria gremial de Luz y Fuerza, habló sobre el retiro de vehículos que pertenecen a la guardia. Este evento fue denunciado por parte del sindicato, además señalan la tercerización, el vaciamiento y el “injusto” subsidio destinado por la provincia de Buenos Aires.

En referencia al traslado de coches, mencionó que: “Ayer nos enteramos que un vehículo ya estaba yendo a una de las sucursales según lo que pudimos averiguar en Lobería, el otro estaba siendo desarmado para llevárselo a otro destino. Es una situación que nos complica muchísimo, no sólo a los trabajadores sino también a los usuarios. Existen dos parejas por turnos para resolver los problemas de todo el partido de General Pueyrredón y Santa Clara del Mar.”

Según lo afirmaba la Secretaria gremial, estos vehículos están preparados para poder movilizarse en el barro. Esta quita producirá que en próximos temporales, el personal se vea incapacitado para salir a recorrer los barrios ante una emergencia.

“La política es de achicamiento, nos achican la guardia de trabajadores de planta permanente. La empresa apunta a esto desde los años 90, en estos momentos lo lleva a la práctica a través de la flexibilización laboral y la precarización,” afirmaba la dirigente.

Desde el sindicato se le preguntó a Edea el por qué de la falta de vehículos: “La empresa responde que faltan vehículos en otros sectores y por esto deben sacar de nuestro sector para abastecer otro lugar. Destapan un agujero para tapar otro.”

Quintas mencionó que el año pasado la empresa había comprado 20 vehículos, sin embargo  vendió 50. Esta decisión es entendida por parte del gremio como una política de achique, en relación a esto explicaba que: “Redes tiene 7 parejas, es decir necesitaría 7 vehículos, en este momento tienen 3, hay parejas que se tienen que quedar en la base al no poder desarrollar su tarea.”

Según el análisis de Quintas, están faltando alrededor de 10 vehículos, en lo que corresponde a Mar del Plata 6: “La empresa no tiene como política comprar, abastecer ni ingresar personal capacitado.”

Por otro lado, también apuntó contra la empresa al comentar que ante un pedido de personal, el sindicato envió a un trabajador, pero Edea lo rechazó por una supuesta incapacidad física. Al ser evaluado por un especialista, este afirmó que el trabajador se encontraba en condiciones de realizar el trabajo, pero Edea lo volvió a rechazar. “Edea descalifica y limita a los trabajadores. Con total arbitrariedad desconoce los derechos.”

Quintas reconoció que faltan más de 100 trabajadores, sin embargo Edea sólo pidió 15. Al mismo tiempo este año se jubilan 30.

Al ser consultada sobre si la empresa ganaba más dinero luego de los tarifazos, Quintas formuló: “Por supuesto que sí, ahora ha sido subsidiada por la provincia, ya se empezó a incrementar el nuevo cuadro tarifario que va a ser terrible a nivel social. Edea sigue ganando todo el tiempo,” y agregó que: “Hoy existe un solo grupo económico dueño  de la distribución de la energía en la provincia de Buenos Aires.”

Respecto del subsidio de 25 mil millones que envió la gobernadora María Eugenia Vidal, Quintas aseveró que una parte de este subsidio será destinado para Edea. La sindicalista opinó que gobiernan los dueños de las empresas y la política gubernamental subsidia a quien no tiene que subsidiar. Además comentó que: “Nos quieren hacer creer que sólo a la energía pueden acceder aquellos que tienen determinadas condiciones económicas, los pobres no van a poder acceder a la energía”.

Haciendo un balance sobre los últimos dos años, Quintas expresó que “Edea tuvo ganancias exorbitantes, sin embargo esto no se ve reflejado en mejorar el servicio a través del mantenimiento. Edea emparcha, no soluciona ni arregla.”

Por último, denunció las condiciones de trabajo que enfrenta gran parte del personal, ya  que no poseen los materiales para trabajar, que deben comprar por sus propios medios los accesorios correspondientes, y la explotación que sufren algunos con jornadas laborales de 16, 18 o 24 horas en negro.

 

 

Powered by keepvid themefull earn money